Ventura te dé Dios, hijo: 045

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Escena II
Pág. 045 de 142
Ventura te dé Dios, hijo Acto II Tirso de Molina


Salen GRIMALDO y OCTAVIA
GRIMALDO:

               Yo le haré que tenga seso,
               pues no le puedo hacer sabio.
               ¿Tras ignorante, travieso?

OCTAVIA:

               ¡Grimaldo!

GRIMALDO:

               ¡Con buen resabio
               ha salido! Estará preso,
               --¡vive Dios!--hasta que olvide
               las pasiones que ha trocado
               por las letras que despide.
               ¡Bueno! ¿Otón enamorado
               cuando en el campo reside?
               ¿Mujercillas en mi quinta?

OCTAVIA:

               Ésta es una labradora,
               no cual vuestro enojo pinta.

GRIMALDO:

               Echadla, Octavia, en mal hora,
               o la que traigo en la cinta
               dándola de espaldarazos
               mi cólera amansará.
               ¿Qué mucho si en tales lazos
               gasta el tiempo cuando da
               al amor torpes abrazos,
               que ni lo que estudia sepa
               ni haga cosa de valor?
               No hallo yo pecho en quien quepa
               el estudio y el amor,
               que de la virtud discrepa.
               La torpeza no conserva
               letras con que el sabio viva
               de los vicios contrahierba,
               que si Venus es lasciva,
               por eso es virgen Minerva.
               ¡Bien en la quinta se emplea!
               Con tan buenos cartapacios
               estudiando en el aldea,
               olvidará los palacios
               que el ocioso amor pasea.
               No me repliquéis, Octavia;
               preso ha de estar; despedid
               esa mujer si sois sabia.


Ventura te dé Dios, hijo de Tirso de Molina

Personas - Acto I - Acto II - Acto III