Acta del Cabildo de Santiago (1 de febrero de 1813)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Sesión de 1 de febrero de 1813

Nombramiento de Juez de Aguas.- Arriendo del edificio del basural.- Arancel del pan.- Sobre arancel para Cauquenes y otras termas.

Leído el acuerdo anterior y firmado por los señores que a él asistieron, se trató de nombrar Juez de Aguas, por haber expirado esta comisión en el regidor don José Manuel Astorga, y se acordó lo fuese don Antonio Hermida, aceptando este señor el cargo en el mismo momento, por hallarse presente a su nombramiento.

Se vio después el decreto de la Excelentísima Junta de 25 del próximo pasado mes, en que concede a don José Joaquín de Alderete el arrendamiento del edificio de ladrillo del basural, que también han solicitado don Vicente Urbistondo y don José María de los Álamos, cuyo negocio no se ha determinado hasta ahora por el Cabildo, a causa del inconveniente que presenta la circunstancia de hallarse destinado este edificio para guardar los utensilios del presidio, y guarecer del sol a los presidiarios a la hora de hora de la comida; y como se hallase instruido el Excelentísimo Gobierno de estos inconvenientes por varios oficios de este Cuerpo, se creyó que al dictar el supradicho decreto no se tuvo presente lo ocurrido con Álamos y Urbistondo; por lo cual se acordó reunir en un cuerpo las dos solicitudes hasta su resolución, contestando a S. E. lo acordado.

Se vio después una representación del Procurador General en que pedía al Cabildo se aumentase el peso del pan, en atención a la baja de las harinas, que se hallaban en el día a doce reales; y hallándose presente a este acuerdo el Juez de Abastos, hizo presente que estaba tratando de poner remedio en este particular; por lo cual se acordó lo siguiente: “Habiendo el Juez de Abastos informado que tenía tomadas sus providencias para ocurrir al remedio de los males que hace presente el Procurador General, se acordó esperar a mediados del presente mes para tomar otra providencia”.

Últimamente, se vio el informe del Procurador General en el expediente promovido por este Cabildo sobre arreglar un arancel que proporcione con comodidad los víveres y habitaciones en los baños de Cauquenes, para que la gente pobre, que es la que más necesita de su auxilio, no se vea por necesidad obligada a carecer de ellos. Después de leído el referido informe, hizo presente al Cabildo el Regidor don Nicolás Matorras que en la hacienda del Principal se encuentran cinco clases de aguas excelentes para baños, que saliendo de otros tantos manantiales diferentes, proporcionan todos los grados de temperatura desde muy frío hasta muy caliente; que convendría se examinasen estos baños por los facultativos, por si por fortuna se encontrasen mejores que los de Cauquenes, se habría proporcionado a este pueblo en hallazgo interesantísimo, que mejorando las comodidades que presentan los antiguos, produciría los mejores resultados a la salud de millares de infelices, que perecen diariamente por la imposibilidad en que se hallan de emprender un viaje largo y penoso. Con este motivo se acordó oficiar a la Excelentísima Junta para que se sirva comisionar a los facultativos en medicina los doctores Carvallo y Sancho con el químico don Francisco Brochero para que en compañía del Regidor don Nicolás Matorras se proceda al examen analítico de los mencionados baños, en que seguramente se hace el servicio más grande al pueblo de Chile. Con lo cual se disolvió el acuerdo, firmándolo los señores del margen, en la sala capitular de Santiago de Chile, a 1º de febrero de 1813. Joaquín de Trucíos.- José Antonio Valdés.- Antonio de Hermida.- Isidoro de Errázuriz.- Nicolás Matorras.- Anselmo de la Cruz.- Antonio José de Irisarri, Regidor secretario.