Anticuentos

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Anticuentos en verso
de Antonio Domínguez Hidalgo


Primera Edición 1971

ÍNDICE


PÁGINA
La historia verdadera de los tres Marranos
3
Crónica real de la hipócrita y malévola Cenizosa
11
La insidiosa vida y hechos perversos del espejo mentiroso
21
Caperucita feroz
33
La casita de Chocolatina
47
Ricitos de Afro
61
Tumbo y Bandi, aventureros
75
Chicocho
89
La dormilona bestia del bosque
107
La sirenota
127
Coctelazo de cuentos
143
Epiloguillo
163


LA HISTORIA VERDADERA DE LOS TRES MARRANOS

Hubo una vez tres hermanos
apellidados Marranos
y como no eran muy finos,
les decían siempre cochinos.
Malvados y pendencieros,
fingiendo los mil esmeros
se creían los muy graciosos
cual si fueran buenos mozos
y maltratando a la granja
se adueñaban de la zanja.
Les cobraban por el agua
o por pasar en piragua.
Se sentían dueños de todo;
de paja, madera y lodo.
Toda la animalidad
los detestaba, en verdad.
El más rapaz era un sucio
criticando cruel al rucio
-Qué bien tocas el flautín-
comentaba el muy pillín.
El burro que era muy burro
le creía tan grande churro
y rebuznándole al puerco
se envanecía el muy terco:
-Has dicho una gran verdad
y no es por casualidad.
Poetas y fabulistas
me han tenido entre sus listas
y mi gran música asnal
me sale tan natural.
Al oír tales burradas
soltaban las carcajadas
los hermanitos burlones,
cual gigantescos ratones,
y el rapaz muy satisfecho
sacaba su puerco pecho.
El Marrano medianín
presumía de saltarín
y lanzaba tales saltos
que en realidad no eran altos,
pero si alguien criticaba
la pesadez que saltaba
mordiscos y bofetones
recibían los criticones.
Muy esbelto y espigado
se las daba de delgado
y molestando a la vaca
que venía de Humahuaca
le decía: -Yo soy más culto.
No como tú, puro bulto.
La vaca tan enojada
regresó a su patria amada.
Sus amigos extrañaron
las lecciones que rumiaron
y conformándose tristes
se llenaron con alpistes.
Entre tanto el gran Marrano,
convertido en gran hermano,
a todos les dio un disgusto
entre berridos de susto.
Infame cual ningún chancho
les fue chamuscando el rancho.
Huyeron los guajolotes;
se quemaron los elotes.
Los gallos y las gallinas
cacarearon sus inquinas.
Los borregos siempre a uno
balaron como tribuno.
Relincharon los caballos
y escaparon como rayos.
El perro del hortelano
sólo le ladró al Marrano
y éste con una pistola
con el rabo entre la cola
lo hizo huir entre balazos
mientras reían los puercazos.
Entre que ladras y labras,
sus risas eran macabras.
Si alguno se rebelaba,
de inmediato se empuercaba.
Los colgaban de las patas
o los embutían en latas.
Los convertían en salchichas
o en pedazos de babichas.
Los clonaban en un rato:
conejos cara de pato.
Y en esta gran tiranía
cada quien medio vivía.
¡Ay qué crueles los tiranos
que son como los Marranos!
Sin embargo la tortura,
por fortuna nunca dura.
Un día entre tanto bobo
que llega el gran héroe-lobo
a darles una paliza
que aplaudió la animaliza.
Curiosidad de la vida
que aparece agradecida
de que el malvado lobuno
sea bueno como ninguno
y su fama de feroz
se bendiga como a un dios.
Así que como les cuento
todo lo cesó con viento.
De soplidos en soplidos
acabó con los gruñidos
y los hermanos Marrano
tomaditos de la mano
se volaron a la luna
donde para gran fortuna
en la soledad lunar
nadie había por molestar.
Aburridos los cochinos
se soplaron sus destinos,
mas desde esos universos
tramaron planes perversos:
-Walt Disney, haznos bonitos
e inventa tres cochinitos.
Y en cociéndose ese arroz
malfamó al lobo feroz.
Así, queridos lectores,
cuidado con los rumores
que pasan como verdades
y engañan nuestras edades.
Antes de aceptar algo,
ponle las reatas al galgo.
Y colorín coloreando
vamos ahora terminando.

