Cancionero, Pues la senda del favor me fue cortada

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fragmento CXXX
Cancionero

de Francesco Petrarca


Pues la senda del favor me fue cortada,
por la del disfavor soy arrastrado
de ojos donde (no sé por cuál hado)
tuve del galardón mi fe cifrada.

Los suspiros son mi pan y mi tajada,
vivo del llanto, para él crïado;
y no me duelo, porque en tal estado,
más de lo que se piensa, el llanto agrada.

En una sola imagen tengo el gusto,
no de Zeusis, Praxíteles o Fidia,
mas de otro que alabar fuese más justo.

¿A cuál Escitia huiré, a cuál Numidia
si, aún no harta de mi exilio injusto,
conmigo así escondido da la Envidia?