A don José Amador de los Ríos

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
A don José Amador de los Ríos
Contestando a una carta suya en tercetos, en que me pedía hora para hablarme
 de Ventura de la Vega



«Si en la frente del hombre se leyeran
escritos los afanes de su pecho,
¡cuántos que envidia dan, lástima dieran!»

Esto en algún momento de despecho
dijo el buen Metastasio en italiano:
ponerlo en español es lo que he hecho.

Y con ese terceto que te hilvano
tus dos primeros contestados dejo;
¿me entiendes, Amador? -Vamos al grano.

No pienses, caro amigo, que me quejo
del importuno enjambre pretendiente
que en pos me sigue, impávido cortejo:

no me quejo de ver que se presente
uno a quien nunca vi, ni me hace falta,
y me diga: «¡Aquí estoy!... Soy tu pariente.»

No me quejo del sandio que me asalta
porque le gusta la casaca roja
y quiere que le dé la Cruz de Malta.

Ni del chinche a quien verme se le antoja
cuando voy a afeitarme o a vestirme,
y si no le recibo se me enoja.

Ni de los que me aguardan a pie firme
en el portal de casa, en la escalera,
sin poder de sus garras desasirme.

Ni de la viuda cócora y parlera
que me repite siempre el estribillo
de que le den seis pagas tan siquiera.

«Vamos, sáqueme usted un socorrillo.
Usted lo puede hacer en un momento;
usted tiene a la Reina en el bolsillo.»

No me quejo, Amador, no me lamento
de esa turba procaz; que al encumbrarme
ya esperaba sufrir este tormento.

De quienes debo con razón quejarme
es de amigos cual tú; sí, de ti sólo
que pides hora y sitio para hablarme.

¡Y vive San Francisco Caracciolo,
que a no venir tu ruego impertinente
en el idioma del celeste Apolo,

circunstancia que ha sido suficiente
a desarmar mi enojo, la respuesta
fuera una interjección poco decente!

Mas no quiero reñir: pase por esta.
Sabes mi casa: a ver si yo consigo,
entre tanta visita y tan molesta,
recibir una vez a un tierno amigo.


Junio de 1847