CRÓNICA REAL DE LA HIPÓCRITA Y MALÉVOLA CENIZOSA

En tiempos que en los tiempos se perdieron
cuando era una vez con su existieron
y príncipes, princesas y castillos
éranse que se eran con mil brillos,
hubo un reino feliz de maravilla
donde un rey era amado por la grilla
pidiendo a sus dos hijos que casaran
con el fin de: las glorias continuaran.
Viviendo todos de los presupuestos
la dicha evitaba días funestos.
Nadie sentía transcurrir las horas
y gozaban la dicha sin demoras.
Los brindis y los bailes sucedían
que a veces en palacio no cabían,
entonces los jardines con sus fuentes
se apretaban invadidos de gentes.
En fin que todo mundo tan contento
olvidaba pensar el fin del cuento.
Mas entre esta multitud populista
había alguien que no entraba en la lista.
Andrajosa, escondida en los rincones,
condenada a estar siempre entre fogones
una pobre madrastra lloriqueaba
la vida de maltrato que le daba
la hija de su esposo que entre fiestas
bailaba muchas danzas deshonestas.
Vestida con gran lujo por las brujas
Cenizosa brindaba entre burbujas;
conquistando burgueses y rancheros;
a todos les sacaba sus dineros.
Poetas a sus pies llenos de mieles
cantaban sus encantos entre pieles.
Gozosa de costumbres tan mundanas
soberbia despreciaba a sus hermanas:
Odiando sus bellezas sin adornos,
la envidia ostentaba sin bochornos.
Flacucha, mas reía entre la corte
a la espera de hallar un buen consorte.
Soñaba con un príncipe admirado
como nunca mujer lo ha especulado
y ansiosa de ser tomada en serio
se hacía la virtuosa del salterio.
Se pasaba tocando bellos valses
y con ellos domaba hasta los alces.
Su bruja madrina le había dicho
nunca dejes caerte de tu nicho;
ataca con dulzura al principado
y verás que lo tienes ya casado.
Mas ni un noble heredero hacía caso
de todo lo tramado para el lazo.
Entonces Cenizosa enfurecía
y era larga la noche con su día
en que urdiendo mentiras y calañas
la maldad enredaba de patrañas.
Arengaba a la esposa de su padre
llamándola asesina de su madre
y culpándola cruel de sus fracasos
la agredía con uñas y manazos.
Sin embargo, la sufriente madrastra
aguantaba desplantes de su hijastra;
la única esperanza que tenía
era ver en sus hijas la alegría
de poder disfrutar tantas veladas
siendo damas gentiles, respetadas,
a pesar de la envidia que la rica
sentía por Lucinda y Bonitica,
sus buenas hermanastras tan gentiles,
no obstante siempre los desprecios viles.
El gran duque, su padre, las quería
a pesar de malobras que la impía
Cenizosa inventaba diariamente;
nunca más se vio en cuentos esta mente
de calumnias repleta y vanidades
según cuenta quien sabe estas verdades.
Pisoteando la ropa Cenizosa
se fingía inocente y muy graciosa:
-Otra vez a enjuagar; están muy sucias.
tallen bien, no se olviden; no sean rucias.
Cansadas de lavar platos y platos
Cenizosa lanzando sus zapatos
con el fin de romperlos sin reparos
y a las pobres cobrárselos muy caros,
tramaba Cenizosa sus venganzas
por ser lindas, simpáticas y mansas.
De celos la maligna sospechaba
que a Lucinda el gran príncipe la amaba
y a la tonta y güereja Bonitica
cortejaba el menor cual dama chica.
Los dos guapos donceles del imperio
no dejaban su amor en el misterio.
Cenizosa rumiaba su coraje
y un cuchillo guardaba en su ropaje.
Así andaba su vida sin más nota
cuando al fin derramó la última gota:
enfermo cayó el duque y moribundo
se alejó de inmediato de este mundo.
Con los ojos en llanto la madrastra
le dijo-¡Nos vamos!-a la hijastra,
y Cenizosa contestó: -No creas...
No será lo que sé que bien deseas.
Los príncipes vendrán en esta tarde
para el duelo que harás con gran alarde.
Ellos quieren casarse con tus hijas
y cual viuda esperan que transijas,
mas con este cuchillo a tus espaldas
les dirás que se alejen de sus faldas
pues tienen compromiso para monjas
y no valen promesas ni lisonjas.
Les dirás amorosa y convencida:
Cenizosa sería la convenida
Es hermosa; de todo liberada;
puede ser de los dos su gran amada;
así nuestra amistad se reconcilia
y queda con ustedes en familia.
Cuando oyeron los príncipes tal ruego
salieron ofendidos y en repliego.
Al bajar con tal prisa la escalera,
uno perdió su bota en la carrera,
ocasión que sedujo a Cenizosa
para optar de quien sería la esposa.
A la corte fue; sencillo el vestido,
sonriendo como quien busca marido
y mostró la gran bota abandonada
al ministro de risa congelada.
El príncipe menor no quiso verla;
el príncipe mayor, menos olerla;
entonces la gran bruja su madrina,
redonda como pálida aspirina,
entró amenazante a la gran sala
vistiendo a Cenizosa de gran gala,
logrando que su imagen seductora
al gran rey hechizara sin demora.
-¡Oh! –dijo el soberano. -¡Maravilla!
De inmediato te vuelvo mi costilla.
Suerte curiosa la de esta malvada:
la bruja resulta que era su hada.
Cenizosa fue reina y cruel madrastra;
fieras leyendas en su capa arrastra:
a los hijos del rey, el calabozo;
Lucinda y Bonitica sin reposo
se vieron en cadena y en cocina.
El reino poco a poco fue a la ruina.
Las fiestas continuaron en palacio
a costa de artesanos sin espacio.
Cuando el señor rey acabó sus días
todo era dominado por harpías.
Con tanta noche ardiente y seductora
se lo echó la crudela en una hora.
Y Ceni gozaba; reina galante;
joyas altivas; atuendo elegante.
Su exceso de ambiciones en política
fue volviendo a su patria, paralítica.
Los grillos de los circos y la feria
huyeron al exilio en la miseria
Tan solo la gran bárbara gozaba
con el príncipe enclenque que quedaba.
No contenta con su triunfo de malosa,
de noche era una negra mariposa
que vampira chupaba al campesino
y dejaba al obrero sin comino.
Arrasaba a los pobres y a los ricos
y a todos los dejaba hechos añicos.
-¡Piedad!- alguien gritaba a la perversa
y ésta untaba con sangre su piel tersa.
Mas un día cansados de maltratos
los súbditos gruñeron siendo gatos
y perros se volvieron tan furiosos
que rompieron el cántaro en los pozos.
Entonces se rajaron las cadenas
y a machetes cayeron las condenas.
Nada pudo controlar la rebeldía
ni ejércitos del mal ni brujería.
La gente vengativa y belicosa
terminó por ahorcar a Cenizosa.
El pueblo cuando está harto de la escoria
arrasa falsedades de la historia.
No perdona ni humano ni divino
y ninguno se escapa a este destino.
Como toda variante de un relato
con frecuencia también se cambia el dato;
le corrijo la plana al señor filme
para ya no dejar que nos esquilme.

