Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos: Capítulo XXIV

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar



497 (243). Para calificar a un verbo de regular o irregular no debe atenderse a las letras con que se escribe, sino a los sonidos con que se pronuncia. Como conjugamos con el oído, no con la vista, no hay ninguna irregularidad en las variaciones de letras que son necesarias para que no se alteren los sonidos.

Por ejemplo, el verbo aplacar no deja de ser regular porque muda la c radical en qu, en todas las formas cuya terminación es e o principia por e, como en aplaqué, aplaque, aplaques, aplaquemos; pues para conservar el sonido fuerte de la c antes de las vocales e, i, es necesario, escribiendo, convertirla en qu. Por una razón semejante no es irregular el verbo mecer, cuando muda la c de la raíz en z para conservar el sonido suave de la c (yo mezo, él meza); ni el verbo delinquir mudando la qu en c (delinco, delinca), por no permitir el uso actual que se escriba jamás qu sino antes de las vocales e, i; ni el verbo pagar tomando una u muda cuando la terminación es e o principia por e (pagué, pague, pagues, paguemos), por cuanto la ortografía corriente pide esta u muda antes de las vocales e, i, para conservar el sonido de la g; ni el verbo seguir perdiendo la u muda cuando la terminación es en o, a, o principia por a (sigo, siga, sigamos), por cuanto no es permitido poner jamás la u muda sino antes de las vocales e, i.

498 (244). No contaremos tampoco entre las irregularidades algunas leves alteraciones que se observan uniformemente en sus casos, y deben considerarse más bien como accidentes de la conjugación regular.

499. La primera es la conversión de la vocal i en la consonante y, cuando aquella vocal carece de acento, y viene a encontrarse en medio de otras dos vocales. Así en la conjugación de caer tenemos las formas estrictamente regulares caí, caía, donde la i es aguda, y las formas cayera, cayeras, etc., donde dicha vocal se convierte en y por no tener acento, y hallarse entre las vocales a, e. Esto es lo mismo que sucede en la formación del plural de los nombres terminados en i no aguda (rey, reyes, convoy, convoyes).

500. La segunda es la supresión de la i no aguda con que principian ciertas terminaciones (verbigracia, ió, iera, iere); supresión necesaria cuando dicha i sigue a la consonante ll o ñ, en que termina la raíz, como sucede en los verbos cuyo infinitivo es en llir, ñer, ñir. Así de bullir, tañer, reñir, salen bullía, tañía, reñía, con i aguda, y por el contrario, bulló, tañeron, riñendo, sin i porque en las terminaciones estrictamente regulares ió, ieron, iendo, no es acentuada la i.

501 (245). Los verbos compuestos toman ordinariamente las irregularidades de los simples; pero relativamente a la conjugación no miramos como compuestos sino a los verbos en cuyo infinitivo aparece el del simple sin la menor alteración, precediendo alguna de las partículas compositivas enumeradas en el capítulo III. Prescindiremos pues del significado, y sólo atenderemos a la estructura material. Así, en lo que atañe al mecanismo de la conjugación, que es de lo que ahora tratamos, convertir no es compuesto de verter, y por el contrario, impedir lo es de pedir.

502 (a). Cuando en las listas que daremos de los verbos irregulares se ponen los compuestos y no el simple, deberá inferirse que éste no sufre las irregularidades de los otros. Pero si se pone el simple, se colegirá que se conforman con él sus compuestos, a menos que se advierta lo contrario.

Tratemos ya de las analogías que se observan en las irregularidades o anomalías de los verbos, pues en este punto no es enteramente caprichosa la lengua.

503 (246). Cuando una forma experimenta una alteración radical, casi siempre sucede que hay otras formas que la experimentan del mismo modo, y que tienen, por tanto, cierta afinidad o simpatía con la primera y entre sí.

504 (247). Hay seis órdenes o grupos de formas afines.

Los cinco primeros no tienen cabida sino en los tiempos que nacen de la raíz general.

El primer orden (peculiar de la segunda y tercera conjugación) comprende aquellas formas en que se sigue a la raíz una de las vocales a, o; que son la primera persona de singular del presente de indicativo, y todo el presente de subjuntivo. Así el verbo traer, cuya raíz es tra, la muda en traig para las formas de este orden: traig-o, traig-a, as, a, amos, áis, an.

El segundo comprende aquellas formas en que la última vocal de la raíz tiene acento; que son la primera, segunda y tercera persona de singular y la tercera de plural de los presentes de indicativo y subjuntivo, y el singular del imperativo. Así contender, cuya raíz es contend, la muda en contiend para las formas de este orden: contiend-o, es, e, en; contiend-a, as, a, an; contiend-e tú.

El tercero (peculiar de la tercera conjugación) comprende aquellas formas en que no se sigue a la raíz una i acentuada; que son la primera, segunda y tercera persona, de singular y la tercera de plural del presente de indicativo; las terceras personas del pretérito de indicativo; todo el subjuntivo; el singular del imperativo, y el gerundio. Tomemos por ejemplo a concebir. Este verbo es regular en todas las formas en que se sigue a la raíz una i acentuada: conceb-imos, conceb-ís; conceb-í, conceb-iste, conceb-imos, concebisteis; concebía, ías, etc.; conceb-id; conceb-ir, conceb-ido; y es irregular en todas las otras mudando la raíz conceb en concib: concib-o, es, e, en; concib-ió, ieron; concib-a, as, a, amos, áis, an; concib-iese o iera, ieses o ieras, etc.; concibiere, ieres, etc.; concib-e tú; concib-iendo.

