Página:Recordacion Florida Tomo I.pdf/26

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página no ha sido corregida


Discumso ^reUionar. xy

pensado f con otros seis conquistadores, y entre ellos Bernal Díaz; quien al referir el suceso, da cuenta de su gracejo y del jactancioso carácter que le distinguía, expresándose de esta suerte:

«Quiero decir por qué se llamaba aquel capitán, que iba con nosotros por caudillo, Castillo el de lo pensado ^ y es por esta causa que diré. En la capitanía de Sandoval había tres soldados que tenían por renombre Castillos: el uno dellos era muy galán, y preciábase dello en aquella sazón, que era yo, y á esta su causa me llamaban Castillo el galán. Los otros dos Castillos, el uno dellos era de tal calidad, que siempre estaba pensativo, y cuando hablaban con él, se pa- raba mucho más á pensar lo que había de decir, y cuando respondía ó hablaba, era un descuido, ó cosas que teníamos que reir, y por esto le llamábamos Castillo de los pensa- mientos: y el otro era Alonso del Castillo, que ahora iba con nosotros, que de repente decía cualquiera cosa, y respondía muy á propósito de lo que preguntaban, y se decía Castillo el de lo pensado.n

Dada por éste y el galán muy buena cuenta de su comisión á los Minxes, pues hasta consiguieron que los indios de paz les recogiesen en buena cantidad oro lavado de unas minas que les mostraron, volvieron con la rica nueva al lado de Sandoval, que les recibió complacidísimo; y suponiendo por las muestras que fuese la tierra productiva, entendió segui- damente en hacer repartimientos á los vecinos que habían de quedar allí poblados. Tomó para sí los pueblos de Guaza paltepeque; concedió á Luis Marín la provincia de Xaltepe- que, «y á mí, dice el soldado historiador, me mandaba que- dar en aquella provincia y me daba muy buenos indios y de mucha renta (que pluguiera á Dios que los tomara) que se dicen de Meldatán y Orizaba, y otro pueblo que se dice Ozoquetipa; y no los quise, por parecerme que si no iba en compañía de Sandoval, teniéndole por amigo, que no hacía lo que convenía á la calidad de mi persona.» Así era Bernal Díaz; quien al mostrar el fondo de su carácter retrataba al conquistador de su tiempo, aventurero más que interesado,