Ad beatissimi apostolorum

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ad beatissimi apostolorum (1920) de Benedicto XV
Traducción de Wikisource de la versión oficial latina
publicada en Acta Apostolicae Sedis vol. VI, pp. 565-581.


ENCÍCLICA
A LOS VENERABLES HERMANOS PATRIARCAS, PRIMADOS, ARZOBISPOS, OBISPOS, Y OTROS ORDINARIOS EN PAZ Y COMUNIÓN CON LA SEDE APOSTÓLICA


BENEDICTO XV
VENERABLES HERMANOS SALUD Y BENDICIÓN APOSTÓLICA

En cuanto a los diseños inescrutables de la Divina Providencia, fuimos llamados, sin ningún mérito de nuestra parte, a ayudarnos en la silla del más bendecido Príncipe de los Apóstoles. Nosotros, escuchando según lo indicado a Nuestra persona, esa misma voz que Cristo Señor dirigió a Pedro, alimenta a mi corderos, alimenten a mis ovejas[1], de inmediato dirigimos una mirada de afecto inexpresable al rebaño que se encomendó a nuestro cuidado: un rebaño realmente inmenso, porque abarca, como en un aspecto, como en otro, a todos los hombres. De hecho, todos ellos, tal como son, fueron liberados de la esclavitud del pecado por Jesucristo, quien les ofreció el precio de su sangre; ni nadie queda excluido de las ventajas de esta redención. De donde el divino Pastor bien puede decir que, mientras una parte de la humanidad ya es bienvenida aventureramente en el redil de la Iglesia, la otra Él lo empujará gentilmente hacia ella: Tengo otras ovejas que no son de este redil; Necesito guiarlos y escucharán mi voz[2] — Lo confesamos, Venerables Hermanos: el primer sentimiento que sentimos en el alma, y que ciertamente fue encendido por la bondad divina, fue un latido increíble de afecto y deseo por la salvación de todos los hombres; y al asumir el pontificado concebimos el mismo voto que Jesucristo ya expresó al morir en la cruz: Santo Padre, guarda en tu nombre a los que me has dado[3].

Por lo tanto, cuando desde esta altura de la dignidad apostólica pudimos contemplar el curso de los acontecimientos humanos con una sola mirada, y vimos ante nosotros la condición miserable de la sociedad civil, realmente sentimos un dolor agudo. ¿Y cómo pudo haber sucedido que, al convertirnos en el Padre de todos los hombres, no sentimos nuestros corazones desgarrados ante el espectáculo que presenta Europa, y con él el mundo entero, el espectáculo más oscuro y quizás el más triste de la historia de los tiempos? Esos días, de los cuales Jesucristo predijo, realmente parecen haber llegado: Oirán de guerras y rumores de guerras ... De hecho, las personas se levantarán contra las personas, y el reino contra el reino[4]. El terrible fantasma de la guerra domina en todas partes, y casi no hay otro pensamiento que ocupe ahora las mentes. Grandes y prósperas naciones están allí en el campo de batalla. ¿Qué maravilla, por lo tanto, si están bien equipados, como están, con esos horribles medios que el progreso del arte militar ha inventado, luchan en una gigantesca carnicería? No hay límite para las ruinas, nadie para las masacres: todos los días la tierra vuelve a ser sangre y se cubre de muertos y heridos. ¿Y quién diría que estas personas, una contra la otra, descienden del mismo antepasado, que son todos de la misma naturaleza y todas las partes de la misma sociedad humana? ¿Quién los reconocería como hermanos, hijos de un solo Padre que está en el Cielo? Mientras tanto, mientras que en ambos lados luchamos con ejércitos interminables, naciones, familias, individuos que gimen de dolor y miseria, compañeros fatales de la guerra; las filas de viudas y huérfanos se multiplican día a día; languidecen, por las comunicaciones interrumpidas, el comercio, los campos abandonados, las artes suspendidas, los ricos en apuros, los pobres en la miseria, todos en duelo.

Movidos por tales males graves Nosotros, desde el umbral del Pontificado Supremo, sentimos nuestro deber de recoger las últimas palabras que salían del labio de nuestro predecesor, pontífice de ilustre y tan santa memoria, y comenzar nuestro ministerio apostólico volviendo a pronunciarlas: y entonces le suplicamos calurosamente a los príncipes y gobernantes para que, considerando cuántas lágrimas y cuánta sangre había sido derramada, se apresuraran a devolver a sus pueblos los beneficios vitales de la paz. Que el Dios misericordioso nos conceda que, como la aparición del Redentor divino en la tierra, así en la iniciación de Nuestro oficio como su Vicario, resuene la voz angelical que anuncia: Paz en la tierra para los hombres de buena voluntad[5]. Y escúchenlos, recemos, que esta voz escuche a aquellos que tienen el destino de los pueblos en sus manos. Ciertamente hay otras formas, hay otras formas, para que los derechos perjudicados puedan ser correctos: estos, mientras entregan sus armas, recurren, sinceramente animados por la conciencia correcta y los espíritus dispuestos. Es la caridad hacia ellos y hacia todas las naciones lo que nos hace hablar de esta manera, no ya nuestro interés. Por lo tanto, no permita que nuestra voz como padre y amigo caiga en oídos sordos.

