Tragedia de Numancia: 151

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 151 de 160
Tragedia de Numancia Acto IV Félix Lope de Vega y Carpio


GAYO MARIO:

    ¡Venid, romanos, ya por los despojos
desta ciudad, en polvo y humo vueltos,
y sus flores y frutos en abrojos!»
    De allí, con pies y pensamientos sueltos,
gran parte de la tierra he rodeado,
por las calles y pasos mal revueltos,
    y a un solo numantino no he hallado
que poderte traer vivo, siquiera
para que fueras dél bien informado
    por qué ocasión, de qué suerte o manera,
cometieron tan grande desvarío,
apresurando la mortal carrera.

CIPIÓN:

   ¿Estaba por ventura el pecho mío
de bárbara arrogancia y muertes lleno,
y de piedad justísima vacío?
    ¿Es de mi condición, por dicha, ajeno
usar benignidad con el rendido,
como conviene al vencedor que es bueno?
    Mal, por cierto, tenían conocido
el valor en Numancia de mi pecho,
para vencer y perdonar nacido.


Tragedia de Numancia de Miguel de Cervantes

Jornada I ----------- Jornada II --------- Jornada III ---------- Jornada IV

Scena-- < I - II > - -------------- < I - II > ---------- < I - II > ----------- < I - II - III - IV >