Página:Grierson Primeros Auxilios.djvu/7

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida


-7-

médicos, enfermeros ó camilleros no tienen papel alguno, tanto que estos últimos les hacen servir como soldados durante la batalla, utilizando éstos y los músicos después como camilleros; porque con las distancias tan grandes entre la línea de fuego y las ambulancias, se necesita un ejército de camilleros para efectuar el transporte á pie, calculado en una hora de tiempo por cada 1.500 metros.

Así, ya que los elementos médicos son utilizados en la táctica militar, deben aquéllos hacer la recíproca y preparar á todos para que puedan socorrerse á sí mismos ó á su compañero caído durante la batalla y luego servirle de camillero á la terminación del combate. Simultáneamente con la táctica militar debe enseñarse la táctica médica, consistiendo principalmente en adquirir nociones sobre la manera de prestar primeros auxilios en casos de accidentes, como está decretado en nuestro país para oficiales, clases, soldados, etc. Porque el combatiente está más desamparado hoy día que antes, de toda asistencia médica y está librado á sus propios esfuerzos y conocimientos ; puesto que en la línea 'de fuego, en vez de ser socorrido por el antiguo «servicio regimentario», está hoy en manos exclusivas de cada soldado.

Esmarch dice: «Lo mismo sucede en la vida ordinaria. ¡Cuántos desgraciados mueren todos los años de una manera verdaderamente deplorable, que con ayuda de prontos socorros hubieran podido salvarse, y nadie estuvo allí para ofrecérselos!

¿No es, en, efecto, terrible encontrarse en presencia de un accidente grave, ver la sangre derramarse á borbotones por la abertura de una herida, aproximarse la muerte á cada borbotón que salta, y no saber lo que hay que hacer para apartar aquel peligro inminente?

Toda persona de corazón, experimenta el deseo de asistir á su semejante en caso de accidente; pero la mayor parte retroceden ante la necesidad de poner ellos mismos manos á la obra, porque temen obrar contrariamente á las indicaciones del momento, y porque ignoran si su intervención activa haría más daño que beneficio».