Cancionero, Aura, que el pelo aquel crespo y dorado

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fragmento CCXXVII
Cancionero

de Francesco Petrarca


Aura, que el pelo aquel crespo y dorado
mueves, y de él movida eres a coro,
suavemente, y esparces aquel oro
que en mil lazos después dejas trenzado,

cubres los ojos por que fui punzado
del aguijón de amor, que siento y lloro,
y por que busco a tientas mi tesoro,
como animal medroso y atrapado;

que hoy creo hallarlo, y hoy lejos lo veo;
hoy me alzo, y hoy me caigo y me atosigo,
que hoy lo deseo, y hoy mirarlo creo.

Queda, aire, con el rayo que persigo,
Oh, tú, claro caudal, según deseo,
¿quién pudiese cambiar curso contigo?