LA INSIDIOSA VIDA Y HECHOS PERVERSOS DEL ESPEJO MENTIROSO

Hace tanto tiempo que en verdad
ya ni me acuerdo,
si en aquella edad
sucedió lo que se era
y no recuerdo,
si fue invierno o primavera,
sin embargo haré memoria
y buscando en mis archivos
narraré la historia
como en sus tiempos vivos.
Si caía la nieve blanca...
y todo eran blancas nieves,
de seguro era en invierno
cuando esta historia se arranca,
aunque no sé si era jueves,
o qué día del tiempo eterno.
Lo que sí puedo afirmar
es que fue un bosque de Europa
donde esto pudo pasar
pues lo sabe hasta la sopa.
Tan solo en aquellos lares
suceden estos cantares.
Era un castillo de cuento
como el cuento de una hada
donde vivía muy contento
un rey viudo y su hija amada,
mas sucedió que faltaba
quien ordenara la casa;
y faltando aquí una taza
la vida no se ordenaba.
La niña tierna pedía
una dulce compañía;
una madre que la amara
y de todo la cuidara.
Mas dónde encontrar alguna
que reuniera el requisito:
ser hermosa cual ninguna,
con un mirar exquisito,
tan blanca como la luna
y parecerse a la niña,
princesa que en esta viña
sola crecía sin cuidado
femenino y bien amado.
Fue entonces cuando el rey
mandó dictar esta ley:
-Quien se parezca a mi hija
será la reina que rija
los destinos de mi pueblo.
Su cuarto nupcial amueblo
con muebles tamaño regio,
músicas de todo arpegio
y un vestuario de queen size
y junto al king que habráis
tendráis la felicidad
y grande celebridad.
Llovieron las candidatas
pero el rey sin dar erratas
seleccionó a la doncella
que parecióle su estrella.
Así fue que Nieves Blancas
amamantó a Blanca Nieves;
ternura y amistad francas
movían mismas palancas.
Si en esto no te conmueves,
desmiéntelo si te atreves.
Amor en una madrastra,
sí puede haber por su hijastra.
Mas todo en la vida es leve
y el tiempo corrió tan breve
que apenas era un solsticio
cuando otro daba su inicio.
Así creció Blanca Nieves
tan bella como su madre;
momentos de vida leves
sostenidos por su padre.
Ella nunca había sabido
la verdad de su orfandad;
Nieves Blanca en su bondad
así se había sostenido.
Pero después de quince años
llegó el momento de fiestas
y sonaron las orquestas
como en los tiempos antaños
cuando sin pensar engaños
hubo las bodas honestas.
Ahora todo el castillo
era vestido con brillo.
Llegaron grandes regalos
desde vikingos a galos;
de México, los frijoles
y de la España, los oles.
De la Argentina, los tangos
y de la India, los mangos.
Y del Egipto tan viejo
le dieron un bello espejo.
Se decía que allí hechizado
un cruel mago había quedado.
-No lo aceptes Blanca Nieves;
no lo aceptes Nieves Blancas.
Mirarlo tú no lo debes
pues tu corazón estancas.
Pero las dos se sonrieron
y en encantos no creyeron.
Blanca Nieves, Nieves blancas,
acomodadas en bancas
disfrutaron el festejo
sin pensar en el reflejo
que sonriente las miraba
mientras brutal plan pensaba
para deshacer los lazos
y hacer de amores pedazos.
Cuando acabaron las danzas
comentaban entre chanzas,
hijastra y madrastra juntas
de cariño cejijuntas:
-Vamos a ver nuestro espejo
y ambas con igual gracejo
se miraron sorprendidas:
como dos gotas unidas;
eran iguales de hermosas.
¿Quién distinguiría dos rosas
en un jardín de igualdades
o en rosario de piedades?
Pero el espejo insidioso
mandó un secreto mensaje
a la hija y con coraje,
de pronto ésta se alejó
como si algo descubriera;
algo que nunca supiera
y que de pronto encontró.
Nieves Blancas boquiabierta
por la reacción de Blanquita
de pronto sintió un alerta
que la hizo exclamar: ¡Maldita!
Blanca Nieves en su mente
se confundía con mil voces.
-Haz sido tonta, inocente.
A la Nieves no conoces.
No es tu madre; es tu madrastra
y pronto va a despojarte
del trono que ahora comparte
con tu padre al cual ya castra.
Mejor cuece unas manzanas
y dáselas dos semanas;
al cabo de quince días
sufrirá mil agonías
y ya librada de ella
tú sola serás la estrella.
Entre tanto Nieves Blancas
contemplando las barrancas
otro alerta recibía:
-No has de ensuciarte las manos.
Por tanta majadería
contrata a los siete enanos
que en el bosque cual gitanos
viven de bellaquería.
Haz que rapten a la Blanca
y la dejen hecha lodo,
quítale a la Nieves todo
y hazte dueña de la banca.
Ya sin nada Blanca Nieves,
no dará golpes aleves
a tu reinado total
pues tu marido está mal
y el desenlace es fatal.
-Aijó, aijó, te vamos a raptar.
Aijó, aijó, te vamos a matar.
Blanca Nieves seguía oyendo
al espejo que mintiendo:
-Eres tú la más hermosa
y ganarás cautelosa.
Nieves Blancas por su lado
con una cara de bruja
espumando sobrepuja
su odio recién nacido
por ser la menos hermosa
y ya no ser una diosa.
Aceptando la manzana
que del espejo ha surgido
la devora cual villana
que disfruta de su crimen.
Cayendo al primer mordisco
se durmió haciéndole al bizco.
Ya nunca despertará,
pues nadie la besará.
Mientras esto acontecía
otra maldad sucedía.
En algún rincón del bosque,
donde no había guardabosque,
Blanca Nieves fue raptada
por los siete enanos crueles
que haciendo una orgía de infieles
hartos de placeres, gimen
y le estrellaron el himen.
Cuando el rey supo de esto,
llegó su final funesto
y cayéndose del trono
de la tierra se hizo abono.
Todo el reino guarda luto
y ya no encuentra heredero.
El palacio abandonado
se quedó sin estatuto.
Lo compraron para cine
y yo bien que lo disfruto
porque soy el espejero,
para aquel que me adivine,
que se mezcla en la pantalla
escondido en las negruras
de una sala sin blancuras
donde la mentira estalla.
Cada vez que tú te mires
la vanidad al espejo,
es mejor que ni suspires:
cuídate de mi reflejo.