Pero no es solo la actual guerra sangrienta la que devastó a las naciones y amarga y atormenta el espíritu por nosotros. Hay otra guerra furiosa, que roe las entrañas de la sociedad actual: una guerra que asusta a todas las personas con sentido común, porque aunque esta ha acumulado y acumulará para el futuro demasiadas ruinas en las naciones, también debe considerarse el verdadero origen de esta lucha más penosa. De hecho, desde que las reglas y prácticas de la sabiduría cristiana, que garantizaban solo la estabilidad y la tranquilidad de las instituciones, se han observado en el sistema estatal, los Estados necesariamente han comenzado a flaquear en sus bases, y ha seguido En ideas y costumbres este cambio que, si Dios no proporciona pronto, el colapso del consorcio humano parece inminente. Los trastornos que vemos son estos: la falta de amor mutuo entre los hombres, el desprecio por la autoridad, la injusticia de las relaciones entre las diversas clases sociales, el bien material hecho el único objetivo de la actividad del hombre, como si Eran otros, y mucho mejores, bienes para lograr. En nuestra opinión, estos son los cuatro factores de la lucha, que tan seriamente da vuelta el mundo. Por lo tanto, debemos trabajar diligentemente para eliminar estos trastornos, recordando los principios del cristianismo vigentes, si realmente pretendemos calmar cualquier conflicto y poner la sociedad en orden.

Jesucristo descendió del cielo precisamente con el propósito de restaurar entre los hombres el reino de la paz, derrocado por el odio de Satanás, no quería otro fundamento que el del amor fraternal. Entonces esas palabras se repiten tan a menudo: Te doy un nuevo mandamiento: que se amen[6]; Este es mi mandamiento: amarse unos a otros[7]; Esto os mando: amaos unos a otros[8]; como si toda su misión y tarea se limitaran a hacer que los hombres se amaran mutuamente. ¿Y qué fuerza de argumentos no usó para llevarnos a este amor? Mirad hacia arriba, nos dijo: De hecho, solo uno es su Padre que está en el cielo[9]. Para todos, sin contar para él la diversidad de naciones, la diferencia de idiomas, la oposición de intereses, puso la misma oración en sus labios: Padre nuestro, que estás en los cielos[10]; De hecho, nos asegura que este Padre celestial, al derramar sus beneficios, no distingue ni siquiera los méritos: Hace salir el sol sobre lo bueno y lo malo, y hace llover sobre lo justo y lo injusto[11]. Además declara que todos somos hermanos: Todos son hermanos entonces[12]; y hermanos para sí mismo: Para que entre los muchos hermanos, él sea el primogénito[13]. Lo que, verdaderamente, vale mucho para estimular el amor fraterno incluso hacia aquellos a quienes nuestro orgullo nativo desprecia, incluso llega a identificarse con los hombres más malos, en quienes quiere ver la dignidad de su propia persona: ¿Cuánto has hecho para uno de estos hermanos menores, me lo hiciste a mí[14]. Cuanto más cuando, a punto de abandonar su vida, para que todos los que creían en él fuesen por el vínculo de la caridad una cosa entre ellos, rezó intensamente al Padre: "Así como tú, Padre, estás en mí, yo estoy en ellos[15]. Finalmente, calavdo en la Cruz, toda su sangre derramó sobre nosotros para que, casi moldeados y formados en un solo cuerpo, nos amasemos recíprocamente con la fuerza del mismo amor que un miembro tiene para otro del mismo cuerpo.—— Pero desafortunadamente, los hombres se comportan de manera diferente hoy. Nunca más que hoy se habló de la hermandad humana: por el contrario, se afirma, olvidando las palabras del Evangelio y la obra de Cristo y su Iglesia, que este celo por la fraternidad es una de las partes más preciosas de la civilización moderna. La verdad, sin embargo, es que la hermandad humana nunca fue tan ampliamente divulgada como en los días pasados. Los odios raciales son conducidos al paroxismo; en lugar de por fronteras, los pueblos están divididos por rencores; dentro de la misma nación y dentro de los muros de una misma ciudad, las clases de ciudadanos arden con lustre mutuo, y entre los individuos, todo se rige por el egoísmo, hecho ley suprema.

