A la fortuna

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda



Oda traducida del portugués por Marcelino Menéndez y Pelayo

 Frenética ambición devora a César,   
 Un amor venicial al grande Antonio,   
 Importuna codicia a un Alejandro:   
         He aquí tus favoritos.   

 Lejos de mí, fortuna, déjame ora   
 Con la indigencia mísera luchando,   
 Esas tus vanaglorias no las quiero,   
         No quiero tus favores.   

 Conquista adoradores, yo no vendo   
 A númenes extraños culto impuro,   
 Doblo mi frente a Providencia sacra   
         Con humilde respeto.   

 Si ella pobre me quiere, me conformo   
 Con el santo querer que así lo manda,   
 De la amable paciencia revestido   
         Recibiré sus golpes.   

 Por esto no trocara palmas, lauros,   
 Que ostentan los campeones triunfadores;   
 Yo triunfo de mí mismo; esta victoria   
         Debe cantar la fama.   

 Si pobreza importuna me persigue   
 Desde la cuna hasta el sepulcro triste   
 Si horrible enfermedad tiende sus alas   
         Y en mí su golpe asesta,   

 Y si la negra muerte me arrebata   
 Mi dulce protección, mi único asilo,   
 O me arranca los padres tan amados,   
         Espejo de virtudes,   

 La muerte, la orfandad, los males todos   
 Cual celestiales dones considero,   
 Beso la sacra mano que me hiere,   
         Sus decretos acato.   

 No tengo imprecación, no tengo queja,   
 Contra quien como padre que castiga   
 Deja luego entrever tierna, bondades   
         Que el llanto nos enjugan. 


Santander, 7 de junio de 1875.