CAPERUCITA FEROZ

Había una vez una vez
cuando las veces sí cuentan,
pues una vez no es ninguna
y más de tres ya son renta
con que completas alguna.
Decía que entre tantas veces,
ansiosa en sus intereses,
vestida de adolescencia
y hormonas a efervescencia,
la joven caperucilla
buscaba como novilla
al buen lobo que a las reses
nunca causaba reveses,
sin que por fin se le hiciera
encontrarlo en esa vera
Porque en ese tiempo viejo,
tan dócil como un conejo,
era la tribu lobuna,
sin nostalgias de la luna
y en su timidez algo hosca
no mataba ni una mosca.
Los lobos comían manzanas
y gustaban de jaranas;
baila y bailando pasaban
como inocentes gitanas
y cuando al fin acababan
todo era hacer caravanas.
Danza con lobos segura,
sin herida ni pavura
sin rivales ni enemigos
bailoteaban sus ombligos.
Como dulces damiselas
saboreándose los higos
con cremitas o canelas
no pensaban en las carnes
ni en pavorosos encarnes.
Hombres lobos no existían,
cuando más, hombres habían
que correteando a las bestias
las pinchaban de molestias.
Como dicen, sólo el hombre
se vestía con ese nombre.
Así era su vida entonces,
a los lobos me refiero,
sin sus colmillos de bronces
ni sus ojazos de fiero;
apenas gustaban quesos
y se deshacían en besos.
Aún no tenían la fama
de ser el monstruo que brama
en las noches embrujadas
en pos de grandes tajadas.
No combinaba su amor
con los cuentos de terror.
Sus aullidos de anodino
no espantaban ni a un cretino.
Por eso a la mocosuela
esta gana la desvela:
encontrarlo en un recodo
y cambiarlo a otro periodo.
Ya basta de ser tan brutos
con tan buenos atributos
como tienen los lobazos;
no aprovechar sus abrazos
y de paso lo notable
que se mira siempre estable.
Por eso muy decidida
la vemos muy de subida
entre el bosque de pinares
indagando en todos lares
tras su lobo preferido.
Va a enseñarle el resoplido
que ha aprendido cuando el padre
se agasaja con la madre.
Con esta idea tan moderna
para una chica tan tierna
encamina sus propósitos
de ofrecerle sus depósitos.
Cubierta con su capucha
va por el bosque sola
cuando mira que una cola
asoma en una casucha.
Allí está, se dice atenta
y retozando contenta
se le abalanza al lobato
quien huyendo como un gato
se mete en la residencia
que habita Doña Prudencia.
Es la mansión de la abuela
quien leyendo una novela
no se percata de nieta
que quiere iniciar la dieta.
Como la abue es partidaria
de la crianza de lobeznos
no quiere ser rutinaria
acurrucando gallinas
que acomodadas en fresnos
hacen sus escandalinas.
Criadora de lobos puros
le gusta hacerlos muy duros.
Así alegre la rapaza
se afila para la caza
protegida con mil hierbas
que conocen las catervas,
atrapa al buen casto lobo
que sabemos era un bobo.
Tomándolo del pescuezo
lo introduce en la bodega
y comiéndoselo a besos
le dice cual estratega:
-¡Ay qué grandes ojos tienes
y qué orejas cosquillonas!
No sé por qué te contienes
y tu dones no me donas;
si en clase de biología
ya me enseñaron la guía
y hasta en mi libro de texto
me lo han dicho antes de sexto.
Vivamos tiempos actuales;
no como antaños, banales,
y démosle rienda suelta
a los instintos bestiales;
tu figura es muy esbelta
y en esto somos iguales.
El lobo algo avergonzado
refirió que la abuelita
para eso lo había criado
y si descubre estos males,
seguro me decapita
que tu abuela es despiadada
y acaba con la manada.
-¡Mi abuela! Exclamó la adolescente
¿Entonces de ella eres cliente?
-Traidora abuela de los cuentos;
te dejaré hecha esperpentos
-Detén tu ferocidad
no te irrites con tu vieja;
su última felicidad
es romper con toda reja.
Perdona sus atrevimientos;
son sus póstumos alientos.
Influida por lo porno,
no le queda ni un bochorno
y con tanta noveltonta
se despicó en esta monta.
-Pues yo tengo trece años
y mi experiencia comienza.
Sé que son puros engaños
y qué me crees tú ¿muy mensa?
Pero ya no tengo trenza,
mírame sin caperuza
y me verás muy intensa
cuando me quite la trusa.
Y causando gran efecto
mostró su cuerpo perfecto.
Entonces sí, ya no pudo,
usar el lobo su escudo
y entregado a la doncella
le fue gozando lo bella.
-Si esto lo sabe tu abuela,
pelo a pelo me despela.-
Dijo trémulo el lobillo,
temblándole hasta el tobillo
y ella contestó:-No es mucho,
aunque aún no eres muy ducho.
-Espero que estés contenta
con estos aprendizajes
y cuando a tu casa bajes
que ninguno se dé cuenta.
Mi saber declarativo
es procedimiento vivo.
-¡Te voy a acusar lobucho
si no te haces mi papucho!
Me lo has hecho por tres veces
y yo lo quiero por meses.
-No mientas ingrata dama,
aquí ni siquiera hay cama;
no seas tan ambiciosa
y aprende a no ser golosa.
-¿Entonces ya te me alejas?
¿Y entusiasmada me dejas?
-Es que tu abuela me espera.
Siempre quiere ser primera.
Apenas hubo salido
el lobo de la covacha
cuando la astuta muchacha
se fue a buscar ese nido.
Subió al cuarto de la abuela
y le dijo que en la escuela
la querían homenajear,
así que debía llegar:
-Anda mi viejita, vuela.
Con fuerza joven la anciana
se fue por una semana
y cuando el lobo llegó
a la joven encontró
disfrazada con peluca
y tercera edad fingió
hablando como una ruca.
El lobo tan despistado
otra vez entró en acción
y con su gusto abueleado
aplicó bien su lección.
Mas cuando al cabo del tiempo
regresó la abuela fúrica,
¡qué tremendo contratiempo
de celos y de destiempo!,
pues con bebida cianúrica
sin tentarse el corazón,
caperuza hecha feroz
se volvió matriarca atroz:
mandó a su abuela al panteón
y se hizo dueña del lobo
quien entre sobo y resobo
no le daba contención.
Harto el cánido del juego
quiso aventársela al fuego
pero un cazador cercano
se dio cuenta del villano
y de un balazo potente
al pobre lobo acabó
y a la granuja salvó.
Ella quedó cual demente
y enfureció de dolor.
Atacando al buen señor
lo deshizo diente a diente.
Desde entonces cada luna
se mira un hembra lobuna
convirtiéndose en mujer
que saciada en su placer
se siente la muy vengada
al devorarse a los hombres
y como ves, no te asombres,
los lobos de la lobada
descubrieron que era humana
y cambiados ya de giro
no le dieron ya respiro
con una muerte inhumana.
Hecha pedazos la chica
el juez la remendó en el acta,
aunque la caperucica
¡asombro! quedaba intacta
de sangre roja compacta.
De tanta ferocidad
nadie supo la verdad.
La entenderás cuando vieja
y te quedes sin pareja,
pero entonces ya ni hablar,
habrá lobitos que criar...
y en estos lugares trópicos;
sin peligros licantrópicos
de amor te han de devorar.