Mirad, Venerables Hermanos, cuán necesario es hacer todo lo posible para que la caridad de Cristo vuelva a dominar entre los hombres. Este siempre será nuestro objetivo, y esta es la tarea especial de nuestro pontificado. Sin embargo, esto lo instamos a que estudie. No nos cansamos de inculcar en nuestros corazones y de implementar el dicho del apóstol San Juan: Porque nos amamos los unos a los otros[16]. Las instituciones piadosas de las cuales abundan nuestros tiempos son ciertamente hermosas; pero solo producirán una ventaja real cuando contribuyan de alguna manera a desarrollar el amor de Dios y al prójimo en los corazones; de lo contrario, no tienen valor, porque el que no ama permanece en la muerte[17]. Hemos dicho que otra causa de agitación social reside en de que, generalmente, la autoridad de los responsables ya no se respeta. De hecho, desde el día en que cada poder humano ha querido emanciparse de Dios, creador y maestro del universo, y fundirse en el libre albedrío de los hombres, los lazos que vinculan entre si a los superiores y los súbditos se han debilitanto tanto que ahora casi parece que están desaparecido. Un espíritu desenfrenado de independencia, combinado con orgullo, se ha infiltrado gradualmente en todas partes, sin siquiera salvar a la familia, donde el poder germina claramente de la naturaleza; de hecho, lo que es más lamentable no siempre se ha detenido en el umbral del santuario. De ahí el desprecio por las leyes; de ahí la insubordinación de las masas; de ahí la crítica petulante de lo que tiene la autoridad; de ahí las mil maneras concebidas para que el poder del poder sea ineficaz; de ahí los terribles crímenes de aquellos que, al hacer una profesión de anarquía, no dudan en atacar tanto los bienes como la vida de los demás.

Ante esta monstruosidad de pensar y actuar, perjudicial para toda la existencia social, constituidos por Dios guardianes de la verdad, no podemos dejar de alzar nuestras voces; y recordamos a la gente que la doctrina de que ningún humano apacible puede cambiar: No hay autoridad excepto de Dios; y los que existen son establecidos por Dios[18]. Por lo tanto, cada poder que se ejerce en la tierra, ya sea autoridad soberana o subordinada, tiene a Dios por origen. De lo cual San Pablo deduce el deber de cumplir, no de ninguna manera, sino por conciencia, con los mandamientos de quienes están investidos de poder, excepto en los casos en que se oponen a las leyes divinas: Por lo tanto, es necesario ser sumiso, no solo para miedo al castigo, pero también por razones de conciencia[19]. De acuerdo con estos preceptos de San Pablo, el propio Príncipe de los Apóstoles enseña: Estar sujeto a toda institución humana por el amor de Dios; tanto al rey como soberano, como a los gobernadores como a sus enviados[20]. A partir de esta premisa, el mismo Apóstol de los gentiles deduce que los que se rebelan contra las autoridades humanas legítimas se rebelan contra Dios e incurren en la condenación eterna: Por lo tanto, los que se oponen a la autoridad se oponen al orden establecido por Dios. Y los que se oponen, atraerán la condena[21].

Que los príncipes y gobernantes de los pueblos recuerden esto, y vean si es una decisión sabia y saludable, para las autoridades públicas y para los Estados, divorciarse de la santa Religión de Cristo, que es un apoyo tan poderoso para la autoridad. Reflejan bien si la voluntad prohibida de la enseñanza pública de la doctrina del Evangelio y de la Iglesia es una medida de política sabia. Una experiencia fatal muestra que la autoridad humana es despreciada donde la religión está afuera. De hecho, le sucede a las empresas, lo mismo que le sucedió a nuestro primer padre, después de fallar. Al igual que en él, tan pronto como la voluntad se rebeló contra Dios, las pasiones eran desenfrenadas e ignoraron el imperio de la voluntad, de modo que cuando los que detentaban a los pueblos despreciaban la autoridad divina, los pueblos a su vez se burlaban de la autoridad humana. El recurso habitual de recurrir a la violencia para reprimir las rebeliones sigue siendo cierto: ¿pero de qué sirve? La violencia reprime los cuerpos, no triunfa sobre la voluntad.