El cuarto (peculiar de la tercera conjugación y de verbos cuya raíz termina en vocal, como argüir) comprende aquellas formas en que se sigue a la raíz una de las vocales llenas a, e, o, que son solamente la primera, segunda y tercera persona de singular, y la tercera de plural, del presente de indicativo, todo el presente de subjuntivo, y el singular del imperativo. Así argüir, cuya raíz es argu, la muda en arguy para este grupo de formas afines: arguy-o, es, e, en; arguy-a, as, a, amos, áis, an; arguy-e tú. Encuéntrase a la verdad esta consonante y en otras formas, como arguyeron, arguyera, arguyendo; pero en ellas no es más que un accidente de la conjugación regular, que pide se convierta la i no aguda que se halla entre dos vocales, en la consonante y, subsistiendo sin alteración la raíz: argu-yeron (por argu-ieron), argu-yera (por argu-iera), etc.

El quinto orden o grupo de formas afines comprende los pretéritos de indicativo y subjuntivo, y el futuro de subjuntivo. Así andar, cuya raíz es and, la muda en anduv para todas las formas de este orden. Pero los verbos irregulares que lo son en él, no sólo alteran la raíz sino las terminaciones, formándolas siempre de un mismo modo, cualquiera que sea la conjugación a que pertenezcan. Así andar hace anduv-e, anduv-iste, anduv-o, imos, isteis, ieron; anduviese o iera, ieses o ieras, etc.; anduv-iere, ieres, etc.; caber hace cup-e, cup-iste, cup-o, imos, isteis, ieron; cup-iese o iera, etc.; cup-iere, etc.; y venir hace vin-e, vin-iste, vin-o, vin-imos, isteis, ieron; vin-iese o iera, etc.; viniere, etc. Sólo en esos verbos dejan de ser agudas la primera y tercera persona de singular del pretérito de indicativo. Están además sujetos a un accidente peculiar, y es que cuando la raíz de estas formas termina en j, el diptongo ié de la terminación pierde la i: traj-eron, traj-era, traj-ere, no traj-ieron, traj-iera, etc., sin embargo de que en los otros verbos no es así, pues decimos tej-ieron de tejer, cruj-ieron de crujir.

Finalmente, el sexto orden de formas afines comprende los futuros y pos-pretéritos de indicativo, cuya raíz, según hemos dicho, es el infinitivo entero. Así, caber muda esta raíz en cabr para todas las formas de este orden, y en lugar de caber-é, as, etc., hace cabr-é, ás, etc.

Alterada la raíz en una de las formas pertenecientes a cualquiera de estos órdenes, los verbos que son irregulares en él experimentan una alteración igual en las otras formas del mismo, y tienen por consiguiente una raíz peculiar e irregular en todas ellas.

505 (248). Hay formas que pertenecen a grupos diversos, como verbigracia la primera persona de singular del presente de indicativo, comprendida en los cuatro primeros. Cuando sucede, pues, que un verbo irregular lo es en dos o más grupos, podría dudarse a cuál de las raíces irregulares concurrentes debe darse la preferencia. Para salir de la duda hay una regla cómoda, que es preferir las raíces concurrentes por el orden de la numeración anterior. Así la raíz del primer grupo excluye a cualquiera otra que concurra con ella; la raíz del segundo a la del tercero, etc. Exceptúase la raíz del quinto grupo, que excluye a la del tercero, cuando concurre con ella.

506 (a). Sólo resta advertir: 1.º que la mayor parte de las irregularidades pertenecen a la raíz; las pertenecientes a las terminaciones son raras, y se indicarán cuando ocurran.

Y 2.º que de las irregularidades de los participios se tratará por separado.

507 (249). Los verbos irregulares, o lo son en una sola familia o grupo de formas afines, o en varios.


Primera clase de verbos irregulares

508 (250). La primera clase de verbos irregulares comprende los que solamente lo son en el primer grupo de formas afines, a saber:

509. 1.º Todos los terminados en acer, ecer, ocer, como nacer, florecer, conocer, los cuales tienen, además de las dos raíces regulares, una irregular que termina en azc, ezc, ozc.

Ejemplo, nacer

Indicativo, presente, Nazc-o.
Subjuntivo, presente, Nazc-a, as, a, amos, áis, an.

510. Exceptúanse hacer y cocer, que pertenecen a otras listas de irregulares. Sobre empecer se ha dudado; pero es seguro que se ha conjugado siempre empezco, empezca, etc. «Guisada cosa es e derecha, que el juicio que fuere dado contra alguno, non empezca a otro» (I. 20, tít. 22, Partida III). «Suele este señor traer guardados a los suyos como un vaso de vidrio en su vasera, para que nada les empezca» (Granada, Meditaciones, capítulo XXVIII). «Pero pues de aquel encantamento me libré, quiero creer que no ha de haber otro alguno que me empezca» (Cervantes, Quijote, Segunda Parte, capítulo XXXII). Por lo demás, parece que este verbo, como otros de la misma terminación que no se aplican a seres racionales, sino a casos o hechos, puede sólo conjugarse en las terceras personas de singular y plural y en los derivados verbales.

