Cancionero, Dulce desdén, dulce ira, y dulces paces

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fragmento CCV
Cancionero

de Francesco Petrarca


Dulce desdén, dulce ira, y dulces paces,
dulce mal, dulce afán, y dulce carga,
dulce hablar que dulcemente embarga,
o de aura dulce lleno o dulces haces;

alma soporta y calla el mal que paces,
templa el dulce mal que contra ti carga,
con la honra que al amar aquella alarga
a quien yo dije: «Sola tú me aplaces».

Quizás habrá quien suspirando diga,
lleno de dulce envidia: «Cruel destino,
pues mucho por amor sufrió en su tiempo».

Y aun otros: «¡Oh Fortuna a mí enemiga!
¿Por qué no la vi yo? ¿Porque no vino
ella más tarde, o bien yo más a tiempo?