LA CASITA DE CHOCOLATINA

Hubo una vez una bella,
aunque no lo crean, doncella.
De estar en vida tenía
como treinta años y un día.
Sus famosas golosinas
fama tenían de finas
y su sueño más sencillo
era tener un castillo
repleto de chocolate,
forrado de cacahuate,
con ladrillos de turrón
y cimientos de algodón.
Heredera de una hada;
y ahijada muy bien amada,
recibió el gran recetario
de su saber culinario.
Como su buena madrina
era ya una dulce harina,
lo cedió muy complaciente
a la hermosa referente.
Chocolatina curiosa
fue aprendiendo cada cosa
y en menos que pasa un verso
dominó todo el esfuerzo
que cuesta ser repostero
de este arte tan lisonjero.
Fresas con crema exquisitas
y estrudens de manzanitas;
pastelillos de frambuesas
y rosquillas de cerezas;
caramelos aromados
y panqués mantequillados;
chocolatines rellenos
con quesillos de los buenos;
confiterías formidables
con sabores muy amables;
barquillos de mermeladas
y pastas azucaradas;
aguacatitos rellenos
con dulzores muy amenos;
plátanos nadando en crema
y helados de pura yema;
en fin, tan gran variedad
que sería muy necedad
acabar la enorme lista
de Chocolatina artista
que como no tenía madre
y niña perdió a su padre,
huérfana con golosinas
hechas en sus tres cocinas
se mantenía la adorable
y parecía infatigable.
Se levantaba temprano
y pronta su tierna mano
le daba al trabajo duro
para cumplir, aseguro,
con tanto pedido diario
que consumía el vecindario.
Encendiendo sus estufas
principiaba con las trufas;
y sazonando los ates
proseguía sus combates.
Los pocillos con canelas
hervían como castañuelas.
Y peladas las naranjas
formaban jugosas franjas.
Cada olla abundante en leche,
bullente como en Campeche,
entraba en la gran verbena;
aquella cociendo avena;
estotra con palanquetas
como estreno de recetas;
una rebosando fresas
y otras reposando en mesas
los exquisitos vapores
que presagiaban sabores.
Una grande batidora
no cesaba ni una hora
y el gran horno de pasteles
graduado en altos niveles
explotaba en sus furores
como en feria de colores.
Toda su gran dulcería,
era magia, se decía.
Su casa estaba forrada
con muestras de cada horneada;
tapizadas las paredes
eran del antojo redes.
De todas las poblaciones
llegaban las peticiones;
quiero dos kilos de aquellos;
dame tres libras de estos;
y muchos se iban molestos,
por no alcanzar más de ellos.
Para ganar electores
no hay como pan y rumores
y le compraba el gobierno,
que se las daba de tierno,
tantos confites diversos
que escondidos en perversos
desayunos y meriendas
como bombones ofrendas,
tomaban niños amados
y eran engolosinados.
Discreto y tierno negocio,
con el reino como socio,
que a la gran Chocolatina
no la dejaba en la ruina.
Aficionados a farras
compraban estas chatarras.
Así la empresa crecía
y hacienda se entumecía.
Inocente de todo ello,
la dulce seguía en destello.
Salvemos a la heroína;
no es mala Chocolatina
sino aquellos envidiosos
que tramaron muy odiosos
destruirle la vendimia
al fomentar la bulimia
y volverla bruja fiera,
cuando la verdad otra era.
Así fue como la Greta,
galletica tras galleta
observó cuando su hermano,
devoraba cual insano
-Ya no comas tanto dulce.
Domina lo que te impulse
a comer tal porquería.-
Fúrica lo reprendía.
-Envenenarlos a todos
según se miran sus modos
esa mujer sólo quiere
y a ti es a quien más prefiere.
Mas a mí no me la pega;
ni tampoco me hace ciega,
aunque dulces te regale;
vas a ver con qué te sale.
Y es que la Chocolatina
tenía corazón de mina
y sin oler a perjuicio
compartía su beneficio.
Al tal Juansel le había dado
un fructuoso emparedado
que el jovenzuelo goloso
no disfrutó por sabroso,
sino en pensar la riqueza
de tanto dulce a la mesa.
-Hush, hermanita querida,
no te enojes homicida,
porque esta dama tan fina,
nos puede aliviar la esquina
y ya no andar por las calles
trotando por los vitualles.
Si yo le finjo cariño
y me porto como un niño
la damita ricachona
me dará su gran persona
y tú, que me amas tanto,
no tendrás razón de espanto.
Así que, ¿qué te parece
lo que en mi cerebro crece?
-¡Hermano! Estoy asombrada.
Me tienes anonadada
con esta tremenda idea
y aunque en el cuento sea fea,
con la fortuna ganada
voy a ser muy galanteada.
Seduciendo algún pelele,
contrato tendré en la tele.
Así que ve a conquistarla;
de amores hay que acabarla.
-No, hermanita; se equivoca.
De amor no la quiero loca.
Yo voy por el efectivo
asaltándola muy vivo.
Como nadie la protege
y dinero teje y teje.
Esta noche robaremos
su cuarto de crisantemos.
Al pretexto de hermanitos
y como ella, huerfanitos
le pediremos asilo
y entonces con gran sigilo,
sin provocar ni un trastorno
la amarraremos y al horno;
un pastel la volveremos
mientras ricos nos hacemos.
-Yo sigo sobrecogida;
pero ni modo, es la vida.
Aquella noche a la puerta
llegó la hermandad experta
y al abrir Chocolatina
comprendió la ruin inquina.
Su vieja hada le había dicho
lo que tramaba este bicho.
Así que bien cocinada
planificó su coartada.
-Pasen chiquillos a casa.
Les voy a dar una taza
de sabroso chocolate
que en mi hornito bate y bate.
Mas cuidado con el piso;
está algo resbaladizo.
-¡Ya la hicimos!- dijo el cruel.
-Pan comido, mi Juansel.-
le contestó su asociada.
-Más fácil que una tajada.-
volvió a sonreír aquél
imaginando el joyel.
Cuando se fue la doncella
la siguieron sin resuella.
La vieron quedar de espaldas
distraída; sin respaldas.
Vestida toda de miel
con un trozo de pastel
estaba Chocolatina
junto al horno que rechina.
En ese instante Juansel
se le abalanza, el infiel,
para empujarla hacia el horno
y la Greta sin adorno
lo ayuda en el empujón,
sin embargo un resbalón
la hace caer en la llama
mientras por su hermano clama;
e incendiándolo al jalarlo
hacia el fuego fue a volcarlo
Los dos en tanta violencia
agotan su resistencia
y acaban siendo refritos,
si no frijol, pastelitos.
Infante a la pastelada
receta nueva inventada
en gigante promoción,
todita la población
la disfruta en esa tarde.
El reino en elogios arde
amando su gratuidad.
Idolatra su bondad
descontada en los impuestos
de mercados manifiestos
y levanta un monumento
al sabroso emolumento
donado al pueblo cirquero
que al fin come, sin dinero.
Chocolatina de amor
se sonríe con dulzor.
Sus más puros sentimientos
pasean en sus pensamientos.
(El castillo a levantar
y acaso tenga mi altar.)

