Cancionero, La mejilla, que en llanto traéis cansada

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fragmento LVIII
Cancionero

de Francesco Petrarca


La mejilla, que en llanto traéis cansada,
reposad, mi señor, sobre el primero,
y más avaro sed ya y cicatero
con el cruel que su grey trae demudada;

con el segundo mantened sellada
la vía que paso da a su mensajero,
siendo el mismo en agosto y en enero,
que al largo andar ni aun sobra una jornada;

y bebed con el tercio alguna hierba
que el alma purgue de cualquier vestigio,
dulce al final, aunque al principio acerba.

Y si tanto pedir no os exacerba,
por que no tema yo el barquero estigio,
ponedme donde el gusto se conserva.