Cancionero, «¿Qué piensas, alma? ¿Habrá siempre batalla?

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


«¿Qué piensas, alma? ¿Habrá siempre batalla?
¿No habrá tregua jamás? ¿No habrá paz tierna?»
«No sé yo tal; mas sí que se discierna
que no agrada a ella el mal que te avasalla?»

«¿Qué tengo en pro, si en tal mirar se halla
hielo en verano y fuego cuando inverna?»
«No es ella, sino aquel que lo gobierna».
«¿Qué importa si lo ve, y consiente y calla?»

«La lengua a veces calla, mientras grita
el pecho el mal; y llora secamente
allí donde ningún mortal asiste».

«No por ello tendrá quietud mi mente,
venciendo este dolor que ella le incita;
pues nunca grande fue la fe del triste».