RICITOS DE AFRO

Este cuento es más cercano
al tiempo en que tú naciste,
de seguro lo leíste
en el libro de fulano.
Pero no por perengano,
sino por aquel anónimo,
autor sin ningún acrónimo
firmado como zutano.
Así como te lo cuento
digo que me lo contaron.
Si en algo se transformaron
las tramas de este esperpento
fue innovación de mi estro
que mis ideas rehicieron
pero nunca destruyeron
lo que adelante demuestro.
Recién habían los aviones
en el mundo aparecido
cuando un piloto atrevido
se lanzó a las emociones
de recorrer continentes
y explorar todos los cielos
sin importar qué desvelos
podrían hacerse dementes.
En realidad el piloto
de esta historia tan ignota
era, digamos, pilota,
pero bella como un loto.
Las mujeres iniciaban
su lucha por ser muy libres
y acciones de estos calibres
al aire las incitaban.
Su novio se lo decía,
príncipe de sangre azul,
-Ricitos tiernos de tul,
olvida esa fantasía.
Tú naciste para reina,
más reina que la Inglaterra,
emperatriz de la tierra;
no para avión de virreina.
Pero la rubia Ricitos
le deshacía con risitas
sus intenciones marchitas
de continuarla en los mitos.
-Las mujeres bien podemos
ser como ustedes varones;
desde manejar camiones
hasta competir en remos.
Desde ser grandiosas químicas
hasta inventoras de radios;
ser constructoras de estadios
o actrices de grandes mímicas.
Así que príncipe Eustoleo
me vuelvo la gran viajera;
ahora si soy la altanera
que la sostiene el petróleo.
-Súbditos, a preparar
la nave en la que yo parto.
El fracaso me descarto
y lánzome ya a volar.
-Adiós princesa querida
Ricitos de oro adorada.
Mira que pagas la entrada;
aunque no ves la salida.
El príncipe, llanto pronto,
dijo adiós con su pañuelo,
mientras la nave ya en vuelo
lo dejaba como un tonto.
Ricitos de oro volando,
amazona era entre nubes;
sube que sube que subes
y volante controlando
se sentía la vengadora
de tanta mujer esclava
que siempre se la pasaba
obedeciendo cada hora.
Aunque su madre aristócrata,
también los platos lavaba,
a su marido planchaba
toda su ropa de hipócrita.
Los hombres siempre decían
yo te mantengo y es justo
que no me causes disgusto;
y ellas obedecían.
Eso sucedía endenantes
según cuentan las historias;
adiós a crueles memorias
que pecan de repugnantes.
Esto la rubia princesa
pasando océanos pensaba
y poca cuenta se daba
del marcador de sorpresa.
Comienza a fallar el tanque;
se pierde la gasolina
y la rubia se encamina
a estrellarse en un estanque.
-África central- se dice-
donde tendré este accidente.
Ojalá que buena gente,
me vea cuando yo aterrice.
Por fortuna soy muy diestra
en aterrizar forzoso.
Controlo en este retozo
mi máquina cual maestra.
Soy una mujer moderna
y los peligros no me hunden;
mientras las aguas no inunden,
saldré por la puerta alterna.
Sumiéndose el aeroplano
la aventurera se escapa
tan sólo se lleva un mapa
y una pistola en la mano.
-¿Dónde estaré?-se pregunta
mirándose entre la selva.
Espero a que el día vuelva,
pues ya la noche despunta.
Entre ruidos de alimañas
la princesa va explorando
y entre la selva luchando
descubre algunas cabañas.
-¿Quién vivirá en estos fosos?
Porque esto es lo que parecen
y en su fealdad me estremecen
y me arrebatan los gozos.
Entra en una de esas casas;
no observa cama ninguna
y como ella está de ayuna
tiene hambre y mira unas tazas.
Se acerca y prueba un bocado
y le sabe a carne vieja;
otro a joven asemeja;
y otro más a tierno asado.
Descubre un rostro de dama
con aderezos floreados
y huesitos marinados
que saben a pura lama.
Aterrándose de asqueada
el hambre rápido quita
y casi casi vomita
antes de dar tarascada.
De pronto en la lejanía
se oyen aullidos y gritos.
Ella se esconde y los ritos
se acercan con alegría.
Corre y a un árbol se sube;
ahora sí que en esta altura
siente la temperatura
que no sintió entre la nube.
Es testigo desde arriba
que antes de comerse al hombre
le realizan un escombre
y lo lavan con saliva.
Luego unos polvos le ponen
que lo van ennegreciendo;
todos de hambruna rugiendo
esperan que lo sazonen.
Una negrona sonriente
lo acomoda en las parrillas
y encendiendo las hornillas
le dan rostizado ardiente.
Ya colocado en su punto
hábilmente lo destaza
y en pedacitos se pasa
a saborear al difunto.
Rizos de Oro iba a gritar;
cautelosa se contiene
mientras el jefe entretiene
su gran boca al paladear.
Una vez que satisfechos,
los va mirando marchar:
-De seguro que a cazar
a otro rubio van derechos.
Cuando queda solitario
el espacio de caníbales,
ella se dijo: -Esquívales
y toma su recetario.
Con los polvos que han usado
para ponerlo moreno,
voy a cubrirme lo bueno
y lo que quede ocultado.
Tan rápida como balazo
la Ricitos de Oro cubre
todo su cuerpo salubre
y lo convierte en negrazo.
-¡Chica qué bien me veo!-
Dice un poco vanidosa.
-A la afro estoy tan rizosa;
soy ébano del deseo.
Soy más alta que estos negros
y me siento deslumbrante
con mi peinado reinante
y mis ojos verdinegros.
Bailando con ellos conga
voy a sentirme en ambiente;
a este reino finco el diente
con mi look de Rarotonga.
En eso estaba pensando
cuando la tribu regresa
y al mirar la negra esa
se arrodillan adorando
a quien creen la diosa noche.
Alabanzas muy rendidas
le lanzan negras lucidas
y Ricitos en derroche
les hace pases de bruja
y como gran hechicera
cual si fuera una quimera
la pistola se apretuja
surgiendo crueles balazos
que atraviesan diez negrillos;
caen rodantes cual membrillos
y vence al jefe negrazo.
Todos la toman por reina
y le rinden caravanas
ella baila por semanas
y su afro ni se despeina.
La adoran hasta que un día
transportan a un prisionero,
alto, guapo, fuerte y güero
como Hollywood querría.
Había venido en un yip
desde Nueva York salvaje
y guardado en su equipaje
lo guiaba tan solo un tip.
Era una corazonada
que su Ricitos vivía
en una región impía
del África desalmada.
Vuelto un expedicionario
se adentró por la selvura
y de pronto la negrura
acabó su buscar diario.
A la gran Afro lo llevan;
para ella ya es un arcano;
un pelmazo americano
que como macho lo ceban.
De carne sólo es gran trozo
desabrido y maloliente,
aunque con oro en un diente
dejó ya de ser coloso.
Lo destazan de inmediato
y hacen la gran comilona.
Era el príncipe en persona,
mas Ricitos calló el dato.
Grande disgusto ella tuvo
cuando vio la sangre roja
del falsario que la enoja
porque sangre azul no hubo.
Esto le sonaba a estafa:
-Qué tal si con él me caso
y me sale pobre el lazo:
un aristócrata chafa.
Gustosa con su destino
de reina negra suntuosa
Ricitos de Afro famosa
se quedó en ese camino.
Después con su gran talante
libró a su pueblo de hambres;
le enseñó a comer mil fiambres
y no la carne apestante.
Así que a vegetarianos
les fue cambiando costumbres;
olvidaron podredumbres
y vivieron como hermanos.
Ella jamás retornó
a su Londres de piratas
y alejada de esos ratas
fue feliz y se acabó.

