Viaje del Parnaso: 01

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Preliminares
Pág. 01 de 47
Viaje del Parnaso Miguel de Cervantes


Salió a luz el Viage del Parnaso (ya escrito en 1613) en Madrid, el año 1614, después de las Novelas. Hay dos series de ejemplares de esta primera edición: los unos, como el que reproducimos; otros, que carecen del soneto del autor a su pluma. «Cotejados -dice Rius1- los ejemplares de las dos impresiones, se nota que ambas tienen iguales reclamos so y el en las páginas antepenúltima y penúltima de dichos preliminares, lo cual prueba que, después de una primera tirada de un cierto número de ejemplares, Cervantes o el impresor, por ajenos respetos (lo cual no se sabe), quitaron el soneto, sin cuidarse de cambiar la hoja, la cual quedó con el reclamo el, y la anterior con el reclamo so.» No son estas las únicas diferencias que pueden notarse entre los varios ejemplares conocidos de la primera edición del Viage. El lector verá apuntadas por nosotros, más adelante, algunas de aquéllas. Reproducimos uno de los ejemplares completos, siguiendo el mismo procedimiento que el adoptado en los demás tomos de la presente colección; es a saber: conservando la ortografía; rectificando la puntuación, así como el uso de las mayúsculas; incluyendo entre corchetes ([ ]) nuestras adiciones; encerrando entre paréntesis ( ) las letras o palabras que consideramos superfluas; y realizando, desde luego, todas las enmiendas recomendadas por el corrector de la primera edición en su Fe de erratas.

***

No fue enteramente original de Cervantes la idea de su Viage. Él mismo cita, en el primer capítulo, a «un quidam Caporal italiano», ya mencionado en el Prólogo de las Novelas exemplares, y que no es otro sino Cesare Caporali, de Perusa, cuyo Viaggio in Parnaso se había publicado en 1582. Pero, como ha hecho notar Benedetto Croce, ambos libros difieren bastante, aparte de ser el de Cervantes seis veces más extenso que el de su modelo italiano. Caporali monta en una mula y se dirige al Parnaso, donde logra internarse, merced a una recomendación del Cardenal Fernando de Médicis. Encuéntrase con ilustres poetas italianos, con quienes habla; pero un deshonesto ataque del caballo Pegaso a la mula del poeta, obliga a éste a correr en seguimiento de su fugitiva cabalgadura, con lo cual se halla fuera del Parnaso. El citado Croce advierte que el argumento del Viage cervantino, más que en el Viaggio de Caporali, se inspira en un apéndice de la obra de este último, titulado Avvisi di Parnaso, donde se cuentan los preparativos que Apolo hace para emprender una lucha con los ignorantes. De todos modos, Cervantes no traduce a Caporali; ni siquiera le imita, sino en muy contados casos (como en la descripción de la galera de Mercurio, semejante a la del palacio del Parnaso; en el itinerario marítimo, algo modificado en Cervantes, y en la pintura de la mula). Pero Cervantes tenía otros predecesores en la misma España: recuérdese el Viage de Sannio (1585) de Juan de la Cueva, donde el poeta Sannio, guiado por la Virtud, asciende al Cielo para ver a Júpiter y pedirle el remedio de sus necesidades, siendo rechazado por los dioses, a quienes insulta, y acabando por ser recibido y examinado por Apolo en cosas de Poesía, después de lo cual Sannio es castigado por el desacato que tuvo a los dioses, y la Virtud, para consolarle, le lleva a presencia de Betis, «adonde ve algunos de sus insignes poetas», y es galardonado su mérito con magníficos dones. A las quejas de Sannio, «viéndose pobre, viejo i afligido», no dejan de asemejarse las que Cervantes expone en su Viage, considerando su personal situación. Dos romances hay también en el Coro febeo, de Juan de la Cueva (1587), que pueden figurar entre los precedentes inmediatos del Viage del Parnaso. En uno de ellos,


Viaje del Parnaso de Miguel de Cervantes

PreliminaresIIIIIIIVVVIVIIVIIIAdendas