Tragedia de Numancia: 138

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 138 de 160
Tragedia de Numancia Acto IV Félix Lope de Vega y Carpio


MUJER:

¡Si pudiésemos
escaparnos, señor, por otra vía,
el cielo sabe si me holgaría!
    Mas, pues no puede ser, según yo veo,
y está ya mi muerte tan cercana,
lleva de nuestras vidas tú el trofeo,
y no la espada pérfida romana.
Mas, pues que he de morir, morir deseo
en el sagrado templo de Dïana.
Allá nos lleva, buen señor, y luego
entréganos al hierro, al lazo, y fuego.

TEÓGENES:

   Ansí se haga, y no nos detengamos;
que ya a morir me incita el triste hado.

HIJO:

Madre, ¿por qué lloráis? ¿Adónde vamos?
Teneos, que andar no puedo de cansado.
Mejor será, mi madre, que comamos,
que la hambre me tiene fatigado.


Tragedia de Numancia de Miguel de Cervantes

Jornada I ----------- Jornada II --------- Jornada III ---------- Jornada IV

Scena-- < I - II > - -------------- < I - II > ---------- < I - II > ----------- < I - II - III - IV >