511. 2.º Lucir (luzc-o), asir (asg-o), caer (caig-o), y lo mismo sus compuestos, como deslucir, desasir, recaer.

512. Yacer se conjuga hoy yazc-o o yazg-o, y por consiguiente yazc-a, as, etc., o yazg-a, as, etc.


Segunda clase de verbos irregulares

513 (251). A esta clase pertenecen los que solamente lo son en el segundo grupo de formas afines. Su irregularidad consiste en alterar la vocal acentuada de la raíz, convirtiendo la vocal e, y alguna vez la vocal i, en el diptongo ié; la vocal o, y alguna vez la vocal u, en el diptongo ué. De acertar, por ejemplo, debiera salir yo acert-o, de adquirir, yo adquir-o, de volar, yo vol-o, de jugar, yo jug-o; y salen yo acierto, yo adquiero, yo vuelo, yo juego.

Hay pues en estos verbos, además de las dos raíces regulares, una anómala, en que la vocal acentuada de la raíz se convierte en diptongo.

(252). Son irregulares de esta clase:

514. 1.º Los que mudan la e radical acentuada en ié.

Ejemplo, acertar

Indicativo, presente, Aciert-o, as, a, an.
Subjuntivo, presente, Aciert-e, es, e, en.
Imperativo, Aciert-a.

Sufren esta irregularidad los de la lista siguiente:

Acertar.
Acrecentar.
Adestrar.
Alentar.
Apacentar.
Apernar.
Apretar.
Arrendar.
Ascender.
Atravesar.
Aventar.
Calentar.
Cegar.
Cerner.
Cerrar.
Cimentar.
Comenzar.
Concertar.
Confesar.
Decentar.
Defender.
Dentar.
Derrengar.
Descender.
Desmembrar.
Despernar.
Despertar o dispertar.
Dezmar.
Emendar o enmendar.
Empedrar.
Empezar.
Encender.
Encomendar.
Encubertar.
Enhestar.
Ensangrentar.
Escarmentar.
Estercar.
Estregar.
Fregar.
Gobernar.
Heder.
Helar.
Herrar.
Incensar.
Infernar.
Invernar.
Manifestar.
Merendar.
Nevar.
Pensar.
Perder.
Quebrar.
Recomendar.
Regar.
Remendar.
Reventar.
Sarmentar.
Segar.
Sembrar.
Serrar.
Temblar.
Trascender.
Tropezar.

515. Aterrar, echar a tierra, y los demás compuestos de tierra, desterrar, enterrar, soterrar, pertenecen a esta primera especie de irregulares de la segunda clase; pero aterrar, causar terror, es enteramente regular.

516. Atestar, hendir, pertenece a la misma especie, pero significando atestiguar, no sufre irregularidad alguna.

517. En los mejores gramáticos falta entre los verbos irregulares discernir, que indudablemente lo es. Su infinitivo era antiguamente discerner; y de aquí proviene que, sin embargo de haber pasado a la tercera conjugación, siguió conjugándose como el simple cerner; y pertenece, como éste, a la segunda clase de irregulares, siendo por tanto el único verbo de la tercera conjugación que se halla en este caso, prescindiendo de concernir, que pertenece a los defectivos.

518. Errar muda la e en ye; yerro, yerras, etc.

519. Hender es irregular como acertar; pero no le imita prehender, forma antigua de prender, que muchos conservan en aprehender, comprehender, reprehender, aunque comúnmente se pronuncian y debieran escribirse sin he, excepto aprehender (coger, asir, y metafóricamente concebir la idea de una cosa), para distinguirlo de aprender (adquirir conocimientos estudiando); de cualquier modo que se pronuncien, son enteramente regulares.

520. Mentar es irregular como acertar; no le imitan sus compuestos comentar, dementar, ni paramentar, derivado de paramento.

521. Negar tiene la misma irregularidad, y le siguen sus compuestos, pero no anegar, que sólo aparentemente lo es.

522. Pensar es irregular de la misma especie; sus compuestos compensar, recompensar, etc., no le imitan.

523. Plegar pertenece a la misma especie de irregulares. Su compuesto desplegar se conjuga yo desplego, o yo despliego, y lo mismo replegarse; pero replegar, volver a plegar, se conjuga como el simple.

524. Sentar y asentarse son irregulares de la misma especie. Presentar no es compuesto de sentar, sino derivado de presente, y su conjugación es enteramente regular, como la de su compuesto representar.

525. Tender es irregular de la misma especie; y le imitan sus compuestos, a excepción de pretender, cuya conjugación es regular.

526. Tentar pertenece también a esta especie de irregulares. Sus compuestos contentar, detentar, intentar, no le siguen; ni tampoco atentar, cuando significa intentar un delito, cometer un atentado; pero en su significado de tentar o ir tentando, imita al simple. Desatentar es irregular.

527. Verter y reverter lo son igualmente; pero no debe confundirse a reverter (volver a verter o rebosar) con revertir (volver un derecho o cosa incorporal a la persona que lo tenía primero).

528. 2.º Los que mudan la o radical aguda en ué.

Ejemplo, volar

Indicativo, presente, Vuel-o, as, a, an.
Subjuntivo, presente, Vuel-e, es, e, en.
Imperativo, Vuel-a.