Así, el doble elemento de cohesión de cada cuerpo social se ha eliminado o debilitado, es decir, la unión de los miembros entre sí para la caridad mutua y la unión de los miembros mismos con sus cabezas para someterse a la autoridad, así, Venerable Hermanos, ¿puede extrañar que la sociedad actual se presente dividida en dos grandes ejércitos que luchan ferozmente y sin descanso entre ellos? Frente a aquellos a quienes ya sea que les dio fortuna o que su propia actividad les trajo abundancia de bienes, están los proletarios y los trabajadores, enardecidos por el odio y la envidia, porque, mientras participan en los mismos componentes esenciales, aunque no estén en el mismo condición de esos. Por supuesto, enamorados como están de los engaños de los alborotadores, a cuyos indicios parecen ser extremadamente dóciles, aquellos que podrían persuadirlos de ser hombres iguales por naturaleza, no entienden que todos deben ocupar el mismo rango en el consorcio social, pero ¿Esa posición que con sus cualidades, no opuestas por las circunstancias, ha adquirido? Por esta razón, cuando los pobres luchan con los ricos, como si hubieran tomado posesión de una parte de los bienes de otros, no solo ofenden la justicia y la caridad, sino que también razonan, especialmente porque ellos también, si quisieran, podrían esfuerzo de trabajo honorable para mejorar la condición de uno. A qué consecuencias, no menos desastrosas para los individuos que para la sociedad, lleva el odio de clase, no hace falta decirlo. Todos vemos y nos quejamos de la frecuencia de las huelgas, por las cuales ocurre repentinamente el arresto de la ciudad y la vida nacional en las operaciones más necesarias; Del mismo modo, los disturbios y disturbios amenazadores, en los que a menudo sucede que damos armas y corremos sangre.

No queremos repetir aquí las razones que prueban lo absurdo del socialismo y otros errores similares. León XIII, nuestro predecesor, lo trató con gran habilidad en encíclicas memorables; y ustedes, Venerables Hermanos, buscan, con su interés habitual, que esas enseñanzas autorizadas nunca caigan en el olvido, y que de hecho en las asociaciones católicas, en las conferencias, en los discursos sagrados, en la prensa católica siempre hay una insistencia en ilustrarlas sabiamente y 'inculcarlos según sea necesario. Pero en particular, no dudamos en repetirlo, con todos los argumentos, que el Evangelio nos da y que nos dan la misma naturaleza humana e intereses públicos y privados, intentemos exhortar a todos los hombres a amarse mutuamente en virtud de cada uno. del precepto divino sobre la caridad. El amor fraternal ciertamente no valdrá la pena eliminar la diversidad de condiciones y, por lo tanto, de clases. Esto no es posible, ya que no es posible que en un cuerpo orgánico todos los miembros tengan la misma función y dignidad. Sin embargo, se asegurará de que los más altos se inclinen ante los más humildes y los trate no solo de acuerdo con la justicia, según sea necesario, sino con benevolencia, con afabilidad, con tolerancia: los más humildes consideran a los más humildes con satisfacción de su bien y con confianza en su apoyo: de la misma manera que los hermanos menores de la misma familia confían en la ayuda y defensa de los mayores.

Sin embargo, Venerables Hermanos, esos males de los que nos hemos quejado hasta ahora tienen una raíz más profunda, para erradicar que, si los esfuerzos de todas las personas honestas no contribuyen, es en vano esperar lograr el objetivo de nuestros votos, es decir, una tranquilidad estable y duradera en las relaciones humanas. El apóstol enseña esta raíz: La avaricia es la raíz de todos los males[22]. Y de hecho, si lo consideramos cuidadosamente, de esta raíz se originan todos los males de los que la sociedad está enferma. Cuando, de hecho, con las escuelas perversas, donde el corazón de la tierna edad maleable se moldea como cera, con la mala prensa, que informa a las mentes de las masas inexpertas, y con los otros medios por los cuales se dirige la opinión pública, cuando, digamos, el error inicial que el hombre no debe esperar en un estado de felicidad eterna ha sido penetrado en las mentes; que aquí abajo, aquí abajo puede ser feliz con el disfrute de las riquezas, los honores, los placeres de esta vida, no es de extrañar que estos seres humanos, naturalmente hechos para la felicidad, con la misma violencia de la que son arrastrados a la compra de dichos bienes, rechazan por sí mismos cualquier obstáculo que los retenga o los impida. Desde entonces, estos bienes no se dividen en partes iguales entre todos, y es el deber de la autoridad social evitar que la libertad individual transmita y tome posesión de otros, por lo tanto, odio contra las autoridades públicas, por lo tanto, envidia de los desheredados por la suerte contra aquellos que son favorecidos por él, de ahí la lucha entre las diversas clases de ciudadanos, uno para lograr a cualquier costo y arrebatar el bien que les falta, el otro para preservar y aumentar lo que poseen.

