Acta del Cabildo de Guayaquil (12 de Agosto de 1636)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

SE CONSIDERA LA EXTREMA NECESIDAD DEL VECINDARIO POR FALTA DE ABASTO DE CARNE - LA ESCUELA - SE ORDENA QUE LAS CASAS SE CUBRAN DE TEJAS - CUENTAS DE LOS PROPIOS.

Cabildo de 12 de Agosto de 1636.- En la Muy Leal y Noble Ciudad de Santiago de Guayaquil, en doce días del mes de Agosto de mil y seiscientos y treinta y seis años, se juntaron a Cabildo, como lo han de costumbre, los Señores Justicia y Regimiento que abajo firman sus nombres; y estando juntos y congregados en su Ayuntamiento, se trató lo siguiente:

Abasto de Carne.- El Procurador General propuso que esta Ciudad está muy falta de abasto de carne y los vecinos perecen y pasan extrema necesidad y que así se busque persona que dé abasto necesario y que para ello tiene persona. Y, visto por los dichos señores, dijeron que pese la persona que señalaren el General Joseffe de Castro, Alcalde Ordinario y el Procurador General, y sobre todo vean y remedian la falta que hay y den el peso de la dicha carne a la persona que pudiere dar mejor abasto, en el inter que el obligado trae ganado bueno y gordo, y donde no, continúen en el remedio de esto.

Escuela de Niños.- Y, luego, se propuso que Francisco Martin solía tener escuela de niños y que por esto se le había dado una de las pulperías de la Ciudad y que hoy no las tiene, y que así convendría se hiciese esta merced a persona que tenga la dicha escuela. Y visto, dijeron ser muy justo y que así se haga, y se comete el que hagan la dicha merced en nombre de este Cabildo a persona conveniente al General Joseffe de Castro, Alcalde Ordinario y al Capitán Sebastián Rodríguez, Procurador General.

Sea obedecida la orden poner tejas en las Casas de algunos Vecinos y los Conventos de la Ciudad como lo estipulan las Ordenanzas.- Y, luego, propuso el Procurador General que este Cabildo es patrón del Hospital de esta Ciudad, que hoy se está fabricando con costa de más de diez mil pesos, y que por estar la Ciudad llena de paja y bijao con que será mas fácil se queme todo y se pierda y, especialmente, las casas de Ana de Vera, Blas de Vera, Joan Suarez de Solís y el Tesorero Gabriel de Linares, y que esto se dé en remediar. Y, habiéndolo entendido este Cabildo, dijeron que se notifique a los dichos Tesorero Gabriel de Linares, Blas de Vera, Ana de Vera y Juan Suarez de Solís, cobijen sus casas de teja dentro de dos meses de la notificación, con apercibimiento que se les descobijaran a su costa y no se dejaran cubrirlas de paja ni bijao, so pena de cincuenta pesos para la dicha fabrica, en que, desde luego, les condena este Cabildo, no cobijando de teja. Y a los conventos de esta Ciudad que vayan los Señores Alcaldes de parte de este Cabildo a pedirles hagan lo mismo, con asistencia de Procurador General por ser Ordenanza de esta Ciudad y por el notable riesgo.

Con lo cual presente Bartolomé Rodríguez, barbero, una petición, a que se decreto lo que por ella parece.

Petición.- Y en este Cabildo propuesto el Procurador General que se le cometió el tomar cuentas al Procurador General y que por no estar Diego de Mestanza, ausente, y el susodicho no haberlas tomado a su antecesor, no ha podido hallar claridad para hacer lo que se le mandó, y que así Su Señoría haga lo que convenga, asegurando los dichos Propios. Y visto, dijo el dicho Corregidor que su merced está tratando de tomar la residencia de todo y que así comete a ella el tomar las dichas cuentas; y así se conformaron, y se acabo el dicho Cabildo; y todos lo firmaron.

Baltazar Malo de Molina. Joseph de Castro. Fermín de Asiayn. Don Diego de Castro. Joan Pérez de Vargas. Don Antonio de Castro y Guzmán. Francisco Díaz Bravo. Sebastián Rodríguez.

Ante mí, Lorenzo Bances Leon, Escribano de Cabildo.

Bibliografía[editar]

  • Freile Granizo, Juan. Actas del Cabildo Colonial de Guayaquil Tomo I: 1634 a 1639 De la Primera Época. Versión de Juan Freile Granizo, basada en la transcripción original de José Gabriel Pino Roca, revisada por Rafael Euclides Silva. Publicación del Archivo Histórico del Guayas bajo patrocinio de la Junta Cívica de Guayaquil (Santiago de Guayaquil, 31 de agosto de 1972). Páginas 199 y 200.