Viaje del Parnaso: 12

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Capítulo II
Pág. 12 de 47
Viaje del Parnaso Miguel de Cervantes



    ¿Consentiras tu a dicha participe
del licor suavissimo un poeta
que al hazer de sus versos sude y hipe?
    No lo consentiras, pues tu discreta
vena, abundante y rica, no permite
cosa que sombra tenga de imperfecta.
    Señor: este que aqui viene se quite,
dixe a Mercurio, que es un chacho necio,
que juega y es de satiras su embite.
    Este si que podras tener en precio,
que es Alonso de Salas Barbadillo,
a quíen me inclino, y sin medida aprecio.

    Este que viene aqui, si he de dezirlo,
no ay para que le embarques, y assi puedes
borrarle. Dixo el dios: «gusto de oillo.»
    Es un cierto rapaz que a Ganimedes
quiere imitar, vistiendose a lo godo,
y assi aconsejo que sin el te quedes.
    No lo haras con este desse modo,
que es el gran Luis Cabrera, que, pequeño,
todo lo alcança, pues lo sabe todo.
    Es de la historia conocido dueño,
y en discursos discretos tan discreto,
que a Tacito veras si te le enseño.
    Este que viene, es un galan, sugeto
de la varia fortuna a los baibenes,
y del mudable tiempo al duro aprieto;
    un tiempo rico de caducos bienes,
y aora de los firmes e inmudables
mas rico, a tu mandar firme le tienes.
    Pueden los altos riscos siempre estables
ser tocados del mar, mas no movidos

de sus ondas en cursos variables;
    ni menos a la tierra trae rendidos
los altos cedros Boreas, quando airado
quiere humillar los mas fortalecidos.

    Y este que vivo exemplo nos ha dado
desta verdad con tal filosofia,
don Lorenço Ramirez es de Prado.
    Deste que se le sigue aqui, diria
que es don Antonio de Monrroy, que veo
en ello que es ingenio y cortesia;
    satisfacion al mas alto desseo,
puede dar de valor heroyco y ciencia,
pues mil descubro en el, y otras mil creo.
    Este es un cavallero de presencia
agradable, y que tiene de Torcato
el alma sin alguna diferencia;
    de don Antonio de Paredes trato,
a quien dieron las Musas sus amigas,
en tierna edad, anciano ingenio y trato.
    Este que por llevarle te fatigas,
es don Antonio de Mendoça y veo
quanto en llevarle al sacro Apolo obligas.
    Este que de las Musas es recreo,
la gracia, y el donayre y la cordura,
que de la discrecion lleva el trofeo,
    es Pedro de Morales, propria hechura
del gusto cortesano, y es asilo
adonde se repara mi ventura.

    Este, aunque tiene parte de Zoylo,
es el grande Espinel, que en la guitarra
tiene la prima, y en el raro estilo.
    Este, que tanto alla tira la barra,

que las cumbres se dexa atras de Pindo,
que jura, que vozea, y que desgarra,
    tiene mas de poeta que de lindo,
y es Iusepe de Vargas, cuyo astuto
ingenio y rara condicion deslindo.
    Este, a quien pueden dar justo tributo
la gala, y el ingenio que mas pueda
ofrecer a las musas flor y fruto,
    es el famoso Andres de Balmaseda,
de cuyo grave y dulce entendimiento
el magno Apolo satisfecho queda.
    Este es Enciso, gloria y ornamento
del Tajo, y claro honor de Mançanares,
que con tal hijo aumenta su contento.
    Este, que es escogido entre millares,
de Gueuara Luis Velez es el bravo,
que se puede llamar quitapesares;
    es poeta gigante, en quien alavo
el verso numeroso, el peregrino
ingenio, si un Gnaton nos pinta, o un Dauo.

    Este es don Iuan de España, que es mas digno
de alabanças divinas que de humanas,
pues en todos sus versos es divino.
    Este por quien de Lugo estan ufanas
las musas, es Silveyra, aquel famoso,
que por llevarle con razon te afanas.
    Este que se le sigue, es el curioso
gran don Pedro de Herrera, conocido
por de ingenio elevado en punto honroso.
    Este, que de la carzel del olvido
sacó otra vez a Proserpina hermosa,
con que a España y al Dauro ha enrriquezido,



PreliminaresIIIIIIIVVVIVIIVIIIAdendas