En previsión de este estado de cosas, Jesucristo, nuestro Señor, con el sublime sermón en la montaña, explicó cuáles eran las verdaderas bienaventuranzas del hombre en la tierra y sentó, por así decirlo, los fundamentos de la filosofía cristiana. Esas máximas, incluso para los adversarios de la fe, aparecieron como un tesoro incomparable de sabiduría y como la teoría más perfecta de la moral religiosa: y ciertamente todos están de acuerdo en reconocer que ante Cristo, la verdad absoluta, nada de esto en un asunto así y nada de igual gravedad y autoridad y de tan alto sentimiento nunca fue inculcado por nadie. Ahora, todo el secreto de esta filosofía radica en lo que los llamados bienes de la vida mortal son meras similitudes del bien, y por lo tanto no es con su disfrute que se puede formar la felicidad humana. En la fe de la autoridad divina, es tan lejos que las riquezas, la gloria y el placer nos traen felicidad, de hecho, si realmente queremos ser felices, debemos, por el amor de Dios, renunciar a ti: Bienaventurados los pobres ... Bienaventurados los que lloráis ... Bienaventurados cuando los hombres os odien, cuando os expulsen y os injurien, y proscriban vuestro nombre como maldito[23]. Es decir, a través de los dolores, las desgracias, las miserias de esta vida, si, como es nuestro deber, las soportamos con paciencia, nos abrimos a nosotros mismos la oportunidad de poseer esos bienes verdaderos e imperecederos, que Dios tiene preparado para los que lo aman[24]. Pero una enseñanza tan importante de la fe desafortunadamente es descuidada por muchos, y por muchos es completamente olvidada. Depende de ustedes, Venerables Hermanos, revivirlo en los hombres: sin este hombre y la sociedad humana nunca tendremos paz. Entonces, digamos a los afligidos o desafortunados, que no detengan la vista en la tierra, que es un lugar de exilio, sino que la eleven al cielo, a la cual somos dirigidos; porque no tenemos una ciudad estable aquí abajo, pero estamos buscando la futura[25]. Y en medio de las adversidades, con las cuales Dios prueba su perseverancia al servirle, a menudo reflejan qué premio les está reservado, si salen victoriosos de esta prueba: De hecho, el peso momentáneo y ligero de nuestra tribulación nos da una gran cantidad eterno de gloria'[26]. Por último, esforzarse con cada poder y cada actividad para hacer que la fe en las verdades sobrenaturales florezca entre los hombres, y al mismo tiempo la estima, el deseo, la esperanza de los bienes eternos, sean la primera de sus misiones, Venerables Hermanos, y El objetivo principal del Clero y también de todos nuestros niños que, unidos en varias asociaciones, trabajan celosamente por la gloria de Dios y el verdadero bien de la sociedad. De hecho, en la medida en que el sentimiento de esta fe crezca en los hombres, disminuirá es febril deseo de buscar los vanos bienes de la tierra, y gradualmente los movimientos sociales y las disputas se acallarán.

Dejando ahora de lado a la sociedad civil, volvemos nuestros pensamientos a la consideración de lo que es propio de la Iglesia, hay, sin lugar a dudas, una razón por la cual nuestra alma, atravesada por tanta calamidad de los tiempos, al menos en parte se regocija. De hecho, además de los argumentos, que se ofrecen muy luminosos, de esa virtud divina e indefectibilidad que disfruta la Iglesia, nos brindan un poco de consuelo por esos frutos precarios que nuestro predecesor Pío X nos dejó con su laborioso pontificado, después de haber ilustrado el Sede apostólica con ejemplos de una vida completamente santa. Vemos, de hecho, por su trabajo, el espíritu religioso encendido universalmente en los eclesiásticos; revivir la piedad del pueblo cristiano; promovió la acción y la disciplina en las sociedades católicas; donde se estableció la jerarquía sagrada, donde se amplió; proporcionó la educación del joven clero, de acuerdo con la severidad de los cánones y, en la medida necesaria, de acuerdo con la naturaleza de los tiempos; eliminado de la enseñanza de las ciencias sagradas cualquier peligro de innovaciones imprudentes; el arte musical traído de vuelta para servir dignamente a la majestad de las funciones sagradas, y aumentó el decoro de la adoración; El cristianismo se propagó ampliamente con nuevas misiones de subastadores del Evangelio.

Estos son, en verdad, grandes méritos de Nuestro Antecesor hacia la Iglesia, méritos de los cuales la posteridad mantendrá agradecidos recuerdos. Sin embargo, dado que el campo del padre de la familia siempre está expuesto, permitiéndolo así Dios, a las artes malignas del enemigo, nunca sucederá que no se deba trabajar en él para que el florecimiento de la cizaña no dañe la buena cosecha. Por lo tanto, considerando lo que también nos dijo lo que Dios le dijo al profeta: He aquí, hoy te constituyo sobre los pueblos y sobre los reinos, para desarraigar y demoler, ... para construir y plantar[27], por mucho tiempo que sea, siempre tendremos el mayor cuidado para eliminar cualquier maldad y promover el bien, siempre que no sea agradable para el Pastor de los pastores pedirle que ejerza nuestro mandato. Ahora, Venerables Hermanos, mientras les dirigimos esta primera carta encíclica, consideramos apropiado mencionar algunos de los puntos principales a los que pretendemos dedicar nuestro cuidado especial; por lo tanto, estudiándose para apoyar nuestro trabajo con su celo, los frutos deseados se obtendrán aún más rápidamente.

