Prometeo (Andrade)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Prometeo (1878) de Olegario Víctor Andrade


OLEGARIO V. ANDRADE



PROMETEO


BUENOS AIRES


Imprenta de La Tribuna, calle Victoria núm. 37


1877
Dedicado á la Sociedad


Círculo Médico Argentino
LA LEYENDA DE PROMETEO



 El asunto de esta fantasía es universalmente conocido.

 La fábula griega, narrada por Hesíodo, ha sido el tema de numerosos poemas.

 Esquilo recogió este mito religioso de las sociedades primitivas, para personificar en él el sentimiento de la libertad, en pugna eterna con las preocupaciones.

 La epopeya, el drama, hasta el romance vulgar, se han ejercitado en tan sublime asunto.

 El autor de esta fantasía no ha querido hacer un poema, porque habría sido empresa loca acometer una tarea en que gastó sus robustas fuerzas el genio cosmogónico de Quínet.

 No ha hecho más que un canto, al espíritu humano, soberano del mundo, verdadero emancipador de las sociedades esclavas de tiranías y supersticiones.

 Si ha conseguido elevarse á la altura del asunto, lo dirá la crítica, en cuya imparcialidad descansa.

 A pesar de ser tan conocida esta leyenda, conviene reproducirla, para los que la hayan olvidado.

 He aquí como la describe Renaud, ciñéndose á la narración de Hesíodo en su Teogonia:

 "Antes hubo seres que intentaron el progreso del hombre por la fuerza del pensamiento; pero en vez de gloria, alcanzaron crueles castigos, en razón á que se suponía que los dioses veian con envidia á aquellos inventores que usurpaban algo de su poder con sus creaciones independientes. Admiraban las proezas de la fuerza física: tronchar árboles y hacer rodar peñascos; pero les infundia miedo el ver encender lumbre, forjar el hierro, vestir, alimentar y sanar por medio de preparaciones misteriosas. Quizás habrian aceptado tales invenciones sin el temor del rayo, que parecía siempre dispuesto a herir a los temerarios. Decíanse en voz baja que Esculapio pereció de un modo terrible, porque habia querido resucitar muertos con brebajes; y á veces, excitados por el terror, se hacian verdugos para adelantarse á los dioses, mataban á Triptolemo que les enseñaba la agricultura. Prometeo fue el más famoso de aquellos genios benéficos. Pertenecía á la gran raza de titanes que se rebeló contra los dioses, aunque mas cuerdo que sus hermanos no tomó parte alguna en aquellas luchas del orgullo, sin duda porque veía claro el desenlace de la guerra, por amenazadoras que fuesen las cohortes de los titanes. A mayor abundamiento, ¿qué le importaban aquellos furores de ambiciosos contra ambiciosos que combatian entre sí, unos para conservar el trono celeste y otros para recobrarle? Su corazón no estaba allí, lejos de aquellos poderosos, de aquellos soberbios, dioses ó titanes: miraba conmovido cómo se agitaban las criaturas débiles, tímidas, sin vestidos y sin utensilios, oprimidas a la vez por la tierra y por el cielo donde nadie se cuidaba de acudir en su auxilio. Ni titanes ni dioses pensaban en los hombres; y cuando Zeus, rey del Olimpo, salió vencedor, quiso destruir a los inocentes mortales con sus enemigos, a tal punto llegó la embriaguez de su victoria, Prometeo los salvó, y no se contentó con esto, sino que aspiró a sacarles de la condicion de animales en que vivían, para lo cual robó el fuego del cielo y les enseñó a bosquejar las primeras artes con aquella especie de alma de la materia. Zeus se indignó, porque no quería la prosperidad del hombre, sino que, como amo celoso, deseaba esclavos incapacitados de elevarse. No se atrevió ó no pudo quitar á los mortales el fuego, de cuya conservación cuidaban todos: pero castigó á Prometeo atándole con cadenas en un monte, no lejos del Cáucaso, entre Europa y Asia, para que el mundo entero viese el castigo, y dejándole á merced de un buitre que noche y día devoraba su hígado, que renacía eternamente.

