Carta de Loja a la Audiencia de Quito (5 de Enero de 1637)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar

POR AMBICIÓN E INFLUJO DE LOPE DE TORRES, EL CURA PARROCO JUAN MENDEZ EXCOMULGA A TRES REGIDORES Y SE ESCONDE. HECHA LA ELECCIÓN ENTRE GALLOS Y MEDIANOCHE, LOPE DE TORRES ES NOMBRADO ALCALDE.


Señor; Por cuanto este Cabildo de la Ciudad de Loxa ha solicitadi escusar que su nombre se oiga en la Real Sala de Vuestra Alteza, los particulares de dicha Ciudad le ocasionan a que no pueda excusarlo y como quiera que estamos sujetos debajo de su amaparo Real a él acudimos, como a Sobernano Señor, a pedir nuestra Justicia.

Estando los Capitulares de esta Cabildo próximos a elegir Alcaldes con la paz y quietud que en la ocasion se prometía, nos la vino a perturbar con su venida Don Lope de Torres, llegando a esta Ciudad con particular pretensión la víspera de año nuevo, con ánimo de hacerse elegir Alcalde y tener mano en la elección. Y por lograr mejor su intento tuvo traza para que el Padre Juan Méndez Ramos, Cura y Vicario de esta Ciudad, excomulgue a tres Regidores por cantidad se sesenta y sesis patacones que, como fiadores, debían a la fábrica de esta Iglesia. El dicho Padre Vicario, por complacerlo, de hecho, los declaró por públicos excomulgados la misma mañana de la elección, y luego, incontinenti, se ocultó, de manera que yendo por parte de los excomulgados a su casa, a hacer la paga efectiva de lso dichos dineros no le hallaron en ella ni en otra parte del lugar, por muchas diligencias que se hiciereon. Y porque no se juzgase que se faltaba a la obediencia de la Iglesia, se hizo la paga en la forma que se pudo que fue dando y entregando los dichos dineros al Notario Eclesiastico en la miasma casa de dicho Padre Vicario y esperando no absolviese a dichos excomulgados, supuesto que ya la paga se había hecho en tiempo. Se ofició la elección todo el día de año nuevo, con que se dió lugar a que dicho Don Lope de Torres y Don Jacinto Vaca, su tío, teniendo escondido a dicho Padre Vicario en su casa, persuadiesen a Melchor de Mendoza, mozo, hijo bastardo de una india y de Gaspar de Mendoza, a que pusiese un oficio de Regidor en trescientos patacones y a dicho mozo exercitado en esta tierra en hacer papeles de comedia, hijo de un pulpero, y que ejerció en esta Ciudad el oficio de Alcaide de esta Cárcel, a que asimismo pusiese el oficio de Fiel Ejecutor como de hecho los pusieron y se remataron en los dichos trescientos patacones el de Regidor y el de Fiel Ejecutor en quinientos, siendo así que con este sirvió a Vuestra Real Corona el Sargento Mayor Francisco Lucero, que lo obtuvo antes, en cantidad de mil patacones. Con que Vuestra Real Corona se defraudó en la mitad del justo precio. Y hechos estos remates, pareciendoles a lod ichos Don Lope de Torres y Don Jacinto de Vaca, su tío, que ya tenían juego bastante para salir con su intento por estar los dichos tres Regidores todavía excomulgados y los dos Capitulares nuevos tan de su mano y disposición, por haber pagado dicho Don Jacinto de Vaca los tercios de los dos oficios y obligándose a la seguridad de la resta de ellos, negociratrion con Juan Mendoza, Depositario General de la Ciudad, a que él, como Capitular más antiguo que dijo ser, convocase a capítulo a Diego de la Banda, Regidor, su primo hermano, y a los dos capitulares nuevos; el uno primo hermano de los dichos Juan de Mendoza y Diego de la Banda. Y con ser así que el Corregidor de esta Ciudad no se aportó en todo el día de la elección desde la siete de la mañana hasta las nueve de la noche, de la Plaza y puerta del Cabildo, en compañía de Alférez Real. kuego que dicho Corregidor se recogió a su casa por ser ya deshora, el dicho Juan de Mendoza, a las once de la noche, haciendose cabeza, convocó a Capitulo a los dichos dos Capitulares nuevos de que legalmente acudirán a sus oficios. Y estando así recibidos los convocó (por) segunda vez a más de media noche, para hacer elección de Alcaldes, y de hecho eligieron por tales, entre los cuatro, al dicho Don Lope de Torres y al Contador Pedro de Agurto Gastañaga, en que se ve lograron las diligencias fechas con el Padre Vicario y con la postura y remate de dichos dos oficios, pues salidó por Alcalde el mismo Don Lope de Torres y dicho Contador Pedro de Agurto, amigo y aliado suyo. Sobre todo lo cual se ha ido actuando para ocurrir/incurrir a Vuestras Altezas con los autos como a nuestro Rey y Señor, suplicando el remedio que se sirviera de dar, para remediar tan graves daños. Y pues este Cabildo es tan leal a Vuestras Altezas, pide y suplica no se innoe en esta causa hasta entretanto que los autos de ella se relaten en Vuestra Real Sala.

(Fecho en) Loxa a cinco de Enero de mil y seiscientos y treinta y siete años años.


Don Alonso de Liñan y Molina. Francisco Lucero. Sebastián Cabrera Barba. Jacinto Pacheco. Diego de la Banda. Juan Bautista Sanchez. Por mandado del Cabildo, Justicia y Regimiento.

Diego Valencia. Escribano de Cabildo y Público.

Bibliografía[editar]

  • Anda Aguirre, Alfonso. Actas del Cabildo Colonial de la Ciudad de la Inmaculada Concepción de Loja 1547 - 1812. Año 1995 Publicaciones del Archivo Municipal de Historia de Quito. Página(s): 168 Y 169. Referencia de información bibliográfica consultada en el Fondo de Cabildos Coloniales que contiene el Archivo Histórico del Guayas - Guayaquil, Ecuador.