A una dama que tiró un güevo de azahar

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
​A una dama que tiró un güevo de azahar​ de Juan de Moncayo
En prisión breve azahares deposita
tu mano bella, siempre rigurosa,
pues con el agua quiere, cautelosa,
el fuego disfrazar, que precipita.

En el tirar de amor el golpe incita,
fiando al aire acciones de briosa;
nunca la vio la selva más hermosa,
cuando de Venus la deidad imita.

Rendido el corazón a su luz pura
y abrasando en las perlas que derrama,
a mi cuidado acrecentó desvelos.

Divina suspensión de la hermosura,
¿cómo en agua reduces tanta llama?,
¿cómo desatas tanto ardor en hielos?