 Esquilo, el primero de los poetas griegos por su alma y su brío, genio hostil á las tiranías, porque anteponía á todo la justicia y la dignidad, compuso tres dramas con esta leyenda: Prometeo llevándose el fuego, Prometo encadenado, Prometeo libre, de cuyos dramas sólo queda el segundo, Prometeo encadenado, sin que la obra mutilada así por los siglos, haya bajado de la altura en que las inspiraciones, dejando ya de pertenecer á un forma de arte, á una patria, á una fibra especial del corazón, se confunden con el alma universal del género humano.

 Prometeo es todo heroísmo, según le pinta el poeta que le encontró en los mitos religiosos. Practicaba el bien por simpatía, y aun siendo víctima de su obra, no la deploraba, porque su conciencia le sostenía en el suplicio. Con el justo orgullo de su dolor exclamaba hablando de su verdugo: «Yo tuve lástima de los mortales y él no me ha juzgado digno de compasión.»

 Con efecto, el rey de los dioses no perdona á aquel emancipador de la civilización humana; pero se ve aislado en su omnipotencia, nadie simpatiza con él, en tanto que todos ensalzan a Prometeo. Al principio las Oceánidas, ninfas del mar, olas con formas de doncellas, vienen á consolar al paciente con sus cantos. Tendido en su peñasco no puede ver a las compasivas visitantes; pero oye el ruido de su llegada «como el de pajarillos cuyas alas hacen vibrar el aire suavemente.»

 En vano, sin embargo, quieren clamar el dolor de Prometeo, á quien sólo una idea sostiene en su tormento, y es que un día su enemigo triunfante será destronado. El rey de los dioses penetra la idea de su víctima, y, atemorizado, le envía con el mensajero de los dioses la orden de que se explique y descubra el provenir. Prometeo no desmaya con la esperanza de verse libre. «Jamás, amedrentado por el fallo de Júpiter, seré yo pobre de espíritu como una mujer; jamás, como una mujer, levantaré mis brazos suplicantes hacia á aquel á quien aborrezco con todo mi odio, para pedirle que rompa mis cadenas: lejos de mí tan cobarde pensamiento. «El dios impotente no tiene otra cosa que hacer sino vengarse con algún nuevo suplicio mientras reina aún, y con efecto, emplea las amenazas para quitar á Prometeo hasta los seres compasivos que le consuelan. El coro, más digno que el dios, responde a su mensajero: «Dime otras palabras, dame otros consejos y te podré escuchar. Lo que me dices me oprime el corazón. ¿Cómo puedes ordenarme semejante villanía? Los males que sufra Prometeo, quiero sufrirlos yo. He vivido en el odio á los traidores; la enfermedad más repugnante es la traición.» Estalla el trueno, mugen los vientos, se levanta el mar; y Prometeo continúa invencible llamando con sus injustos tormentos al Eter que baña los mundos refugiándose contra el dios de un día en la naturaleza eterna.»

 Tal es la leyenda que ha servido de tema al siguiente canto, escrito para no ser publicado y publicado á instancia de amigos que tienen derecho a exigir del autor sacrificios de mayor magnitud.



PROMETEO




I


Sobre negros corceles de granito A cuyo paso ensordeció la tierra, Hollando montes, revolviendo mares, Al viento el rojo pabellon de guerra Teñido con la luz de cien volcanes, Fueron en horas de soberbia loca, A escalar el Olimpo los Titanes.


Ya tocaban la cumbre inaccesible Dispersando nublados y aquilones, Ya heridos de pavor los astros mismos En confusion horrible, Como yertas pavesas descendian De abismos en abismos;

Y el tiempo que dormia En los senos del baratro profundo, Se despertó creyendo que llegaba La hora final del mundo!


El cielo estaba mudo; y la turba frenética avanzaba Con ronca voceria, Como avanza rugiendo la marea En la playa sombria, Cuando Jove asomó: vibró en su mano El rayo de las cóleras sangrientas, Rugió en su voz el trueno del estrago Y encadenó á su carro las tormentas!


Temblaron los ginetes En los negros corceles de granito; Redoblaron su zaña Arrojando á los pórticos del cielo Con insultante grito Pedazos de montaña, Y volcaron los mares Para apagar en la sobérbia cumbre Los rojos luminares.

