A los ojos de un ciego

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


Á los ojos de un ciego.


Ojos que al despertar de noche oscura
Á recibir la luz del claro día
Halláis sombra otra vez, la sombra fría
Que de un oscuro ayer fué sepultura;

Ojos que solo véis la desventura,
Que crece segun crece vuestra vía,
Para encontrar al fin, en la agonía,
Cuando más luz pidáis, sombra segura;

Ojos que habéis vivido sin objetos,
Y, en cambio, objetos de piedad vivisteis,
Ya que habéis de cerraros sin abriros,

Mostrad, mostrad del ciego los secretos,
Que sepan los que ven que también visteis,
Y que veréis por dentro, al despediros.