Todo es dar en una cosa: 02

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada I
Pág. 02 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada I Tirso de Molina

Sale doña MARGARITA, leyendo un papel


MARGARITA:

               "Dos intérpretes, señora,
               de diversa calidad,
               sirven a la voluntad
               en favor del que os adora.
               Amor, que en los ojos mora,
               tal vez con ellos anima;
               a quien secretos estima
               la lengua los manifiesta;
               con tierna claridad ésta,
               los otros con dulce enigma.
                  Hállome favorecido,
               en los vuestros cada instante,
               que su luz gozo delante,
               y juzgo que soy querido;
               pero aunque en ese sentido
               Amor su esfera eligió
               pues por los ojos entró,
               siempre en ellos advertí
               puertas que le admitan, sí,
               lenguas que le expliquen, no.
                  No usurpen ajeno oficio,
               que se quejará la lengua
               de que sufráis que en su mengua
               tiranicen su ejercicio.
               Mirad que en mi perjüicio,
               desdichas entre venturas
               buscan claridad a obscuras,
               y que siempre que ojos leo
               favores que deletreo
               estriban en conjeturas.
                  Palabras han de explicar
               el alma de un bien querer,
               que querrá la lengua ver,
               si quiere la vista hablar.
               Esta noche den lugar
               a estilos más verdaderos;
               merezca yo, si no veros,
               oíros y ahorrar de enojos,
               porque andar descifrando ojos
               es hablar entre extranjeros."
 
                  Dice don Alvaro bien;
               que por los ojos Amor
               habla, mas es por mayor.
               Con gusto los míos le ven,
                  pero nunca se ha atrevido
               a dar al recato enojos
               la lengua, que de los ojos
               el lenguaje es permitido,
                  aunque difícil y oculto,
               y el alma acostumbra hablar
               por la lengua a lo vulgar,
               mas por la vista a lo oculto.


<<<
>>>