TUMBO Y BANDI, AVENTUREROS

En Santa Mónica un día,
al lado de la Venice
dicen aún que se dice
de un parcito que vivía
haciendo mil tropelías
y aunque en chisme se deslice,
y en esto también sucumbo,
voy a seguir por el rumbo
de Bandi,
el bandido
y Tumbo,
el grandote forajido.
Santa Mónica es la playa
preferida de esta laya
y la Venice es un lujo;
de gente rica reflujo.
En este mar de Los Ángeles
se sienten los muy arcángeles
y aunque al saber son muy reacios
su escuela son los gimnasios;
así que desde temprano
practican deporte sano.
Tendido como zalea
un cuerpazo se asolea
y según ese discurso
es para entrar a un concurso
donde estos grandes opúsculos
lucirán vanos sus músculos.
Y cargando su equipaje
se acomodan el tatuaje
que los hace muy altivos
aunque sean tan primitivos.
En este lugar concreto
sucedió no muy secreto
el relato que hoy transformo
con olor a cloroformo.
En versos de mil figuras
que con beats se corresponden
luciendo contraculturas
que gusto burgués esconden,
rechazando lo industrial,
sacando el bien de lo mal
y meditando a lo yoga,
liberándome de soga,
narro estos hechos grotescos
de dos rebeldes costeros
que para ganar dineros
se la pasaban de frescos
y respetaban muy poco
a lo que creían muy loco:
la sociedad que en sus hormas
traiciona sus propias normas.
Picarones de barriada
se aburrían con tanta nada
y buscaban aventuras
inventando mil basuras.
Enorme como un gigante
y orejón de gran talante
un poco mentecato y tonto
Tumbo se notaba pronto
al cometer fechoría
que cualquiera descubría.
Su gordura espeluznante
bien parecía de elefante;
caminando como grúa
le decían el Gargantúa
y si asoleaba su piel
era el mismo Pantagruel.
Cuando tramaba un asalto
tras un árbol se escondía
pero tan grueso y tan alto
de inmediato se veía.
Al momento lo atrapaban
los gendarmes cazadores
porque siempre sospechaban
que eran ciertos los rumores:
no conocía de rubores.
Escondido en los jardines
nunca ocultaba sus fines
y al mirarlo tan grandote
no pasaba de niñote.
-Manos arriba.- decía
y agacharse no podía.
Cuando robaba tapones
sus pantalones rompía
y sus tremendos calzones
quedaban hechos jirones.
Así ladrón fracasado
se sentía muy desolado.
Se echaba a correr tan lento
que se caía en el intento.
Como solo, era un fracaso
quería apoyo de otro brazo.
Para su cruel realidad
era ostento de fealdad.
Por otro lado el bandido
como Bandi conocido
era tan flaco tan flaco
que no cargaba ni un saco;
sólo al correr se salvaba
pues rápido se alejaba
de algún peligro aliviado
por eso como a venado,
el Tumbo lo comparaba.
-Me gusta tu ligereza
y cómo vences obstáculos
Ni siquiera diez tentáculos
te detienen con presteza.
Velocidad imponente;
se escabulle de la gente.
Este Bandi es tan ligero
como lo es el dinero.
Tal vez por estas razones
unieron sus corazones
y se hicieron tan amigos
como dicen los testigos
que presenciaron hazañas
de este gran par de calañas.
Poniéndose muy de acuerdo
Tumbo tiraba a algún lerdo
y Bandi lo levantaba
caballeroso y sonriente
y siempre esta rica gente
con el pretexto le daba
al amable, su propina,
mas ya cartera no hallaba.
El Bandi como saeta
había llegado a su meta.
Entonces los camaradas
se encontraban en la esquina
y repartían las ganancias
sin que hubiera discrepancias.
Mas como era insuficiente
lo aportado por el cliente,
decidían dar otro asalto
que por fin fuera muy alto.
Con su vaivén de elefante
haciéndose el elegante,
el Tumbo desmesurado
entraba al supermercado
y comenzaba a tirar
sin más poderlo evitar,
exhibidores y armarios
de todos los locatarios;
esto pronto distraía
a quien estaba en vigía
y Bandi lo aprovechaba,
como quien se come un haba,
para llegar al cajero
y sacar todo el dinero.
Sonaban las mil sirenas
como espantadas ballenas
y Tumbo dando mil tumbos
se escabullía de esos rumbos.
Bandi corría y corría;
adiós a la policía.
Sin embargo, su apariencia
era el error de su ciencia.
Nada difícil hallarlos
y más fácil capturarlos,
pues donde estaba el gigante
se ocultaba el cooperante.
No había ya otro camino
que subirse a otro destino
y en un trailer de cirqueros
acomodaron sus fueros.