Sufren esta irregularidad los de la lista siguiente:

Agorar.
Almorzar.
Amolar.
Aporcar.
Avergonzar.
Cocer.
Colgar.
Concordar.
Contar.
Costar.
Degollar.
Denostar.
Descollar.
Descornar.
Desflocar.
Desvergonzante.
Discordar.
Doler.
Emporcar.
Enclocarse o encoclarse.
Encontrar.
Encorar.
Encordar.
Encovar.
Engrosar.
Ensalmorar.
Entortar.
Forzar.
Holgar.
Hollar.
Llover.
Moler.
Morder.
Mostrar.
Mover.
Poblar.
Probar.
Recordar.
Regoldar.
Renovar.
Rescontrar.
Rodar.
Soldar.
Soler.
Soltar.
Solver.
Soñar.
Torcer.
Tostar.
Trascordarse.
Trocar.
Volar.
Volcar.
Volver.

529. Acordar es irregular de esta especie en todos sus significados, menos en el de poner acorde un instrumento.

530. Aforar, en el significado de dar fueros a una población, es irregular; en ningún otro lo es. Desaforar es irregular.

531. Apostar, en el significado de colocar gente o tropa en un sitio o puesto, es regular; en el de hacer apuestas se conjuga como volar.

532. Colar es irregular, y le imitan sus verdaderos compuestos como trascolar, pero no los aparentes, que vienen de cola en sus dos significados: descolar (quitar la cola o rabo), encolar (untar o pegar con cola).

533. Derrocar hace derroco o derrueco.

534. Follar y afollar, en el significado de soplar con fuelle, o dar a alguna cosa la forma de fuelle, son irregulares; follar, formar en hojas, no lo es.

535. Moblar y amoblar se conjugan como volar. Pero hoy se usan en el mismo sentido mueblar y amueblar, que llevan en todas sus formas y derivados el diptongo ué, y son por consiguiente regulares.

536. Oler muda la o en hue.

537. Rogar es irregular, ninguno de sus compuestos le imita.

538. Solar es irregular. Sus compuestos le imitan, incluyéndose en ellos consolar, que sólo aparentemente lo es.

539. Sonar se conjuga como volar, y le siguen sus compuestos; pero los de persona son regulares, como apersonarse. Consonar, según don Vicente Salvá, también lo es. Yo preferiría consueno, como lo hacen generalmente los americanos; y lo mismo digo de asueno. El erudito Francisco Cascales, en el prólogo de sus Cartas filológicas, se expresa así: «Con esto consuena lo que dice San Isidoro». Asuenan ha dicho también don Tomás Antonio Sánchez (Colección de poesías, t. I, páginas 224).

540. Tronar es anómalo. Sus compuestos aparentes entronar, destronar, lo son verdaderamente de trono, y no sufren irregularidad alguna.

541. 3.º Adquirir, inquirir, que mudan la i radical acentuada en ié.

542. 4.º Jugar, que muda la u en ué. No lo siguen sus compuestos aparentes conjugar, enjugar.


Tercera clase de verbos irregulares

543 (253). Los verbos irregulares de la tercera clase lo son solamente en la tercera familia de formas afines. Su anomalía consiste en mudar la e de la última sílaba de la raíz en i o la o en u. Deben pues reconocerse en ellos tres raíces, las dos regulares y la que en la última sílaba de la raíz sustituye a una vocal llena una débil.

Ejemplo, concebir

Indicativo, presente, Concib-o, es, e, en. Pretérito, Concib-o, ieron. Subjuntivo, presente, Concib-a, as, etc. Pretérito, Concib-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Concib-iere, ieres, etc. Imperativo, Concib-e. Gerundio, Concib-iendo.

544. 1.º De estos verbos irregulares los unos mudan en i la e radical de la última sílaba.

Tales son:

Ceñir.
Colegir.
Competir.
Concebir.
Constreñir.
Derretir.
Elegir.
Embestir.
Estreñir.
Gemir.
Henchir.
Heñir.
Medir.
Pedir.
Regir.
Rendir.
Reñir.
Repetir.
Seguir.
Servir.
Teñir.
Vestir.

545. Impedir y expedir, aunque sólo aparentemente compuestos de pedir, le imitan en su anomalía.

546. Reteñir, sea que signifique volver a teñir, o lo mismo que retiñir, se conjuga como teñir, aunque en este segundo significado no sea verdaderamente compuesto de teñir, sino de tañer.

547. Esta familia de formas afines está sujeta a un accidente y es que en los verbos en eír, siempre que a la raíz anómala en i se sigue alguno de los diptongos ió, ié, se pierde la i del diptongo. De reír, verbigracia, debiera salir (imitando a concebir) riió, riiera, o (convirtiendo en y la segunda i) riyó, riyera, como en efecto no ha mucho tiempo se hacía; pero hoy se dice, perdida la segunda i, rió, riera.

Ejemplo, reír

Indicativo, presente, Rí-o, es, e, en. Pretérito, Ri-ó, eron.
Subjuntivo, presente, Rí-a, as, etc. Pretérito, Ri-ese o era, eses o eras, etc. Futuro, Ri-ere, eres, etc.
Imperativo, Rí-e.
Gerundio, Ri-endo.

