Cancionero, Ya que la vida angélica, serena

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Fragmento CCLXXVI
Cancionero

de Francesco Petrarca


Ya que la vida angélica, serena
partiendo sin aviso, en duelo insuave
al alma ha abandonado en horror grave,
procuro hablando consolar mi pena.

Si a cruel lamento el duelo me encadena,
de él sabe quien lo causa, y Amor sabe,
¿qué otro remedio en mi tristeza cabe
contra este mal de que mi vida es llena?

Así, Muerte de ti, mi alma reposa;
y tú, tierra feliz, que ahora contigo
guardas con celo aquella faz hermosa,

¿dónde me apartas, ciego y sin abrigo,
después que aquella dulce y amorosa
luz de mis ojos no es ya más conmigo?