Ventura te dé Dios, hijo: 046

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Pág. 046 de 142
Ventura te dé Dios, hijo Acto II Tirso de Molina


OCTAVIA:

               Desenojáos y advertid
               si Otón con ella os agravia,
               y castigadle después
               que lo hayáis averiguado.

GRIMALDO:

               ¡Que siempre en las madres es
               el amor desatinado!

OCTAVIA:

               Como no hay otro interés
               que premie lo que nos cuesta
               un hijo, sino el amor,
               más sus fuerzas manifiesta.

GRIMALDO:

               ¿Queréis indicio mayor
               de la afición deshonesta
               que Otón tiene a esa mujer?
               Pues advertid el cuidado
               con que vive desde ayer
               que en casa se ha acomodado,
               que yo he procurado ver
               si a solas se hablan, y han sido
               tantas las muestras y tales
               de amor, que me han persuadido
               a que en lazos desiguales
               se han de casar, si no impido
               este desatino luego.


<<<
>>>