Y antes que nada, dado que en cada sociedad humana, cualquiera que sea la causa de su formación, el primer ingrediente de toda la labor colectiva es la unión y armonía de las mentes, Nosotros tendremos que prestar una muy especial atención para calmar las disensiones y discordias entre católicos, sean las que sean, y para evitar que otros surjan en el futuro, de modo que al contrario sea una misma cosa lo que piensan y lo que hacen. — Entienden bien a los enemigos de Dios y de la Iglesia que cualquier disensión de los nuestros en su defensa marca una victoria para ellos; por lo tanto, usan con frecuencia este sistema que, cuando más católicos ven compactos, justo entonces, sembrando astutamente las semillas de la discordia entre ellos, la mayoría intenta romper su compacidad. ¡El cielo se alegró de que este sistema no hubiera tenido tan a menudo el resultado deseado, con un daño tan grave a la religión! Entonces, si la autoridad legítima emite algún orden, a nadie se le permite transgredirlo, porque no les gusta; pero cada uno presenta su opinión a la autoridad de aquel a quien está sujeto, y lo obedece por una deuda concienzuda. Del mismo modo, ningún individuo privado, o al publicar libros o periódicos, o al dar discursos públicos, se comporta en la Iglesia como maestro. Todos saben a quién le ha confiado Dios el magisterio de la Iglesia; deje que, por lo tanto, deje el campo libre, para que pueda hablar cuando y como le parezca. Es deber de los demás prestarle cuando habla, respeto devoto y obedecer su palabra. Con respecto a aquellas cosas sobre las cuales, dado que la Sede Apostólica no ha pronunciado su juicio, es posible, sin perjuicio de la fe y la disciplina, argumentar a favor y en contra, sin duda está permitido que todos digan su opinión y la apoyen. Pero en tales discusiones evitó cualquier exceso de palabras, ya que podrían resultar serias ofensas a la caridad; cada uno defiende libremente su opinión, pero lo hace cortésmente; ni cree que pueda acusar a otros de sospecha de fe o falta de disciplina por la simple razón de que piensa de manera diferente a él. También queremos que nuestros padres tengan cuidado con esas denominaciones, que recientemente se han utilizado para distinguir a los católicos de los católicos; e intente evitarlos no solo como profanas palabras de novedad, que no corresponden ni a la verdad ni a la justicia, sino también porque surgen serias agitaciones y una gran confusión entre los católicos. El catolicismo, en lo que es esencial para él, no puede admitir lo más mínimo; o se profesa entero, o no se profesa en absoluto. Esta es la fe católica; quien no cree fiel y firmemente no puede salvarse[28] \ Por lo tanto, no es necesario agregar epítetos a la profesión del catolicismo; basta con decirles a cada uno: «cristiano es mi nombre y católico mi apellido»; solo, estudie para ser realmente tal, como se le llama.

Además, de nuestra gente que se ha dedicado a la ventaja común de la causa católica, hoy en día se requiere mucho más de la Iglesia que persistir demasiado en asuntos de los que no se saca provecho; por otro lado, les exige que hagan todo lo posible para mantener la Fe intacta y sin daños de cualquier aliento de error, especialmente siguiendo los pasos de aquel a quien Cristo constituyó el guardián e intérprete de la verdad. También hay hoy, y no son escasos, aquellos que, como dice el Apóstol: ya no aguantan la sana doctrina, sino que se reodearán de maestros a la medida de sus pasiones para halagarse el oido. Cerraran sus oidos a la verdad y se volverán a los mitos[29]. De hecho, triunfantes y envalentonados por el gran concepto que tienen del pensamiento humano que, en verdad, gracias a Dios ha logrado un progreso increíble en el estudio de la naturaleza, algunos, confiando en su propio juicio en desprecio de la autoridad de la Iglesia, llegaron a este un punto de imprudencia que no dudó en querer medir con su inteligencia incluso las profundidades de los misterios divinos y todas las verdades reveladas, y querer adaptarlas al gusto de nuestros tiempos. En consecuencia, surgieron los monstruosos errores del Modernismo, que Nuestro Predecesor declaró correctamente «síntesis de todas las herejías» condenándolo solemnemente. Esta condena, Venerables Hermanos, renovamos aquí en toda su extensión; y dado que un contagio tan pestífero aún no se ha erradicado por completo, pero, aunque latente, todavía se enrolla aquí y allá, instamos a todos a tener cuidado con todos los cuidados del peligro de contraerlo; por lo que se podría decir de Job que lo que Job dijo de otra cosa: Es un fuego que devora la destrucción y consume toda la cosecha[30]. Tampoco queremos que los católicos huyan de los errores de los modernistas, sino también de sus tendencias y del llamado espíritu modernista; de quien se infecta inmediatamente rechaza con náuseas todo lo que sabe de la antigüedad, y se convierte en un ávido buscador de novedades en cada cosa, en la forma de hablar de las cosas divinas, en la celebración del culto sagrado, en las instituciones católicas e incluso en el ejercicio privado de piedad. Por lo tanto, queremos que la conocida ley antigua permanezca intacta: "Nada se renueva, excepto lo que se ha transmitido"; qué ley, si bien, por un lado, debe observarse inviolablemente en las cosas de la fe, por otro lado, normalmente también debe servir en todo lo que está sujeto a cambios, aunque también en esto la regla generalmente se aplica: No cosas nuevas, pero de alguna manera de nuevo.

