Tragedia de Numancia: 122

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 122 de 160
Tragedia de Numancia Acto IV Félix Lope de Vega y Carpio


MORANDRO:

Lira, que acortes la hambre,
entre tanto que la estambre
de mi vida corta el hado;
    pero mi sangre vertida,
y con este pan mezclada,
te ha de dar, mi dulce amada,
triste y amarga comida.
    Ves aquí el pan que guardaban
ochenta mil enemigos,
que cuesta de dos amigos
las vidas que más amaban.
    Y, porque lo entiendas cierto
y cuánto tu amor merezco,
ya yo, señora, perezco,
y Leoncio ya está muerto.
    Mi voluntad sana y justa
recíbela con amor,
que es la comida mejor
y de que el alma más gusta.
    Y, pues en tormenta y calma
siempre has sido mi señora,
recibe este cuerpo agora,
como recibiste el alma.


Tragedia de Numancia de Miguel de Cervantes

Jornada I ----------- Jornada II --------- Jornada III ---------- Jornada IV

Scena-- < I - II > - -------------- < I - II > ---------- < I - II > ----------- < I - II - III - IV >