Tragedia de Numancia: 134

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 134 de 160
Tragedia de Numancia Acto IV Félix Lope de Vega y Carpio


HAMBRE:

    Al pecho de la amada nueva esposa
traspasa del esposo el hierro agudo;
contra la madre, ¡oh nunca vista cosa!,
se muestra el hijo de piedad desnudo,
y contra el hijo el padre, con rabiosa
clemencia levantando el brazo crudo,
rompe aquellas entrañas que ha engendrado,
quedando satisfecho y lastimado.
    No hay plaza, no hay rincón, no hay calle o casa,
que de sangre y de muertos no esté llena;
el hierro mata, el duro fuego abrasa,
y el rigor ferocísimo condena.
Presto veréis que por el suelo rasa
está la más subida y alta almena,
y las casas y templos más crecidos
en polvo y en ceniza convertidos.


Tragedia de Numancia de Miguel de Cervantes

Jornada I ----------- Jornada II --------- Jornada III ---------- Jornada IV

Scena-- < I - II > - -------------- < I - II > ---------- < I - II > ----------- < I - II - III - IV >