Cancionero, Bien sabía yo que el natural consejo

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fragmento LXIX
Cancionero

de Francesco Petrarca


Bien sabía yo que el natural consejo
de nada vale, Amor, contra tu arte;
que al enredarme tanto y escucharte,
tanto he probado cuanto a ti es anejo.

Pero me dejas nueva vez perplejo
(lo digo como aquel que tomó parte
y allá por Elba y Giglio en mar aparte
sintió la fuerza de tu canto viejo),

porque tu mano huía y por camino,
que entre olas, y entre viento y cielo bulle,
andaba insospechado y peregrino;

cuando llegaste a aquel que te rehuye,
para darle a entender que en su destino
ni acierta quien va a ti, ni quien te huye.