La justa

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
La justa


Oíd, oíd los vivientes 
una justa que se ordena
y el precio d'ella se suena
que es la salud de las gentes.

Salid, salid a los miradores
para ver los justadores, 
que quien ha de mantener
es el bravo Lucifer 
por honra de sus amores.
¿Quién es la dama que ama? 
¿Y quién son los ventureros? 
Sólo son dos caballeros. 
La dama Envidia se llama.
Diz que dize por su dama
al mundo como grossero:
"para tí la quiero,
noramala, compañero,
¡para tí la quiero!".

Paso, paso sin temor 
que entra el mantenedor,
pues toquen los atabales, 
¡ea, diestros oficiales!

Llame el tiple con primor: 
Tin tin tin. ¡Oh, galán!
Responda la contra y el tenor:

Tron, tron... ¡Sus! Todos:
"TI pi tipi tin, pirlin..." 
"Cata el lobo do va, Juanilla, 
¡cata el lobo do va!".

La soberbia es el padrino,
una silla es la cimera, 
oh, qué pompa y qué manera 
escuchad que el monte es fino: 
"Super astra Dei exaltabo solium meum 
et símilis ero Altissimo".

El mantenedor es fiero 
callad y estemos en vela 
que otro viene ya a la tela.

¿Quién es el aventurero? 
Adán padre primero, 
rodeado de prophetas.
¡Ojo! ¡Alerta compañero, 
que ya tocan las trompetas! 
"Fan, fre-le-re-le-ran fan, fan"

¿Por quién justa nuestro Adán? 
por la gloria primitiva. 
¡Viva! ¡Viva! ¡Viva!

Sus padrinos, ¿quién serán? 
Los Santos Padres que y van 
puestos a sus derredores 
cantando un cantar galán

por honra de sus amores: 
"Si con tantos servidores
no poneis tela, señora, 
no sois buena texedora".

Alhajas trae por devisa 
con que os finareis de risa. 
Y ¿qué son? ¡Una pala y açadón 
y la letra desta guisa: 
"Laboravi in gemitu meo, 
lavabo per singulas noctes lectum meum".

Ea, ea, que quieren romper 
las lanças de competencia 
la de gula Lucifer 
Adán la de ignocencia, 
mas de ver su gran patientia 
no hay quien no cante de gana: 
"¡Que tocan alarma, Juana,
hola que tocan alarma!"

¡Dale la lança! ¡Dale la lança!
El trompeta dice ya: 
¡Helo va! ¡Helo va! ¡Tub, tub! 
Corran corran sin tardança. 
¡Ciégalo tu, Sant Antón 
Guárdalo Señora! ¡San Blas! 
¡Tropele, tropele, tras! 
¡Oh, qué terrible encontrón! 
Adán cayó para atrás.

Buscad d'hoy más,
peccadores
quien sane vuestros dolores.
"Que no son amores
para todos hombres".

¡Aparte, todos aparte! 
¿Quién viene? ¡Dezid-nos d'él!
Un cavallero novel,
Dios de Israel. 
¡Guarte, guarte, Lucifer!

"Mala noche haveis de haver 
don Lucifer,
aunque seáis más letrado y bachiller".

¡Venga, venga'l gran Señor!
Háganle todos el buz. 
Su cimera es una cruz 
su padrino el Precursor 
que da voces con hervor:
"Ecce qui tollit peccata mundi".

¿Y por quién ha de justar?
Por la que no tiene par. 
¿Quién sería? "Virgo María,
caelorum via, 
de los errados la guía". 
¿Y el mote? Cual no se vió: 
"Sitio, sitio".

Denles las lanças de guerra, 
a Cristo la de justitia
y a Luzbel la de cobdicia. 
No yerra
de caer muy presto en tierra 
¡Dale la lança, que ya va 
nuestra bienaventurança! 
¡Tras, tras, tras, 
grita y alarido
que Lucifer ha caído!
¡Vade retro, Satanas! 
Muy corrido va Luzbel, 
¡a' él, a él, que trae fardel! 
¡Vaçia, que ya enhastía! 
Scantémosle un pedaço 
del taço yv el baço
las cuerdas del espinaço
y en la frente con un maço
y en las manos gusanos,
y a vosotros los cristianos:
¡Buenas Pascuas y buen año
que es deshecho ya el engaño!

"Laudate Dominum omnes gentes
laudate eum omnes populi".

PD-icon.svg
Esta obra se encuentra en dominio público. Esto es aplicable en todo el mundo debido a que su autor falleció hace más de 100 años. La traducción de la obra puede no estar en dominio público.