Tragedia de Numancia: 154

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 154 de 160
Tragedia de Numancia Acto IV Félix Lope de Vega y Carpio


VIRIATO:

   ¡Tarde, cruel, ofreces tu clemencia,
pues no hay en quien usarla; que yo quiero
pasar por el rigor de la sentencia
    que, con suceso amargo, lastimero,
de mis padres y patria tan querida,
causó el último fin, terrible y fiero!

QUINTO FABIO:

   Dime: ¿tienes, por suerte, aborrecida,
ciego de un temerario desvarío,
tu floreciente edad, tu tierna vida?

CIPIÓN:

   Templa, pequeño joven, templa el brío,
y subjeta el valor tuyo y pequeño,
al mayor de mi honroso poderío;
    que desde aquí te doy mi fe, y empeño
mi palabra, que sólo de ti seas
tú mismo el propio y conocido dueño,
    y que de ricas joyas y preseas
vivas lo que vivieres abastado,
como yo podré darte y tú deseas,
si a mi te entregas y te das de grado.


Tragedia de Numancia de Miguel de Cervantes

Jornada I ----------- Jornada II --------- Jornada III ---------- Jornada IV

Scena-- < I - II > - -------------- < I - II > ---------- < I - II > ----------- < I - II - III - IV >