Tragedia de Numancia: 150

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 150 de 160
Tragedia de Numancia Acto IV Félix Lope de Vega y Carpio


GAYO MARIO:

    El fatigado pueblo en fin violento
acabó la miseria de su vida,
dando triste remate al largo cuento.
    Numancia está en un lago convertida
de roja sangre, y de mil cuerpos llena,
de quien fue su rigor propio homicida;
    de la pesada y sin igual cadena
dura de esclavitud se han escapado
con presta audacia de temor ajena.
    En medio de la plaza levantado
está un ardiente fuego temeroso,
de sus cuerpos y haciendas sustentado.
    A tiempo llegué a verle, que el furioso
Teógenes, valiente numantino,
de fenecer su vida deseoso,
    maldiciendo su corto amargo signo,
en medio se arrojaba de la llama,
lleno de temerario desatino;
    y, al arrojarse, dijo: «¡Oh clara Fama,
ocupa aquí tus lenguas y tus ojos
en esta hazaña, que a cantar te llama!


Tragedia de Numancia de Miguel de Cervantes

Jornada I ----------- Jornada II --------- Jornada III ---------- Jornada IV

Scena-- < I - II > - -------------- < I - II > ---------- < I - II > ----------- < I - II - III - IV >