Página:Recordacion Florida Tomo I.pdf/44

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido validada
discurso preliminar. XXXIII

inobediencia los soldados, dijeron desvergonzadamente á Sandoval: «que si quería poblar, que se quedara con los que quisiesen, que harto conquistados y perdidos les traía;» jurando que no le habían de aguardar más, sino irse luego á las tierras de Mexico ganadas por sus esfuerzos.

 Comprendiendo el capitán cuan fundadas eran las quejas de su gente, aconsejó que las manifestaran á Cortés con comedimiento. Hiciéronlo así, escribiéndole una muy razonada carta; y siendo la respuesta bastante desabrida, rogóles Sandoval á los más exaltados que se contuviesen en tanto que él iba á Trujillo á convencerle y conseguir lo que calmase los agitados ánimos.

 Mientras allá se encaminaba y cumplía su misión, ocupáronse los soldados en recorrer, á las órdenes de Luis Marín, las tierras de Marayani y de Acalteca, donde aburridos se instalaron para esperar la resolución del caudillo. Demoróse ésta bastante, así porque el general se entretenía en someter los pueblos inmediatos á aquella villa cuando á ella llegó su capitán favorito, como porque éste no pudo al pronto persuadirle, y cuando lo consiguió, fueron cumplidas sus órdenes con sobrada negligencia.

 Cortés, que á juicio de Bernal Díaz estaba á la sazón tan apocado que hasta temía ser preso por los descomedidos oficiales de la hacienda si no entraba en Mexico con medios suficientes para imponerse, holgó sobremanera de ver á su predilecto Sandoval; escuchóle como á un buen amigo, y se dejó convencer al cabo; mas creyendo que antes de acordar su razonable pretensión, convenía dar cuenta de su persona á los pobladores de la Nueva-España, que teniéndole por muerto, autorizaban con implícito consentimiento los desmanes de los usurpadores del gobierno, comisionó á su criado Martín de Orantes para que, disfrazado, fuese á Mexico con cartas para el tesorero Estrada y las personas que habrían de coadyuvar al restablecimiento del orden. Escribió al mismo tiempo á Pedro de Alvarado, que andaba en las entradas de Guatemala, participándole sus proyectos, y al capitán Luis Marín encargándole que con las