Pero Jove, iracundo, Blandió sobre sus frentes altaneras El acha del relámpago que hiere Como á una vieja selva las esferas: A su golpe profundo, Vacilaron montañas y titanes; Y bajó el torbellino, Heraldo de su gloria, Con la negra cimera de huracanes, A anunciar á los mundos la victoria!


Rodó la turba impía En espantoso vértigo á la tierra; No volverá á flamear en las alturas Su pabellon de guerra Teñido con la luz de cien volcanes. Cayeron los titanes Del abismo en las lóbregas entrañas; Y Jove vengativo, Convirtió los corceles de granito En salvajes é inmóviles montañas.


II


El Cáucaso, caballo de batalla De algun titan caído Al golpe del relámpago sangriento, Se destaca sombrio Con el cuello estirado, cual si fuera A beber en el cauce turbulento Del piélago bravío.


Sobre la negra espalda, y entre el espeso matorral de rocas, Que fueron la melena sudorienta. Donde cuelgan las nubes vagabundas Sus desgarradas tocas Y en la noche desciende A dormir fatigada la tormenta,


Tendido está el jigante, Que amarraron los cíclopes soberbios Tras larga lucha fiera Con templadas cadenas de diamante: Aun su pecho jadéa Como cráter hirviente;

Y cada vez que se retuerce inquieto, El sol vela su frente, Y la vieja montaña bambolea.


Hogueras son sus ojos, Rojas hogueras que atizó el encono, Antorchas funerarias de la noche De su eterno abandono. Y no es un grito humano Lo que exhala su pecho —Que no tiene el dolor tan rudas notas— Es el estruendo del volcan que estalla, El grito del torrente en la espesura, Choque de aceros y corazas rotas En el fragor de la feroz batalla!


Solo el Ponto responde á los rugidos Que lanza en su desvelo, Y llama en su socorro con voz lúgubre A las inquietas ondas del Egéo. Es que tambien él lucha; Lucha con lo imposible, y siempre espera. Salvaje enamorado Quiere arrastrar consigo á la ribera, Y la ribera sorda Escapa de sus brazos,

Dejándole en la lucha misteriosa De su veste de juncos los pedazos!


En vano el Ponto grita Y se endereza embravecido y fiero. El es tambien jigante encadenado! Es tambien prisionero! No romperá la valla que lo cerca, Ni estenderá su turbulento imperio. Basta una faja de menuda arena Para atarlo en perpetuo cautiverio.


El titan no se abate! Es que el dolor enerva á los pigmeos Y á los grandes infunde nuevos brios! Cada dia es mas bárbaro el combate y mas ruda su zaña; Si afloja un eslabon de su cadena, Un martillo invisible lo remacha Sobre el yunque infernal de la montaña.


Convidados hambrientos Al salvaje festin de su martirio, Vienen los cuervos en revuelta nube; Verdugos turbulentos,

Que Júpiter envia enfurecido A desgarrar la entraña palpitante De su rival temido.


Suelta el titan los brazos En actitud cobarde y dolorida Al sentir su frenética algazára; Parece que cayera anonadado Bajo el horrible peso de la vida! ¿Qué maza lo ha postrado? ¿Qué golpe lo ha vencido en la batalla? Es que despues del rayo de los Dioses Viene á escupirle el rostro la canalla!


Asi en la larga noche de la historia Bajan á escarnecer el pensamiento, A apagar las centellas de su gloria Con asqueroso aliento, Odios, supersticiones, fanatismos; y con ira villana, El buitre del error clava sus garras En la conciencia humana!

"Oh Dios caduco grita El titan impotente: Como esta negra carne que renace Bajo el pico voraz del cuervo inmundo, Renacerá fulgente Para alumbrar y fecundar el mundo La chispa redentora Que arrebaté á tu cielo despiadado, Gérmen de eterna aurora Del caos en las entrañas arraigado!


"Desata, Dios cáduco, La turba ladradora de tus vientos; Sacude los andrajos de tus nubes, Y acuda á tus acentos La noche con sus sombras, Con montañas de espuma el Oceano, No apagarán la luz inestinguible Del pensamiento humano!