Los verbos en que tiene cabida este accidente son desleír, engreír, freír, reír, sonreír.

548. 2.º Pertenecen a esta clase de verbos podrir y repodrir, que mudan la o radical en u.

Indicativo, presente, Pudr-o, es, e, en. Pretérito, Pudr-ió, ieron.
Subjuntivo, presente, Pudr-as, as, etc. Pretérito, Pudr-iese o iera, iese o ieras, etc. Futuro, Pudr-iere, ieres, etc.
Imperativo, Pudr-e.
Gerundio, Pudr-iendo.

En la acepción metafórica de consumirse interiormente disimulando un sentimiento, se dice repudrirse, verbo enteramente regular.


Cuarta clase de verbos irregulares

549 (254). La anomalía de esta clase consiste en añadir a la raíz general (que termina en vocal) la consonante y.

A la cuarta clase de verbos irregulares, que comprende los que lo son solamente en la cuarta familia de formas afines, pertenecen todos los que hacen el infinitivo en uír (sonando la u), como argüir, concluir, atribuir.

Ejemplo, argüir

Indicativo, presente, Arguyo, es, e, en.
Subjuntivo, presente, Arguy-a, as, etc.
Imperativo, Arguy-e.

En todos estos verbos hay tres raíces: las dos regulares en u, uír, y la irregular en uy, que los caracteriza.

550 (a). Ya se ha notado que no son formas irregulares aquellas en que el diptongo ió, ié, de la terminación, se vuelve yo, ye, por regla general de convertirse en y la i no acentuada que se halla entre dos vocales, como en arguyó, arguyese, arguyendo.


Quinta clase de verbos irregulares

551 (255). No hay otros verbos pertenecientes a la quinta clase de irregulares, que andar y desandar, los cuales lo son en la quinta familia de formas, que comprende todas las personas de los pretéritos de indicativo y subjuntivo, y del futuro de subjuntivo. Los demás verbos que son irregulares en este grupo de formas afines, pertenecen a otras clases.

Las tres raíces de andar son las regulares and, andar, y la irregular anduv.


Sexta clase de verbos irregulares

Habiendo hablado de los verbos irregulares que lo son en una sola familia de formas, se sigue hablar de aquellos que lo son en varias.

552 (256). A la sexta clase de verbos irregulares pertenecen solamente oír y sus compuestos, que lo son a un tiempo en los órdenes primero y cuarto de formas afines.

Se pueden considerar en oír cuatro raíces: la general o; la especial oír; oig para el primer orden de formas, oy para las del cuarto que no están comprendidas en el primero.

Indicativo, presente, Oig-o, oy-es, oy-e, oy-en.
Subjuntivo, presente, Oig-a, oig-as, etc.
Imperativo, Oy-e.

553 (a). En oyó, oyeron, oyeran, etc., la raíz es o; la i de los diptongos io, ié, que pertenecen a la terminación, se convierte en y por carecer de acento y hallarse entre dos vocales.

554 (b). En tiempos no muy antiguos de la lengua se decía yo oyo, yo oya, tú oyas, etc., de manera que oír era irregular de la cuarta clase, como argüir.


Séptima clase de verbos irregulares

555 (257). La séptima clase de verbos irregulares comprende los que lo son en el primero y quinto orden de formas afines.

A la séptima clase de verbos irregulares pertenecen:

556. 1.º Todos los acabados en ducir, los cuales en la primera familia mudan el duc radical (c suave) en duzc (c fuerte), y en la quinta lo mudan en duj; de manera que podemos concebir en ellos cuatro raíces: la general en duc (c suave), la especial en ducir, la irregular en duzc (c fuerte) para el primer orden de formas afines, y la irregular en duj para el quinto.

Ejemplo, traducir

Indicativo, presente, Traduzc-o. Pretérito, Traduj-e, iste, o, imos, isteis, eron.
Subjuntivo, presente, Traduzc-a, as, etc. Pretérito, Traduj-ese o era, eses o eras, etc. Futuro, Traduj-ere, eres, etc.

557. 2.º Traer y sus compuestos, que en la primera familia mudan la radical tra en traig, y en la quinta la mudan en traj; teniendo por consiguiente cuatro raíces, las dos regulares tra, traer, y las irregulares traig, traj.

Indicativo, presente, Traig-o. Pretérito, Traj-e, iste, o, imos, isteis, eron.
Subjuntivo, presente, Traig-a, as, etc. Pretérito, Traj-ese o era, eses o eras, etc. Futuro, Traj-ere, eres, etc.

558 (a). No hace mucho tiempo que los verbos en ducir se conjugaban en las formas de la primera familia con la raíz duzg (conduzgo, conduzga); como traer y sus compuestos con la raíz tray en las mismas formas (trayo, traya), y además con la raíz truj en las formas de la quinta (truje, trujese, trujera, trujere). La plebe suele todavía conjugar así estos verbos.

559. 3.º El verbo placer, que en la primera familia se conjuga con la raíz irregular plazc (c fuerte) o plazg, en todas las demás inflexiones es regular; pero también hace la tercera persona de singular del presente de subjuntivo, plega o plegue, y las terceras personas de singular de la quinta familia, plugo, plugiese o pluguiera, pluguiere.

