A una dama llamada Ana

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

A una dama llamada Ana de Cristóbal de Castillejo
Nota: En esta transcripción se ha respetado la ortografía original.


 
A NAdie mirais, Señora,
Que, si no le falta el seso,
No quede luego á la hora
De vuestros amores preso;
Que os hizo Dios soberano
Tan hermosa y escogida,
Que es partido muy mas sano
La muerte de vuestra mano
Que de otra mano la vida.

Y con tal conocimiento,
Despues que yo triste os ví,
Sin placer vivo contento,
Pues que por vos lo perdí;
Y tengo por buena andanza
El dolor que se me ordena;
Que aunque me falte esperanza,
Harto es bienaventuranza
Ser vos causa de mi pena.