Acta del Cabildo de Santiago (12 de abril de 1813)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Sesión de 12 de abril de 1813

Representación de don Miguel Terán para que se le rebajase la cuota del empréstito que se le había asignado.- Que se reciban de sus puestos los inspectores de policía.- petición de don Roque Huicí para el regreso de sus hijos.- Recomendación de dicha petición.- Inspectores de policía.

Convocado el Ilustre Cabildo y Tribunales en la sala capitular, como lo están diariamente acostumbrando, se dio principio la sesión haciendo leer una representación de don Miguel Terán, en que solicitaba se le hiciese rebaja de la cantidad del empréstito en que se le había rateado y que para ello intercediese el Ayuntamiento con la Excelentísima Junta para que tuviese efecto su solicitud. El Cabildo, hecho cargo de los fundamentos que exponía, y reputándose sin autoridad para alterar la comisión que ya tenía concluida y dado cuenta al Excelentísimo Gobierno, de que dimanaron providencias ejecutivas en este negocio, y con meditación de otras consideraciones que al mismo tiempo tuvo presente, proveyó lo siguiente: “Pase esta representación a la Excelentísima Junta con el correspondiente oficio”.

Continuando la sesión, acordó que, siendo tan importante que a la mayor brevedad se recibiesen de sus empleos los inspectores de policía nombrados y confirmados para que funcionasen sus deberes en el orden y tranquilidad pública, se les citase para que se recibiesen de dichos empleos y prestasen el juramento de fidelidad, para comunicarles las instrucciones que al Ilustre Cabildo había dado la Excelentísima Junta: lo que así se hizo por un oficio circular.

En seguida se leyó una representación del ciudadano don Roque Huicí en que pedía al Ilustre Cabildo interpusiese su dignación con la Excelentísima Junta para que, atendiendo a los conflictos en que se veía la patria, alcanzase se diese por terminada la emigración y destino de sus dos errantes hijos, para que, como patriotas decididos, viniesen a defender el suelo de su nacimiento y dar inequivocables pruebas con su auxilio de la adhesión a nuestra junta causa; y el Ayuntamiento, considerando justa su solicitud, acordó se elevase a la Excelentísima Junta con el correspondiente oficio, y así se verificó.

Continuándose la sesión sobre este mismo asunto, meditaron los señores que para que fuesen asequibles los ruegos que interponía un ciudadano tan benemérito como don Roque Huicí, por los repetidos servicios que tenía hechos a la patria y los que en el día hacía a favor de su defensa y seguridad, sería muy del caso hacer la misma interposición con el señor Brigadier y comandante General de armas don Juan José Carrera. Y hecho cargo el Cabildo del medio oportuno que se tomaba para esta consecución, acordó que al mismo tiempo se le dirigiese un oficio de igual súplica, y así se verificó.

Y, por último, acordaron que por el impedimento de los inspectores de policía nombrados, que lo eran don Juan de Dios Vial del Río, don Juan Francisco León de la Barra, don Antonio Hermida, don Ramón Valero y don Tadeo Riquelme, lo fuesen, en lugar del primero, don Rafael Díaz de Alderete; por el segundo, don Manuel Rengifo; por el tercero, don Juan Laviña; por el cuarto, don José Jiménez de Guzmán, y por el quinto, don José Antonio cañas, poniéndolo en consideración de la Excelentísima Junta para su aprobación. Con lo que se cerró el acuerdo, firmándolo los señores que asistieron, en su sala capitular, a 13 de abril de 1813. Joaquín de Trucíos.- Ignacio Valdés.- José María de Rozas.- Isidoro de Errázuriz.- Miguel de Ovalle.- Anselmo de la Cruz.- Timoteo de Bustamante, Secretario.