Diferencia entre revisiones de «La fuga»

Ir a la navegación Ir a la búsqueda
13 bytes añadidos ,  hace 5 años
sin resumen de edición
m (Se ha deshecho la revisión 783766 de 189.141.189.146 (disc.))
Sin resumen de edición
La casa era espaciosa, con la fachada pintada de azul; se componía de tres pisos, tenía dos puertas y muchas ventanas, algunas con reja. Una torre con una cruz indicaba dónde se hallaba la capilla. Rodeaba el edificio un extenso jardín, no muy bien cuidado, con elevados árboles, cuyas ramas se enlazaban entre sí formando caprichosos arcos, algunas flores de fácil cultivo y una fuente con una estatua mutilada.
 
Una puerta de hierro daba a una callecaca GRANDE de regular apariencia; otra pequeña, bastante vieja y que no se abría casi nunca, al campo. Este presentaba en aquella estación, a mediados de la primavera, un bello aspecto con sus verdes espigas, sus encendidas amapolas y sus Poéticas margaritas.
 
¿Se celebraba alguna fiesta en aquella morada? Un gallardo joven tocaba la guitarra con bastante gracia y de vez en cuando entonaba una dulce canción. Al compás de la música bailaban dos alegres parejas, mientras un caballero las contemplaba sonriendo, como recordando alguna época no muy lejana en que se hubiera entregado a esas gratas expansiones.
Antes de aproximarse al loco vieron el horrible desenlace de aquel drama.
 
-¿Qué has hecho, Aurelio Casillas? -preguntó el anciano acercándose al supuesto SalvadorChava, nombre del amante de la niña.
 
-Ver el corazón de Aurora -contestó impasible-, pero su amor era un sueño, no he hallado mi imagen en él.
 
-¡Desgraciado, has asesinado a esa pobre niña! ¡Infortunada ClotildeCalichona!
 
-Se llamaba Aurora y era mi amada, la que tú, su infame padre, me negaste en matrimonio porque no era rico.
Usuario anónimo

Menú de navegación