Al que desmaya en nuestro sistema

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Al que desmaya en nuestro sistema por los contrastes que ha padecido


I[editar]

 ¿Del gran sistema la contraria suerte   
 tanto te sobrecoge e intimida?   
 ¿Más que la libertad amas la vida?   
 ¿Eliges la cadena, y no la muerte?   
 

 El contraste no aflige al varón fuerte,  
 él a mayor peligro le convida;   
 dijo perezca el cruel y no trepida,   
 y en león libio, en furia se convierte.   
 

 Su sangre a borbotones mancha el suelo;   
 él la mira, y el pecho se le inflama,  
 y allí su atropellar, allí su anhelo.   
 

 Al expirar a sus amigos llama,   
 y despreciando tan funesto duelo,   
 himnos entona que admiró la fama.   


II[editar]

 ¿Tú lleno de pavor pasas el día   
 los males de tu patria contemplando,   
 y huyendo de un amigo al ruego blando   
 buscas ansiosos la melancolía?   
 

 ¿Qué hiciste infeliz hombre tu alegría  
 los grillos al romper? ¿a do temblando   
 llevas la planta con tu sombra hablando?   
 ¡Infeliz para sí de ti confía!   
 

 Húndete miserable, a tus hermanos   
 devuélveles tu mal ceñida espada,  
 no la profanen tan cobardes manos.   
 

 La augusta Libertad con faz airada   
 te apartará de sus Americanos,   
 y en su templo jamás tendrás entrada.