560 (a). Plugo se encuentra pocas veces en obras modernas; plega o plegue, plugiere, plugiera, y plugiere, apenas se usan sino como optativas o hipotéticas; plega al cielo, plugiere a Dios, si a Dios plugiere.

561 (b). La conjugación de este verbo ha sufrido vicisitudes notables. En lo antiguo se conjugaba solamente en las terceras personas de singular y pertenecía a la séptima clase de irregulares, con las raíces pleg para la primera familia y plug (más antiguamente plog) para la quinta.

Indicativo, pretérito, Plugo.
Subjuntivo, presente, Plega. Pretérito, Plugu-iese o iera. Futuro, Plugiere.

Posteriormente se ha usado en otras inflexiones que las de tercera persona de singular; pero la Real Academia no ha sancionado esta práctica.

Lo más notable ha sido la conversión de plega en plegue, como si el verbo pasase de la segunda conjugación a la primera, lo que ha dado motivo a que figure en algunos diccionarios el verbo imaginario plegar, que dicen significa placer o agradar, y de cuya existencia no se podría dar otra prueba que este mismo solitario plegue, corrupción de plega, pues el plegaos que se encuentra en el Quijote, y acaso en otros libros, y se ha traído por los cabellos a plegar, acentuándolo sobre la a, no es otra cosa que plégaos (plázcaos, agrádeos), compuesto, como se ve, del genuino subjuntivo plega y el enclítico os.

Que plega es presente de subjuntivo de placer, lo había ya reconocido la Academia en su glosario del Fuero Juzgo, y se ve a las claras en este pasaje de Amadís, libro III, capítulo I: «Como quier que dello les pese o plega, todos ternán por bien lo que el Rey face, é vos, Señora, queréis».

562 (c). Los compuestos aplazco, complazco, desplazco, pertenecen enteramente a la primera clase de irregulares.

563 (d). El verbo yacer se conjugaba como de la séptima clase, con las raíces irregulares yag, para la primera familia, yog para la quinta.

Indicativo, presente, Yago. Pretérito, Yógue o Yógui, Yoguiste, Yógo, Yoguimos, Yoguistes, Yoguieron.
Subjuntivo, presente, Yag-a, as, etc. Pretérito, Yogu-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Yogu-iere, ieres, etc.

Por inadvertencia han atribuido algunos las formas de la quinta familia a un verbo imaginario, yoguer o yoguir, que no ha existido jamás en la lengua, pues en tal caso encontraríamos alguna vez el co-pretérito yoguía, el pos-pretérito yoguería o yoguiría, etc.


Octava clase de verbos irregulares

564 (258). En la octava clase de los verbos irregulares concurre la anomalía de la primera familia de formas afines con la de la sexta. Salir, por ejemplo, además de la raíz general sal, tiene las irregulares salg para la primera familia, y saldr para la sexta.

Indicativo presente, Salg-o. Futuro, Saldr-é, ás, etc. Pos-pretérito, Saldr-ía, ías, etc.
Subjuntivo, Salg-a, as, etc.

Este verbo es además irregular en cuanto carece de terminación en el imperativo singular, sal.

No hay en la octava clase otros verbos simples que valer y salir, que en sus irregularidades son enteramente semejantes, salvo que el imperativo singular del primero es val o vale; pero val es algo anticuado. Imítanlos sus respectivos compuestos, excepto en el imperativo, que comúnmente es regular, sobresale tú, preválete.


Novena clase de verbos irregulares

565 (259). La novena clase de verbos irregulares comprende aquellos que lo son en el segundo y tercer orden de formas afines. El orden segundo comprende todo el singular y la tercera persona del plural de los presentes de indicativo y subjuntivo, y además el singular del imperativo. El tercero comprende todo el singular y la tercera persona de plural del presente de indicativo, las terceras personas del pretérito de indicativo, todo el subjuntivo, el singular del imperativo y el gerundio. Hay pues varias formas que pertenecen a los dos órdenes, y en ellas la anomalía del segundo prevalece sobre la del tercero.

566. Pertenecen a la novena clase: 1.º los irregulares que en la segunda familia de formas mudan la e de la última sílaba radical en ié, y en las formas de la tercera familia que no le son comunes con la segunda, la mudan en i; pudiendo, por tanto, considerarse en ellos cuatro raíces, las dos regulares, la irregular que en su última sílaba lleva el diptongo ié, y la irregular que lleva en dicha sílaba la sola vocal i.

Ejemplo, advertir

Indicativo, presente, Adviert-o, es, e, en. Pretérito, Advirt-ió, ieron.
Subjuntivo, presente, Adviert-a, adviert-as, adviert-a, advirt-amos, advirt-áis, adviert-an. Pretérito, Advirt-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Advirt-iere, ieres, etc.
Imperativo, Adviert-e.
Gerundio, Advirt-iendo.

Tienen estas irregularidades los verbos cuyo infinitivo termina en ferir, gerir o vertir, y además arrepentirse, herir, hervir, mentir, requerir y sentir, con sus respectivos compuestos.

567. Pertenecen a esta novena clase: 2.º los irregulares que en la segunda familia de formas afines mudan la o radical en ué, y en las formas de la tercera familia que no le son comunes con la segunda la mudan en u; pudiendo, por tanto, considerarse en ellos cuatro raíces, las dos regulares, la irregular en ué, y la irregular en u.