Pero dado que Venerables Hermanos, hombres y mujeres son estimulados, más que cualquier otra cosa, por exhortaciones fraternas y por un buen ejemplo mutuo, a una profesión abierta de fe católica y a una vida de naturaleza temporal, por lo tanto, estamos encantados de que surjan continuamente Nuevas asociaciones católicas. Y no solo queremos que prosperen, sino que queremos que su aumento se beneficie de nuestra protección y nuestro favor; y este aumento no fallará siempre que obedezcan constante y fielmente las prescripciones que fueron o serán dadas por la Sede Apostólica. Todos aquellos que, por lo tanto, que son miembros de estas asociaciones gastan su fuerza para Dios y para la Iglesia, nunca olviden el dicho de la Sabiduría divina: El hombre obediente cantará la victoria[31]; porque si no obedecen a Dios con respeto a la Cabeza de la Iglesia, en vano esperarán la ayuda del Cielo y en vano también trabajarán. Pero para que todas estas cosas se pongan en práctica con ese resultado que nos prometemos, ustedes saben, Venerables Hermanos, es necesario el trabajo prudente y asiduo de aquellos a quienes Cristo el Señor envió como "obreros en su cosecha", es decir, del Clero. . Por lo tanto, comprenda que su cuidado principal debe ser aplicarse para santificarse cada vez más, como lo exige el estado sagrado, el Clero que ya tiene, y formar dignamente para un oficio tan venerable, con la educación más disciplinada, los alumnos del santuario. Y aunque su diligencia no necesita estimulación, también le exhortamos y le instamos a cumplir con su deber con la mayor diligencia. Es una cuestión de suma importancia para el bien de la Iglesia; pero, teniendo Nuestros predecesores del s. m. León XIII y Pío X tratados a este respecto, no hay necesidad de agregar otros consejos. Solo anhelamos esos documentos de tan sabios pontífices, y más especialmente la Exhortación al clero[32] de memoria sagrada de Pío X, por su insistente preocupación, nunca cae en el olvido, sino que siempre se observa escrupulosamente.

Sin embargo, no queremos guardar silencio sobre una cosa, y es recordar a los sacerdotes del mundo, nuestros amados hijos, la necesidad absoluta, tanto para su ventaja personal como para la efectividad de su ministerio, estar estrechamente unidos y plenamente a sus obispos. Desafortunadamente, por el espíritu de insubordinación e independencia que ahora reina en el mundo, tal como dolorosamente mencianamo antes, no todos los ministros del santuario son libres: y los pastores sagrados encuentran angustia y contradicciones allí mismo, en donde deberían esperar consuelo y ayuda. Ahora, si alguien falla tan miserablemente en su deber, reflexione y medite bien que la autoridad de los Obispos es divina, que el Espíritu Santo ha destinado a gobernar la Iglesia de Dios[33]. También debería reflejar que si, como hemos visto, quien se resiste a cualquier poder legítimo se resiste a Dios, la conducta de quienes se niegan a obedecer a los obispos, a quienes Dios ha consagrado con un carácter especial para ejercer su poder divino, es mucho más irreverente. El santo mártir Ignacio escribió así: "Dado que la caridad no me deja en silencio contigo, quiero exhortarte a comunicarte en armonía con la mente de Dios. De hecho, Jesucristo, nuestra vida inseparable, es el pensamiento del Padre, así como los Obispos, colocados en todas las regiones de la tierra, son el pensamiento del Padre. Por lo tanto, es conveniente proceder de acuerdo con la mente del Obispo[34]. Y la palabra de ese distinguido mártir fue, a través de todas las edades, la palabra de todos los Padres y Doctores de la Iglesia Cabe agregar que ya demasiado grave, incluso para las dificultades de la época, es el peso que llevan los obispos, y que la ansiedad en la que viven por la responsabilidad de proteger el rebaño que se les confía es aún más grave: «De hecho, vigilan usted, como los que tienen que dar cuenta de ello[35]. ¿No debería uno llamar cruel a aquellos que, con su propia insubordinación, aumentan su carga y amargura? Porque esto no sería beneficioso para ustedes[36], el Apóstol les diría, y esto porque la Iglesia es la gente reunida alrededor del sacerdote y el rebaño reunido alrededor del pastor[37]; se deduce que no es con la Iglesia quien no está con el Obispo.

