Cancionero, «Ojos, llorad, acompañad el treno

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fragmento LXXXIV
Cancionero

de Francesco Petrarca


«Ojos, llorad, acompañad el treno
del pecho que por vos muerte sostiene»
«Así lo hacemos siempre, y nos conviene,
más que el nuestro, llorar el yerro ajeno».

«Amor por vos halló entrada en mi seno,
donde aún como en su propia casa viene».
«Por la esperanza que el que muere tiene
le abrimos vía al corazón sin freno».

«No es argumento el vuestro tan robusto;
que, al ver primero vos, en vuestra pena
y en su muerte mostrasteis tanto gusto».

«Es esto lo que hoy más que otro me apena;
que sea ya tan raro un juicio justo
que ajena infamia dé la culpa ajena».