Acta del Cabildo de Santiago (3 de julio de 1813)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Esta página forma parte de los Documentos históricos contenidos en Wikisource.


Sesión de 3 de julio de 1813

Acuerdo recaído en la representación del Cura de San Lázaro.- Acéptase una cuenta de don José Tocornal.- Que se pidan a la Junta los expedientes de ciudadanía para comprobar los informes dados por el Procurador General.

En la ciudad de Santiago de Chile, a tres de julio de mil ochocientos trece, estando en su sala capitular de acuerdos el Muy Ilustre Ayuntamiento, como diariamente lo está acostumbrando para el despacho de los muchos asuntos que ocurren y deliberar sobre las importantes comisiones que la Excelentísima Junta le ha dado por los acontecimientos de la actual guerra con Lima, mandó se abriese un pliego del Excelentísimo Gobierno; y habiéndose visto el decreto que expidió en una representación de don Pedro José Ayestas, cura de San Lázaro, pretendiendo el visto bueno para el pago de su asignación, en que ordena que no teniendo el Ayuntamiento informes contrarios a su solicitud, se le diese, y notando el Cuerpo no estar revestida del preciso e indispensable requisito del certificado del juez territorial e informe del Procurador General; acordó el Cuerpo se le representase y consultase si para éste u otros casos de igual providencia podría el Ayuntamiento dar el visto bueno sin este trámite y con inobservancia del artículo 6° del Reglamento de esta materia; y se verificó por oficio de esta fecha.

Después se leyó un oficio de don José Tocornal, Diputado del Tribunal de Minería, excusándose de la comisión que el Ayuntamiento y corporaciones le confirieron para acompañar a los demás nombrados como miembros de estos cuerpos, que lo son, don Agustín Gana, por lo respectivo al Tribunal del Consulado, y don Miguel Ovalle al Cabildo, para evacuar a la mayor brevedad el grave e importante asunto de los empréstitos. Y el Ayuntamiento, hecho cargo de las razones de su excusa, dispuso nombrar a don Feliciano Letelier como individuo de aquel Cuerpo, y que se le pasase por Secretaría el correspondiente oficio.

Y, últimamente, habiendo tratado sobre la delicadeza y circunspección que debía tenerse en los informes que se diesen a los pretendientes de cartas de ciudadanía, para producirlos según su mérito y dignidad, representó el Procurador General sería lo más conveniente que por el Ayuntamiento se pidiese[n] al Excelentísimo Gobierno todos los expedientes que sobre este particular se han promovido, para transcribir los informes en los libros del Cabildo, que ha prestado el señor Procurador General, para tenerlos a la vista y proceder en lo sucesivo con la consecuencia que se merece asunto de tanta consideración; y los señores, después de haber reflexionado y meditado sobre esta importancia, resolvió [resolvieron] así se ejecutase, elevando a la Excelentísima Junta el oficio correspondiente; con lo que concluyeron su acuerdo, firmándolo los señores en su sala capitular, a 3 de julio de 1813. Joaquín de Trucíos.- Jorge Godoy.- José Antonio Valdés.- Antonio José de Irisarri.- Isidoro de Errázuriz.- José María de Rozas.- Miguel de Ovalle.- Doctor Timoteo de Bustamante, Regidor secretario.