Todo es dar en una cosa: 30

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Jornada II
Pág. 30 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina

Salen doña BEATRIZ, doña MARGARITA,
don MARTÍN, don ÁLVARO y don FRANCISCO


MARTÍN:

               La fe de aquel amante,
               a pesar de desvelos, tan constante,
               Beatriz, que se promete
               esperar, tras siete años, otros siete,
               que, al fin de tanto día,
               mejoren en Raquel burlas de Lía,
               mi dicha reconoce,
               pues si catorce no, pretendí doce
               conquistar resistencias
               que premios logran ya, si antes paciencias;
               puesto que me aventajo
               al hebreo amador, pues su trabajo
               mejoró de partido,
               que él, en fin, esperó correspondido;
               pero en vuestra belleza
               leyendo ingratitudes mi firmeza,
               tejía entre esperanzas
               rigores y Amor--fiel de estas balanzas--
               me muestra hoy generoso
               que medra al paso que es dificultoso.

FRANCISCO:

               Don Martín, ya sois dueño
               de vuestra pretensión. Tiempo es pequeño,
               por largo que parece,
               el que consigue aquello que apetece.
               Beatriz, cuerda, hace alarde
               de que el moral porque produce tarde
               sus frutos asegura,
               no como el loco almendro en la hermosura
               de su ambición tirana,
               que madrugando necio, apenas grana.
               Ya vos sois, hijo mío,
               de don Álvaro primo, en quien confío
               sucesión venturosa,
               pues una sangre os honra generosa
               que propague infinita
               sucesión en Beatriz y Margarita.


<<<
>>>