Página:Literatura policial en la Argentina. Waleis, Borges, Saer.djvu/38

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página no ha sido corregida


Notas} un libro en preparación sobre el género policial y la narrativa borgeana de las déca- dasdel30ydel40. 2. ‘ln a century in which distinctions between literary gen res have receded in importance, the detective novel has emerged as, in the words of Joseph Wood Krutch, ‘the only clearly defined modern genre of prose fiction impeccablyclassic in form". (Donna Bennet, ‘The Detective Novel: Towards a Definition of Genre”; p. 233). 3. T. Todorov, ‘Typologie du roman policier"; p. 56. 4. lbid. 5. La relación con el mercado ha quedado grabada en otras denominaciones del poli- cial y géneros narrativos populares cerca- nos basadas en el precio de venta de los textos (dime novel) o en la calidad del papel de las publicaciones (pulp literature, pulp magazines, horror-pulps, etc.). 6. Rivera, Jorge, El relato policial en la Argen- tina; p. 22. 7. lbid.; p. 20. 8. Ibid.; p. 21. Véase también pp. 25, 26, 28, 29, 32-36. 9. El vínculo entre estos dos géneros ha sido tratado por Del Monte en su Breve historia de la novela policíaca (pp. 38-39) donde resume la evolución del género del "miste- rio racionalizado', señalando su carácter paródico, desde principios del siglo XVIIl hasta comienzos del XIX. 10. Poe, E. A, ‘Cómo escribir un artículo a la manera del Blackwood”, en Obras en pro- sa; t. I, pp. 823-844. 1 1. Las Memorias de Vidocq fueron imitadas y parodiadas tempranamente. Del Monte (op. cit.; p. 46) cita como ejemplo una novela de E. Lytton Bulwer, Night and Morning. Esa novela fue reseñada por Poe en abril de 1841, la misma fecha de ‘Los crimenes de la calle Morgue". (E. A . Poe, Essays and Reviews; pp. 146-160). 12. La primera novela en la que el asesino resulta ser el detective fue Michael Dred detective (1 899), de Robert y Marie Connor Leighton. El primer cuento, “Tú eres el hombre‘, de Poe. l. Este texto corresponde al primer capitulo de 14. Ricardo Piglia, ‘Cuando el crimen paga”, entrevista de Mariana Rapoport; p. 8. En "La ficción paranoica” (p. 4) iostiene la misma hipótesis: "...el género ha encontra- do, ahora, un momento de transformación. Los géneros tienden a combinarse”. La critica siempre ha vinculado al género policial con el relato de terror, la ciencia ficción, el género fantástico. No es casual que todos estos géneros próximos al poli- cial fueran también practicados por Poe. Las mezclas no sólo se producen muy tempranamente en el género (por ejemplo, el relato de terror y el policial en El sabueso de los Baskervi/Ie, de Conan Doyle) sino que, en realidad, parecen intervenir en su conformación misma, como si esos géne- ros convergieran y se fusionaran en el poli- cial de Poe. Donna Bennett ("The Detecti- ve Story: Towards a Definition of Genre"; pp. 261 -264) ha analizado las similitudes y las diferencias entre el policial de enigma y algunos géneros cercanos. Richard Alewyn (‘The Origin of the Detective Novel") ha situado el origen del género policial en la narrativa del romanticismo alemán (Tieck, Novalis, Brentano, Eichendorff) y señalado como antecedente más importante de los relatos policiales de Poe algunas narracio- nes de Hoffmann, especialmente “La seño- rita de Escuderi”, de i818. Todorov ha dedicado algunas páginas de su Introduc- ción a la literatura fantástica (pp. 42 -44) a la relación entre género fantástico y poli- cial. Su distinción entre lo maravilloso, lo extraño y lo fantástico puede hallarse en un ensayo anterior sobre el género policial de Frank D. Mc Sherry ]r., "The lanus Resolution”, de 1968: When an author puzzles a reader by asking if the mysterious or criminal events that make up the plot are caused by natural forces or by Supernatural, there are two obvious ways in which he can resolve the question. The crimes may be the work of Supernatural forces, in which case the story ‘falls into the-occult or fantasy classification; or the crimes may not be supernaturally caused at all, chance or the villain having made them seen so. However, the author 39 13.