Los libros nuevos de 25.12.1869

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
​La Ilustración Española y Americana​ (1869)
Los libros nuevos de 25.12.1869

Nota: Se ha conservado la ortografía original.


LOS LIBROS NUEVOS.


 Deber es de LA ILUSTRACIÓN tomar nota con regularidad de las obras que vean la luz en los países civilizados. Los libros son los eslabones de la gran cadena de la inteligencia humana, en ellos el pensamiento y el estudio van dejando sus huellas y puede asegurarse que con menos ruido, con menos desventuras y con tanta gloria, si cabe, como los soldados, ganan batallas sobre la ignorancia, el fanatismo y la inmoralidad, razón por la cual merecen, cuando menos, los honores de la atención.

Nos proponemos, pues, en esta sección de nuestro periódico citar las obras que se publiquen, dar una idea de ellas, é ir formando de esta manera una serie de apuntes bibliográficos de gran interés, sin duda alguna, para los que deseen conocer el movimiento intelectual del mundo.

Poco es, por desgracia, lo que producen las prensas españolas.

Un libro verdaderamente literario ó científico, un libro que marque un progreso, que responda á una necesidad del espíritu, es rara avis en nuestro pais, tristemente trabajado por la política.

Asi es que cuando brota un libro como el poema de don Ramón Campoamor El Drama universal, ó una novela con cienzudamente pensada y escrita con gran galanura, como Doña Francisca, del señor Cutanda, es necesario saludarlos con júbilo y ponerlos en la balanza para que inclinen un poco el peso de lo bueno levantado más de lo regular por la fuerza que hacen en el otro platillo las infinitas publicaciones que para halagar debilidades ó pasiones, para fomentar el mal gusto, para excitar la curiosidad ó pervertir los sentimientos, publican los que solo ven en la invención de Gutenberg un medio cómodo de explotar á sus semejantes.

Dignos son también de atención los brillantes escritos que publica en sus números La Revista de España.

Merecen particular mención los que ven la luz en La Revista de Instrucción pública.

Los trabajos que silenciosamente llevan á cabo los académicos en las Academias de la Lengua y de la Historia, revelan que hay quien vela para que no se estinga el fuego sagrado, y asimismo merecen atención las críticas literarias, bien escasas por cierto, que aparecen en alguno que otro periódico político.

Digna de escitar vivo interés es la Historia de la beneficencia municipal de Madrid que acaba de publicar el ilustrado profesor don Eduardo Sánchez y Rubio.

La obra fue laureada en el concurso de 1865, y su aparición es de gran utilidad en los actuales momentos. El ilustrado escritor propone entre los medios de mejorar la beneficencia, la creación de enfermerías de distrito para las personas que carezcan de hogar y de familia, y el establecimiento de fondas económicas, y reasume todas sus teorías sobre la beneficencia en esta fórmula: Enseñar sin tasa y socorrer con ella.

En breve tiempo se ha enriquecido España con tres estudios históricos que honran sobremanera á su autor don Carlos Navarro y Rodrigo: son estos El Cardenal Cisneros, O'Donnell y su tiempo, é Iturbide.

Este es el último y su elegante forma y la oportunidad con que aparece el retrato del efímero emperador de Méjico son las cualidades que más resaltan en él.

También merece llamar la atención el poema latino de Valerio Los Argonautas que ha traducido en versos castellanos, y publicado en Madrid don Javier de León Bendicho.

La Carmañola, comedia de un ingenio de esta corte, es una fina sátira de las costumbres políticas contemporáneas.

Por último, las Conferencias para la educación de la mujer que se celebran en la Universidad, completan la parte principal del cuadro en que va dejando sus luminosas huellas el movimiento intelectual de España, oscurecido, pero no tan ocioso como las apariencias hacen suponer.

Las últimas obras publicadas en el estranjero revelan con harto sentimiento nuestro la superioridad bajo este punto de vista de nuestros convecinos para que sirvan de estímulo conviene conocerlas.

Llama en primer término la atención de las personas estudiosas la magnífica obra de Luis Figuier El Hombre primitivo ó fósil, que con preciosos é interesantes grabados acaba de publicar en París.

En su libro presenta al hombre desde su primera aparición en la tierra y le conduce hasta los tiempos históricos, explicando con admirable claridad y belleza de estilo todas las obras la inteligencia de rudimentaria de los hombres en la época de su aparición, es decir, describiendo las armas, los instrumentos, los útiles, vestidos, habitaciones, etc., antes y después del Diluvio.

Figuier divide la historia de la, humanidad primitiva en dos grandes períodos: 1.° la edad de piedra; 2.° la edad de los metales.

Nada mas curioso que este trabajo, cuya lectura nos permite asistir á la creación sucesiva de la industria y de las artes, nos traslada á la vida de entonces, y nos marca el progreso gradual de la inteligencia.

Un libro de Gustavo Flaubert, titulado La Educación sentimental ha llamado la atención como todas las obras del autor de Mad. Bovary y Salambó. Es un estudio psicológico, adornado con la forma viva y dramática de la novela.

El célebre pintor Kaubalch, que no se desdeña en dibujar maderas, ha terminado un álbum con las figuras, interpretadas por él, de todas las mujeres que en sus obras ha creado Goethe.

¡Qué trabajo tan grato!

Digno es por cierto del artista inspirado, y su lápiz dando vida á estas creaciones, ha formado un álbum preciosísimo.

Allí están Margarita, Carlota, Betty, Ifigenia, todas las heroínas de las novelas, de los poemas y de los dramas del gran poeta alemán.

Paul de San Víctor ha contribuido con el texto á la formación de este álbum que no tiene mas que veinte y siete retratos y cuesta 100 francos.

Admiremos estos prodigios del arte y de la librería estranjera y deseemos que lleguen algún día á parecemos, reproducidos en España efectos naturales de la cultura y el bien estar de nuestros compatriotas.

N.