Página:La reforma educacional.djvu/31

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida
— 27 —

 Por lo demás, aun invocando de nuevo á la casualidad, Musa seca del señor Fernández, no se ve que éste haya dado con el grano nutricio, como el gallo ciego del cuento alemán.

 Tomemos del segundo ciclo el curso preparatorio de filosofia y letras: latin, griego, física, filosofia, historia y literatura durante tres años, con la única variante, en el tercero, de un poco de «derecho usual» (?)

 El curioso se pregunta inmediatamente: ¿si física, por qué no química? ¿Qué razón puede hacer preferible la física en estudios preparatorios de filosofía y letras? Se presume que no figura como ramo especial, requiriendo una extensa cultura. ¿Por qué no dar á la química tres de las seis horas con que está aquella distribuida en el curso? ¿Por qué no tomar de las dieciocho horas destinadas á historia humana, tres tan sólo para la natural, á fin de que los futuros licenciados en letra puedan anotar siquiera su Plinio y su Lucrecio?...

 Es que en todas estas receta para la regeneración nacional, ha predominado un criterio farmacéutico (H. S. A.), que recuerda vivamente la célebre tisana purgante de Montesquieu:

 «Tómese tres hojas de la lógica de Aristóteles, en griego; dos de un tratado de teología escolástica de la más aguda... una de Avicena, tres de