Yo adoro a Lisi, pero no pretendo

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Soneto que explica la más sublime calidad de amor

Yo adoro a Lisi, pero no pretendo que Lisi corresponda mi fineza, pues si juzgo posible su belleza, a su decoro y mi aprehensión ofendo.

No emprender, solamente, es lo que emprendo; pues sé que a merecer tanta grandeza ningún mérito basta, y es simpleza obrar contra lo mismo que yo entiendo.

Como cosa concibo tan sagrada su beldad, que no quiere mi osadía a la esperanza dar ni aun leve entrada:

pues cediendo a la suya mi alegría, por no llegarla a ver mal empleada, aun pienso que sintiera verla mía.

Sor Juana Inés de la Cruz