Ejemplo, dormir

Indicativo, presente, Duerm-o, es, e, en. Pretérito, Durm-ió, ieron.
Subjuntivo presente, Duerm-a, duerm-as, duerm-a, durm-amos, durm-áis, duerm-an. Pretérito, Durm-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Durm-iere, ieres, etc.
Imperativo, Duerm-e.
Gerundio, Durm-iendo.

Los únicos verbos simples que padecen estas irregularidades, son dormir y morir.


Décima clase de verbos irregulares

568 (260). Componen la décima clase de verbos irregulares los que combinan la anomalía de la primera familia con las de la quinta y sexta.

Tienen por consiguiente cuatro raíces: la irregular para las formas de la primera familia; una irregular para las de la quinta; otra irregular para las de la sexta, y la general para las formas restantes.

Pertenecen a la décima clase, primeramente caber y saber.

Las cuatro raíces de caber son cab, quep, cup y cabr.

Indicativo, presente, Quep-o. Pretérito, Cup-e, iste, o, imos, isteis, ieron. Futuro, Cabr-é, ás, etc. Pos-pretérito, Cabrí-a, ías, etc.
Subjuntivo, Quep-a, as, etc. Pretérito, Cup-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Cup-iere, ieres, etc.

Las cuatro raíces de saber son sab, sep, sup, sabr; pero este verbo tiene una irregularidad peculiar en la primera persona de singular del presente de indicativo, yo sé.

569. 2.º Hacer y sus compuestos, que tienen las cuatro raíces hag (g suave), hac, hic (c suave), har.

Indicativo, presente, Hag-o. Pretérito, Hic-e, hic-iste, hiz-o, hicimos, hic-isteis, hic-ieron. Futuro, Har-é, ás, etc. Pos-pretérito, Har-ía, ías, etc.
Subjuntivo, presente, Hag-a, as, etc. Pretérito, Hic-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Hic-iere, ieres.

El singular del imperativo es haz. Satisfacer imita las irregularidades de hacer; pero en el singular del imperativo se dice satisfaz o satisface, y en el pretérito y futuro de subjuntivo la raíz es satisfac o satisfic (c suave).

570. 3.º Poner y sus compuestos, que tienen las cuatro raíces, pon, pong, pus, pondr.

Indicativo, presente, Pong-o. Pretérito, Pus-e, iste, o, imos, isteis, eron. Futuro, Pondr-é, ás, etc. Pos-pretérito, Pondr-ía, ías, etc.
Subjuntivo, Pong-a, as, etc. Pretérito, Pus-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Pus-iere, ieres, etc.

En el singular del imperativo se dice pon, compón, depón, etc.


Undécima clase de verbos irregulares

571 (261). Los verbos irregulares de la undécima clase combinan las anomalías de la segunda familia de formas con las de la quinta y sexta.

572. 1.º Querer tiene en la segunda familia de formas la raíz quier, en la quinta la raíz quis, en la sexta la raíz querr, y en las restantes la raíz general quer.

Indicativo, presente, Quier-o, es, e, en. Pretérito, Quis-e, iste, o, imos, isteis, ieron. Futuro, Querr-é, ás, etc. Pos-pretérito, Querría, ías, etc.
Subjuntivo, presente, Quier-a, as, a, an. Pretérito, Quis-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Quis-iere, ieres, etc.
Imperativo, Quier-e.

573. 2.º Poder tiene en la segunda familia la raíz pued, en la quinta pud, en la sexta podr, y en las restantes la general pod.

Indicativo, presente, Pued-o, es, e, en. Pretérito, Pud-e, iste, o, imos, isteis, ieron. Futuro, Podr-é, ás, etc. Pos-pretérito, Podr-ía, ías, etc.
Subjuntivo, presente Pued-a, as, a, an. Pretérito, Pud-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Pud-iere, ieras, etc.

Tiene además en el gerundio la irregularidad peculiar pudiendo. Su significado no se presta al imperativo.


Duodécima clase de verbos irregulares

574 (262). La duodécima clase combina las irregularidades de la primera, segunda y quinta y sexta familia de formas afines.

575. Tener, venir, y sus respectivos compuestos tienen cinco raíces, teng y veng, para las formas de la primera familia; tien, vien, para las formas de la segunda que no le son comunes con la primera; tuv, vin, para los pretéritos de indicativo y subjuntivo, y para el futuro de subjuntivo; tendr, vendr, para el futuro y pos-pretérito de indicativo; y para las otras la regular ten, ven.

Ejemplo, tener

Indicativo, presente, Teng-o, tien-es, e, en. Pretérito, Tuv-e, iste, o, imos, isteis, ieron. Futuro; Tendr-é, ás, etc. Pos-pretérito, Tendr-ía, ías, etc.
Subjuntivo, presente, Teng-a, as, etc. Pretérito, Tuv-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Tuv-iere, ieres, etc.

Pero en el singular del imperativo hacen ten, ven, y el gerundio de venir es viniendo.

Son poco usados los imperativos convén, contravén; subvenir en la mayor parte de sus formas es de muy poco uso.


Clase decimatercia de verbos irregulares

576 (263). Finalmente, la clase decimatercia combina las irregularidades de la primera, tercera, quinta y sexta familias.

