Un becerro, un leon y un ladron

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
FÁBULA PRIMERA.
la virtud siempre halla su recompensa.
Un becerro, un leon y un ladron.

Un leon estaba sobre un becerro, al cual habia derribado; sobrevino un ladron pidiendo parte de la presa: daríatela; dijo el leon, si no acostumbraras tomártela tú, y dió de mano al malvado. La casualidad condujo al mismo sitio á un caminante hombre de bien, el cual, vista la fiera, volvió pie atras. Entonces el leon apacible, le dice: no tienes que temer: toma sin susto la parte que se debe á tu modestia. Luego, dividido en partes el becerro, se retiró á las selvas, para dar al hombre lugar de coger la suya.

Ejemplo verdaderamente grande y digno de alabanza; pero siempre será rica la codicia, y pobre el encogimiento.


notas.
Super Juvencum. Esta fábula la empiezan otros con los dos últimos versos del prólogo de este lib. 2, mas nosotros la empezamos de otra suerte, siguiendo en esto la edición de Juan Georgio Walchio.

Tergore, es tergus, oris, que significa propiamente el cuerpo ó piel, que cae sobre la espalda. Aquí per synedochem se toma por el becerro.