Cancionero, Cuando os escucho hablar tan dulcemente

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fragmento CXLIII
Cancionero

de Francesco Petrarca


Cuando os escucho hablar tan dulcemente
como Amor mismo a quien lo sigue instila,
todo mi ardiente afán tanto espabila
que haría inflamar a la apagada gente.

Entonces mi señora hallo presente,
como nunca me fue dulce o tranquila,
y me hace alzar al son, no de otra esquila,
sino del suspirar continuamente.

Y veo que su crin la aura desata
y vuelve atrás; y el corazón tan bella
penetra como aquel que tiene llave.

Pero el supremo gozo, pues me ata
la lengua, el cómo habita entre mí ella
mostrarlo claramente apenas sabe.