577. Sólo pertenecen a ella decir y algunos de sus compuestos. En el primero podemos concebir cinco raíces: dig para las formas de la primera familia; dic (c suave) para las de la tercera que no le son comunes con la primera o la quinta; dij para los pretéritos de indicativo y subjuntivo y para el futuro de subjuntivo; dir para el futuro y pos-pretérito de indicativo; y la regular dec (c suave) para las inflexiones restantes.

Indicativo, presente, Dig-o, dic-es, e, en. Pretérito, Dij-e, iste, o, imos, isteis, eron. Futuro, Dir-é, ás, etc. Pos-pretérito, Dir-ía, ías, etc.
Subjuntivo, presente, Dig-a, as, etc. Pretérito, Dij-ese o era, eses o eras, etc. Futuro, Dij-ere, eres, etc.
Gerundio, Dic-iendo.

El imperativo singular es di.

578. Los compuestos contradecir, desdecir y predecir, hacen el imperativo singular contradice, desdice, predice, y en lo demás se conjugan como el simple. Bendecir y maldecir hacen bendice, maldice, en el imperativo singular, y además son regulares en las formas de la sexta familia: bendeciré, as, etc., maldecir-é, as, etc., bendecir-ía, ías, etc.; maldecir-ía, ías, etc.


Verbos irregulares sueltos

Trataremos ahora de algunos verbos que por sus peculiares irregularidades no pueden reducirse a ninguna de las clases precedentes.

579 (264). Dar es monosílabo, y por consiguiente agudo en la primera, segunda, tercera persona de singular y tercera de plural de los presentes de indicativo y subjuntivo y en el número singular del imperativo. Muda además de conjugación en ambos pretéritos y en el futuro de subjuntivo. En el futuro, co-pretérito y pos-pretérito de indicativo, en el plural del imperativo y en el gerundio, es perfectamente regular.

Indicativo, presente, Doy, das, da, damos, dais, dan. Pretérito, D-i, iste, io, etc. Subjuntivo, presente, Dé, des, dé, demos, deis, den. Pretérito, D-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, D-iere, ieres, etc. Imperativo, da, dad.

580 (265). Estar tiene la raíz estuv para las formas de la quinta familia, y es además irregular en los presentes de indicativo y subjuntivo y en el singular del imperativo.

Indicativo, presente, Estoy, estás, está, estamos, estáis, están. Pretérito, Estuv-e, iste, imos, isteis, ieron.
Subjuntivo, presente, Esté, estés, esté, estemos, estéis, estén. Pretérito, Estuv-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Estuv-iere, ieres, etc.
Imperativo, está, estad.

581 (266). Haber es irregular en la quinta y sexta familia de formas afines, teniendo para la primera la raíz hub, y para la segunda la raíz habr. Es además irregular en los presentes y en el singular del imperativo.

Indicativo, presente, He, has, ha, hemos o habemos, habéis, han. Pretérito, Hub-e, iste, o, imos, isteis, ieron. Futuro, Habr-é, ás, etc. Pos-pretérito, Habr-ía, ías, etc.
Subjuntivo, Haya, as, etc. Pretérito, Hub-iese o iera, ieses o ieras, etc. Futuro, Hub-iere, ieres, etc.
Imperativo, Hé, habed.

En lugar de ha se dice hay en ciertos casos que se designarán oportunamente.

(a). El imperativo es poco usado. Hé se emplea con adverbios y complementos de lugar y complementos acusativos: Hé aquí, hé ahí:

«Hélo, hélo por do viene
El infante vengador,
Caballero a la jineta
En caballo corredor».

Nada más común en los romances viejos. Lo más notable es que hé tiene el valor de singular y de plural; sea que se hable a muchas personas o a una, se dice con igual propiedad hé aquí; lo que parece dar a esta forma el carácter de interjección.

582 (267). Ir.

Indicativo, presente, Voy, vas, va, vamos, vais, van. Pretérito (el mismo del verbo ser). Co-pretérito, iba, ibas, etc.
Subjuntivo, presente, Vaya, vayas, vaya, vayamos, vayáis, vayan. Pretérito y futuro (los de ser). Imperativo, Vé, id.
Gerundio. Yendo.

En el presente de subjuntivo tiene bastante uso la síncopa vamos, vais: «Os suplico con todo encarecimiento que os vais y me dejéis» (Cervantes). En el modo optativo no se dice nunca vayamos, sino vamos.

583 (268). Ser.

Indicativo, presente, Soy, eres, es, somos, sois, son. Pretérito, Fui, fuiste, fue, fuimos, fuisteis, fueron. Co-pretérito, Era, eras, etc.
Subjuntivo, presente, Sea, seas, etc. Pretérito, Fuese o fuera, fueses o fueras, etc. Futuro, Fuere, fueres, etc.
Imperativo, Sé, sed.

En todas las demás formas es perfectamente regular.

584 (269). Ver.

Indicativo, presente, Veo, ves, ve, vemos, veis, ven. Co-pretérito, veía, veías, etc.
Subjuntivo, presente, Veo, veas, etc.

585 (a). En el co-pretérito se usaba mucho vía, vías, etc., formas que hoy sólo se permiten a los poetas.

586 (b). Imitan a ver sus compuestos antever, prever, rever. Proveer, que según lo dicho arriba (§ 245) no debe mirarse, en lo que toca a la conjugación, como compuesto de ver, es perfectamente regular en la suya.