Acta del Cabildo de Guayaquil (25 de Febrero de 1650)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

LA AUDIENCIA DE QUITO CONFIRMA LA ELECCION DE DON ANTONIO CALDERÓN COMO ALCALDE ORDINARIO – SOBRE NO PERMITIR LA CONSTRUCCION DE BALCONES VOLADOS EN LA CIUDAD.

En la Ciudad de Guayaquil, en veinte y cinco días del mes de Febrero mil y seiscientos y cincuenta años, se juntaron a Cabildo, como lo han de uso y costumbre, los Señores Justicia y Regimiento de la Ciudad, es a saber: El General Don Francisco Vásquez de Silva, Teniente de Capitán General y Corregidor de ella; y el Capitán y Sargento Mayor Lorenzo de Bances León, Vecino y Feudatario; y el Capitán Don Antonio de Castro, Provincial de la Santa Hermandad; Francisco de Castañeda, Fiel Ejecutor; y el Alférez Antonio Sánchez, Regidor; y el Contador Joan de Ayala, Procurador General.

Y estando en este estado entró Don Antonio Calderón, Alcalde Ordinario electo con una Real Provisión de la Real Audiencia de Quito, la cual habiéndose leído, por donde consta que la dicha Real Audiencia de Quito confirma la elección hecha de Alcalde Ordinario en Don Antonio Calderón, y declara no ser necesarios los veinte y seis años de edad para dicho oficio; cuya Provisión se obedeció con todo respeto por el dicho Cabildo y Señor Corregidor, y mandaron se ponga en este dicho Libro la dicha Real Provisión con testimonio de haberse obedecido, y se le entregue la vara al dicho Don Antonio Calderón, para que administre justicia, haciendo el juramento debido; el cual recibió el presente Escribano en toda forma de derecho, y le hizo bien y cumplidamente, y el dicho Señor Corregidor le entregó la vara.

Y, luego, incontinente se trató en este cabildo que los Vecinos de la Ciudad, sin pedir licencia, echaban balcones voladizos, se mandó se le notifique a Blas de Vera que un balcón que ha arrojado en la calle principal, que cae a la Plazuela de Santo Domingo, no pase adelante con él, por ser contra Leyes Reales de Su Majestad, o presente privilegio que tenga para poderlo hacer, y de no hacerlo así dentro de(l) (día) tercero, se le derribará por este Cabildo, y se le comete la ejecución de ello a Don Antonio Calderón, Alcalde Ordinario para que lo ejecute. En la Ciudad de Guayaquil, en veinte y cinco de Febrero de mil y seiscientos y cincuenta años, Yo el Escribano Público notifiqué a Blas de Vera lo mandado por el Cabildo, siendo testigos el capitán Isidro Ramírez y otras personas.

Con lo cual se acabó este Cabildo, y lo firmaron.

Francisco Vázquez de Silva. Lorenzo de Bances León. Don Antonio de Castro. Francisco de Castañeda. Antonio Sánchez de Zea. Don Antonio Calderón. Joan de Ayala.

Ante mí, Lorenzo de Castro Navarrete. Escribano Público.

Bibliografía[editar]

  • Freile Granizo, Juan. Actas del Cabildo Colonial de Guayaquil Tomo III: 1650 a 1657 De la Primera Época. Versión de Juan Freile Granizo, basada en la transcripción original de José Gabriel Pino Roca, revisada por Rafael Euclides Silva. Publicación del Archivo Histórico del Guayas bajo patrocinio de la Junta Cívica de Guayaquil y con auspicio del Banco de Guayaquil y el Banco del Pichincha (Santiago de Guayaquil, 10 de julio de 1973). Página(s): 16 y 17.