"¿Qué importa mi martirio, Mi martirio de siglos, si aun atado, Júpiter inmortal, yo te provoco! Júpiter inmortal, yo te maldigo! ¿Si el viejo Prometeo, el titan loco,

El mártir de tu encono Siente tronar la ráfaga tremenda Que vá á tumbar tu trono?


"Tres siglos no he dormido; Tres siglos de tormentos. No hay astro que no se haya estremecido Al sentir mis lamentos, Ni nube, que al pasar no haya vertido En la copa de aromas del ambiente, Una gota de llanto Para mojar mi frente.


A veces he llorado, y el raudal de mís lágrimas heladas Corrió por la ladera Con ruido de cascadas. El Araxa sombrío, Dragon de negras fauces, Que se calienta al sol en la pradera, Es hijo de mis lágrimas. Por eso Lanza gritos tan hondos, Y atrae cuanto se acerca á su ribera.

"De vez en cuando, siento Sollozos de muger á la distancia: Es Hesione, la mártir, que se queja En el fondo del valle abandonada. Las águilas del Cáucaso que pasan y la nube bermeja, Que recibió en la faz ruborizada El ósculo del sol en el Ocaso, Le cuentan mi martirio Y me traen el mensaje de su pena, El mensaje tiernísimo que escucho, Sacudiendo mi bárbara cadena!


"¿Qué importan tus tormentos, Tus tormentos de siglos, Dios airado? ¿Si en la lengua sonora de los vientos Me trasmite los himnos de su alma, Como al travez del médano abrazado Vá el pólem de la palma? ¿Si en el trémulo seno, Como el rayo en los negros nubarrones, Lleva ella palpitando El feto colosal de las naciones?

"Desata tus borrascas! Lanza á los aires tu brídon de llama, Caduco soberano, Y desplega en los cielos tenebrosos Tu sangriento oriflama! Será tu empeño vano; Soplo estéril tu aliento. Yo he enjendrado el titan que ha de tumbarte De tu trono de nubes: EL TITAN INMORTAL DEL PENSAMIENTO!


"Ayer, la tierra muda Flotaba en los abismos de la nada, Como una urna vacia Al soplo del azar abandonada, Y en sus hondas y frias cavidades Solo el éco se oía Del monólogo eterno de las sombras, y el rumor de las roncas tempestades.


"Hoy, la tierra está viva: alguien habita El fondo de los mares; Gérmen de vida y juventud palpita En sus bosques de acidias y corales. No es el viento, el que jime en la maraña De las selvas sonoras;

Ruido de alas abajo, y en el cielo, Parece que revientan Semilleros de auroras!


"Júpiter: aturdido con tu gloria, Embriagado de orgullo, No sientes en los senos del abismo Lo que siente arrobado Prometeo! Algo, como un arrullo En el nido de nieblas del vacio, De misterioso enjambre el aleteo, Cual si bandas de estrellas ensayasen Su plumaje de luz, para lanzarse A lucir en los campos del espacio Su espléndido atavio!


"Aquella sombra muda, Aquel eterno esclavo, peregrino, Que lanzaste sin rumbo En las negras jornadas del destino, Ya no vá caviloso, Temblando del rumor de su pisada, Lleva la frente erguida De misteriosa aureola circundada!

"Hay luz y voz en ella: Es flor recien abierta, Cuya blanca y espléndida corola Tiene el perfume agreste de las cumbres Y el latir convulsivo de la ola; En breve de su seno Volarán las ideas -Mariposas de luz del pensamiento- Y asombrarán al mundo con sus alas, Mas sonoras que el viento!


"Ellas me vengarán, Jove caduco: Serán mis herederas. Yo arrojé en el cerebro de los hombres Semillas de volcan, gérmen de hogueras. Desata el huracan de tus furores, Redobla mi tormento; Que ya viene el titan que ha de vengarme: El titan inmortal del Pensamiento!


Dijo y calló: no ya desesperado, Torva la faz, revuelta la pupila, Sinó grave, sereno, resignado, Como quien sin vencer, sabe que es suya La victoria final y no vacila.

Algo, como el fulgor de una sonrisa Iluminó su frente, Débil chispa encendida En helados montones de ceniza!


