Al Llobregat

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Al Llobregat (catalán) Al Llobregat
Lo gayter del Llobregat, 1888
Barcelona (catalán)


AL LLOBREGAT


-------------


TRADUCCIÓN DE D. FEDERICO BARÁIBAR


-------------



  Cristalino, alegre río,
Cinta de agua plateada
Que engalanas
  Campos que dora el estío,
Y tantas nobles ciudades
Catalanas;

  Que besas las santas peñas,
Do baña sus pies de roca
Monserrat,
  Y corriendo entre las breñas,
Riegas mi pobre cabaña,
Llobregat.

  Si huyes gimiendo á buscar
En los mares un consuelo
A tus memorias,
  Bien haces; que no has de hallar
Quien allí el recuerdo insulte
De tus glorias.

  Tus glorias, sueños hermosos,
Visiones encantadoras
Que pasaron;
  Alcázares vaporosos
Que al morir la luz del día
Se borraron.

  ¿Qué fué de aquel tiempo, oh río,
En que de los Berengueres
Las banderas
  Ondeaban con noble brío
Del Monserrat en las cimas
Altaneras?

  ¿Qué fué aquel tiempo de gloria
En que al mundo daba leyes
Aragón,
  Y el viento de la victoria
Siempre tremolar hacia
Su pendón?

  ¿Dónde están los paladines,
Los trovadores, las justas
Y las damas
  Que en palacios y festines
Abrasaban corazones
En sus llamas?

  Barcelona, Barcelona,
Reina viuda que has perdido
Tu belleza,
  ¿Quién te robó tu corona?
¿Quién rompió tu aureo escudo
De nobleza?

  Esos castillos feudales
Que en las nubes se perdían
Orgullosos,
  Y en los picos eternales
A gigantes semejaban
Espantosos.

  De las montañas nevadas
El tiempo logró borrarles
Con su mano,
  Cual nieblas amontonadas
Que disipa el sol ardiente
Del verano.

  Ni tu espejo, río, empaña,
Ni enrojecen tus cristales
Rumorosos,
  Ya el caballo de campaña,
Ni la sangre de guerreros
Generosos;

  Ni ya turbantes, ni escudos
Arrastran al mar soberbio
Tus corrientes,
  Ni los puñales agudos
De Toledo, y la corazas
Esplendentes.

  Ni interrumpen tu reposo
Las pisadas del rendido
Trovador,
  Que entre tímido y gozoso,
Va á cantarle dulces trobas
A su amor.

  Y con el arpa colgada
De una cinta de oro y seda
Aprisa va,
  Porque le espera su amada
Y el ambiente de tu orilla
Frío está.

  Ni ya, tal vez, besarán
Mañana mis pobres chozas
Enramadas
  Tus ondas, ni turbarán
Tu silencio mis cantares
Y baladas;

  Pues todo á morir camina,
Todo la hoz de los años
Hiende y raja,
  Desde la nudosa encina,
Hasta la más leve arista
De la paja.