Cancionero, Ve, mi suspiro ardiente, al pecho frío

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fragmento CLIII
Cancionero

de Francesco Petrarca


Ve, mi suspiro ardiente, al pecho frío;
el hielo rompe que piedad contiende;
y, si a ruego mortal el cielo atiende,
muerte o favor fin ponga al dolor mío.

Ve, pensamiento, allende donde os crío,
que acá su bella vista no se extiende;
si estrella o si aspereza nos ofende,
ni error creeremos más ni desvarío.

Dirá alguno por vos (quizás no acierte),
que estamos agitados a destiempo,
tanto como ella está serena y fuerte.

No temáis, pues va Amor, un contratiempo;
que bien puede trocarse aún mi suerte,
si a indicios de mi sol conozco el tiempo.