 III

No volvió á retumbar en la montana El grito del titan retando al cielo; Ni temblaron las nubes, ni los astros Detuvieron su vuelo Para mirar la bárbara batalla; Ni el negro Ponto amotinó sus ondas Crispado y convulsivo, Para arrancar de su prision eterna Al gigante cautivo.


Reinó la soledad en la alta cumbre, Que habitó el huracan encadenado, y descendió el Araxa gemebundo Con torpe pesadumbre, Á arrastrarse callado en la llanura, Como del alma en el profundo cauce, Desatan en silencio los recuerdos Sus ondas de amargura-

Siempre el gigante en vela! El cielo era la página sombría En que al débil fulgor de las estrellas Las misteriosas sílabas leía De su destino fiero; Y el errante cometa, Que en la lejana cumbre aparecia, Su torvo y taciturno mensajero.


De vez en cuando, oía Como ruido levísimo de espumas En las inquietas algas detenidas; Como el roce lijero De fantásticas plumas Que tocaban su sien calenturienta; Murmullo blando de hojas, De un árbol invisible desprendidas Despues de la tormenta.


No eran rayos de luna, Ni girones de niebla desgarrados Por el aire liviano: Era el coro armonioso De las gentiles hijas del Océano,

Que á la luz del crepúsculo salian De sus grutas azules, Y en torno del titan encadenado Los húmedos cabellos sacudian.


"No duermas Prometeo" Al pasar, á su oído murmuraban, Desatando en su alma Las ansias infinitas del deseo. "No duermas! que el Olimpo se estremece Con inquietud estraña, Y truenan los abismos, Como truena el volcan en la montaña"!


Prometeo velaba, Fijo el ojo en las lóbregas esferas Que como enormes olas palpitaban, Y atento al ruido sordo Que las brisas del valle le traían, El ruido de las razas que hormigueaban Del Cáucaso en las negras madrigueras.

 IV

Una tarde.... ya el sol desfalleciá, Como herido impotente, En los brazos oscuros Del enorme fantasma de Occidente, Cuando sintió temblar la dura roca En que apoyó tres siglos la cabeza, y oyó en los aires, algo, Como un tropel de fieras Retozando del bosque en la maleza.


Inquieto y tembloroso, Interrogó á las nubes que rodaban Por el espado mudo, Como jigantes témpanos de nieve Que desprende impaciente El huracan zañudo Las nubes le dijeron Que el Olimpo crujía, Y que los viejos Dioses espiraban En horrenda agonía.

Y la voz quejumbrosa De las gentiles hijas del Océano, Que en su pecho vertia Las infinitas ansias del deseo, Volvió á sonar dulcísima en su oído Para decirle en melodioso idioma:  "Despierta Prometeo  Que en las lejanas cumbres  Un nuevo sol asoma! "


Volvió el Titan á sacudir airado Sus duros eslabones, Que al esfuerzo supremo rechinaron; y las rocas cayeron Como viejos torreones Por el rayo de Júpiter heridos, Y los cuervos hambientos se alejaron Con lúgubres graznidos.

 V

Ya el jigante está en pié! ya la montaña, Ara de su martirio, Que empapó con la sangre de su entraña Y aturdió en la embriaguez de su delirio; La montaña, testigo dolorido De su tremenda historia, Es su negro caballo de pelea: El pedestal soberbio de su gloria!


¿Qué vé en la inmensidad desconocida Que su impaciencia calma, Y otra vez avasalla Con cadenas de asombros á su alma? Vé alzarse en el confin del horizonte, Del espacio en los ámbitos profundos, Sobre la excelsa cúspide de un monte Que se estremece inquieta, Y en medio del espanto de los mundos, De una cruz, la fantástica silueta!

"Al fin, puedo morir! grita el jigante Con sublime ademan y voz de trueno. "Aquella, es la bandera de combate, Que en el aire sereno, O al soplo de pujantes tempestades Vá á desplegar el pensamiento humano Teñida con la sangre de otro mártir, —Prometeo cristiano,— Para espulsar del orgulloso Olimpo Las caducas deidades!


"Es un nuevo planeta, que aparece Tras los montes salvajes de Judea, Para alumbrar un ancho derrotero Á la conciencia humana. El gérmen fulgurante de la idea, Que arrebaté al Olimpo despiadado: La encarnacion jigante de mi raza, LA RAZA PROMETEANA!