Y ahora, Venerables Hermanos, al final de esta carta, Nuestro corazón regresa espontáneamente allí, de donde queríamos movernos. Es la palabra de paz que vuelve a Nuestros labios; Por esta razón, con votos fervientes e insistentes, llamamos nuevamente, por el bien de la sociedad y de la Iglesia, a poner fin a la actual guerra desastrosa. Por el bien de la sociedad, para que, una vez que se logre la paz, realmente progrese en cada rama del progreso; por el bien de la Iglesia de Jesucristo, de modo que, sin impedimentos adicionales, continúe brindando consuelo y salud a los hombres en las áreas más remotas de la tierra. Desafortunadamente, durante mucho tiempo la Iglesia no ha tenido la libertad que necesitaría; es decir, desde que su cabeza, el Sumo Pontífice, comenzó a carecer de esa guarnición que, por disposición de la divina Providencia, había obtenido durante siglos para proteger su libertad. La falta de esta guarnición ha provocado, lo que es inevitable, sin embargo, una leve perturbación en medio de los católicos: los que profesan ser hijos del Romano Pontífice, todos, vecinos y lejanos, tienen derecho a estar seguros de que su Padre común, en el ejercicio del ministerio apostólico, esté verdaderamente libre de todo poder humano, y así plenamente se manifieste Al voto, por lo tanto, de una pronta paz entre las Naciones, también nos sumamos al deseo de cesar el estado anormal en el que se encuentra el Jefe de la Iglesia, y que daña, en muchos aspectos, la tranquilidad de los pueblos. Contra tal estado Renovamos las protestas que Nuestros predecesores, inducidos no por intereses humanos, sino por la santidad del deber, levantaron más de una vez; y los renovamos por los mismos motivos, es decir, para proteger los derechos y la dignidad de la Sede Apostólica.

Queda, Venerables Hermanos, ya que está en manos de Dios la voluntad de los príncipes y de todos los que pueden poner fin a las atrocidades y los daños que hemos recordado, que elevemos a Dios nuestras súplicas y, en nombre de toda la humanidad, clamemos: Danos paz, Señor, en nuestros días". Y quien dijo de sí mismo: Yo, el Señor ... hago las paces[38], Él, apaciguado por nuestras oraciones, callará lo antes posible las olas tormentosas de las que se agitan la sociedad civil y la sociedad religiosa. Que la Santísima Virgen, que engendró al Príncipe de la Paz, nos ayude propiciamente; y humilde Nuestra persona, Nuestro ministerio pontificio, la Iglesia, y con ella las almas de todos los hombres, redimidos por la Divina Sangre de su Hijo, bienvenidos bajo su protección materna.

Con la esperanza de los dones celestiales y la promesa de Nuestra benevolencia, les transmitimos cordialmente la Bendición Apostólica a ustedes, a su clero y a su pueblo, Venerables Hermanos.

Dado en Roma, en San Pedro, el 1 de noviembre de 1914, fiesta de Todos los Santos, primer año de nuestro pontificado.

BENEDICTO XV


Referencias[editar]

  1. Jn 21, 15-17.
  2. Jn 10,16.
  3. Jn 17, 11.
  4. Mt 24, 6-7.
  5. Lc 2,14.
  6. Jn 13, 34.
  7. Jn 15, 12.
  8. Jn 15, 17.
  9. Mt XXIII, 9.
  10. Mt 6, 9.
  11. Mt 5, 45.
  12. Mt 23, 8.
  13. Rom 8,29.
  14. Mt 25, 40.
  15. Jn 17, 21.
  16. 1 Jn 3 23.
  17. Ibid. 14.
  18. Rom 13,1.
  19. Ibid. 5.
  20. 1 P 2, 13-14.
  21. Rm 13, 2
  22. 1 Tm 6, 10.
  23. Lc 6, 20-22.
  24. 1 Co 2, 9.
  25. Hb 13, 13.
  26. 2 Co 4, 17.
  27. Jr 1, 10.
  28. Símbolo Atanasiano.
  29. 2 Tm 4, 3 y 4.
  30. Job 21,12
  31. Pr 21, 28.
  32. Exhortación Haerent animo de Pío X, del 4 de agosto de 1908
  33. Hch 20, 28.
  34. San Ignacio de Antioquía, Epist. ad Ephes., III.
  35. Hb. 16, 17.
  36. Ibid. 17.
  37. San Cipriano, «Florentio cui et Puppiano ep. 66 (al. 69)»
  38. Is 45, 6-7.