A Delia

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
A Delia


 Si vi tus ojos, Delia, y no abrasaron   
 mi corazón en amorosa llama;   
 si en tus labios, que el abril inflama   
 de ardiente rosa, y no me enajenaron;   
 

 si vi el seno gentil, do se anidaron  
 las gracias; do el carmín, que Venus ama,   
 sobre luciente nieve se derrama,   
 e inocentes mis ojos lo miraron;   
 

 no es culpa, no, de tu beldad divina,   
 culpa es del infortunio que ha robado  
 la ilusión deliciosa al pecho mío.   
 

 Mas si en el tuyo la bondad domina,   
 más querrás la amistad que un desgraciado   
 que de un dichoso el tierno desvarío.