"Al fin puedo morir! Hijo de Urano, Llevo sangre de dioses en las venas, Sangre que al fin se hiela! Aquel que me sucede, hijo del hombre, Lleva el fuego sagrado Que eternamente riela,

Ya lo azoten los siglos con sus alas O el viento furibundo, El fuego del espíritu, heredero Del imperio del mundo"


Dijo, y cayó, como la vieja encina Que troncha el leñador con golpe rudo. La montaña tembló; y el negro Ponto Se enderezó, zañudo, Para asistir á su hora postrimera, Y las gentiles hijas del Océano Bajaron presurosas Y en torno á su cádaver encendieron, De perfumadas leñas una hoguera!

 VI

Qué es aquello que cruza Con planta soberana, Sembrando mundos y encendiendo estrellas Por la estension callada? Si se posa en la cumbre, La cumbre se despierta sonrosada, Como al ósculo tibio de la aurora Despierta enrojecida la mañana:


Si baja á la pradera, Dormida en brazos de la niebla fria, La pradera galana Con su velo de novia se atavía, Y al rumor misterioso de su huella Se ciñe el viejo bosque Su corona mas bella:


Si al mar desciende —que la espalda encorva Como esclavo sumiso Para besar su turbulenta planta— El mar abre su seno Y el mas sublime de sus himnos canta:

El himno con que arrulla El sueño de los negros promontorios, Centinelas inmóviles del mundo, y le enseña, latiendo en sus entrañas, De las faunas y floras venideras, El légamo fecundo.


Las tenebrosas puertas del pasado Rechinan á su empuje omnipotente, y se alzan en tropel á su presencia, Desde el fondo del caos petrificado, Las formas y las razas estinguidas En cuya adusta frente, El ojo de la ciencia deletrea El verdadero Génesis del mundo, Que la leyenda bíblica falsea!


Todo á su paso vive, alienta, brota: El mar, el monte, la desierta esfera; Y á su soplo creador todo se espande Palpita y reverbera. Levanta el polo mudo, Como un arco triunfal, para que pase Sus montañas de hielo,

Y enciende presuroso Sus jigantescas lámparas el Ande Para alumbrarle el tránsito del cielo!


Él es el soberano, el heredero Del cetro de la tierra, Por su inmenso poder transfigurada! No hay piélago ni abismo Que no razgue su seno á su mirada. El guerrero inmortal que en cruda guerra Destronó el paganismo Y rompió las cadenas que arrastraba La pobre humanidad esclavizada.


Es la chispa divina Encendida en las bóvedas oscuras De la conciencia humana, Que todo lo ilumina; El signo de una raza de titanes Destinada á la lucha y al martirio: La Raza Prometeana!

En la cruz, en la hoguera, En el árido islote, en el desierto, En el cláustro sombrío, donde quiera Vierte su sangre á mares Que los helados páramos caldea, Su sangre, que en los cauces seculares De la historia, desata Las corrientes eternas de la idea!


Hermanos son en el dolor, y hermanos En la fé y en la gloria Cuantos despejan la futura ruta Con la luz inmortal del pensamiento. Ya mueran en el Gólgota, ya apuren De Sócrates severo La rebosante copa de cicuta, Ya nuevo Prometeo, Al torvo fanatismo desafie Sobre Roma, montaña de la historia, El viejo Galileo!

 VII

Arriba pensadores! que en la lucha Se templa y fortalece Vuestra raza inmortal, nunca domada, Que lleva por celeste distintivo La chispa de la audacia en la mirada Y anhelos infinitos en el alma. En cuya frente altiva Se confunden y enlazan El laurel rumoroso de la gloria Y del dolor la mustia siempre-viva!


Arriba pensadores! Que el espíritu humano sale ileso Del cadalso y la hoguera! Vuestro heraldo triunfal es el progreso Y la verdad la suspirada meta De vuestro afan jigante. Arriba! que ya asoma el claro dia En que el error y el fanatismo espiren Con doliente y confuso clamoreo! Ave de esa alborada es el poeta, Hermano de las águilas del Cáucaso, Que secaron piadosas con sus alas La ensangrentada faz de Prometeo!


   Olegario V. Andrade