Huyeron hasta Chicago
y después a Nueva York;
llegaron hasta el gran lago
y conocieron a Pork.
Este PorK era un puercazo
sobrino de los marranos,
tartamudo para el caso
y con sangre entre las manos.
-¡Hola muchachos! ¡Qué gusto!
conocerlos sin más susto.
Yo contrato sus servicios
para especular con vicios.
El presidente manteca
declaró ya la ley seca
y ahora sólo en contrabando
podemos seguir ganando.
¿Qué dicen de mi propuesta?
Disfracémonos de orquesta.-
Bandi y Tumbo entre murmullos
meditaron los chanchullos
que el chancho les ofrecía
y entre tanta melodía
aceptaron ser cantantes
de las fiestas de farsantes,
distribuyendo los vinos
que se hacían pasar por finos.
Un día Al Capone les dijo:
-Aquí yo soy el que rijo
y el Pork tan solo es mi esclavo;
así que manos les lavo
y sigan amenizantes
en estos whiskys danzantes.-
De pronto se oyó un balazo
y cayó muerto el puercazo.
Trémulos cual coristas
prosiguieron como artistas.
El alcohol a copas plenas
o en caras botellas llenas
circulaba como en fuente
ante el gobierno invidente.
Tumbo bailaba increíble
en un fox trot muy risible,
mientras Bandi lo cantaba
y a Buster Keaton retaba.
El éxito sonreía
y el público se reía
de estos bailarines cómicos;
unos verdaderos vómicos.
Sin embargo insatisfechos;
de tanto tap tap desechos
y hartos de esta vida prángana
cambiaron su existencia zángana
y se volvieron cirqueros
con actos muy tesoneros
y escaparon de las mafias
después de acciones muy zafias.
Acabó la ley reseca
por orden del que más peca.
Así que triste el negocio
ya no acaparó ni un socio.
Tumbo anduvo dando tumbos
y provocó mil retumbos;
al aprender bicicleta
derrumbó barda y maceta.
Luego se volvió elefante
disfrazado de galante,
mientras Bandi se hizo el tierno
y se lo creyó el infierno.
Era su acto muy gracioso
y de los niños el gozo.
El pasado se extinguía
y encontraban otra guía.
Un dibujante monero
vio en ellos mucho dinero
y caricaturas vueltos
se hicieron los muy esbeltos.
Como había planificado,
el triunfo fue asegurado
y como estrellas de cine
no hay estudio que se arruine
Con Tumbo y Bandi decía
la publicidad del día.
Viernes por la tarde estreno:
Bandi convertido en reno
y Tumbo volando sereno.
Así fue como cambiados
por obra de los ensueños
de su vida de malvados
a la máquina de sueños,
de pronto se convirtieron,
ni sombra de lo que fueron,
en ejemplo de pequeños
que viendo cine contentos
se creen estos bellos cuentos.

CHICOCHO

Érase que una vez era
un chico de gran sesera;
una tierna maravilla
que la ciencia no encasilla,
porque como es fantasía
le dice imaginería.
Pues hay tienen que había un niño
vestido siempre de armiño
y aunque sin padres vivía
no pasaba carestía.
Después de pasar la guerra,
siete años de vida perra,
un golpe de suerte insólito
lo salvó de ser acólito.
Tan rico como ninguno
nunca quedaba en ayuno;
pero el huérfano decía
que el dinero no servía,
cuando faltaban amores
de ausentes progenitores.
Sólo abuelita tenía
y una serpiente por tía
que envidiosa del pequeño,
arrugando siempre el seño
se devanaba cual pocos
para apagarle los focos
y arrebatarle la plata
fingiéndose la muy beata.
Así la cruela tunante
aguardaba aquel instante
de poder arrebatarle
la fortuna y arruinarle.
Fingiéndose la muy santa
mil calumnias le levanta.
Quería quitarle la herencia
y acusarlo de demencia.
Como ella era su pariente
controlaría el expediente
y se haría la cuidadora
de todo lo que atesora.
-Cómo pudo este muchacho
atraer a ese ricacho,
si yo por más que hago lucha,
la fortuna no me escucha.
En cambio este miserable
hoy la vive tan amable.
Con lo heredado que tiene
se pasa de leche el nene.
Y es que con nada me explico
la suerte que lo hizo rico.-
Ignoraba la insolente
que aún existe buena gente:
Sin parientes ni cosijos
Don Sagaz, el empresario
había muerto millonario,
de dólares, que no de hijos
y en sus últimos momentos
le brotaron sentimientos
de hacer el bien al azar:
-Quien pase en estos momentos;
a ese lo voy a heredar.
El chico de la lotería
se la sacó en ese día;
cuando él allí transitaba,
un dedo lo señalaba.
-Ese será mi heredero;
es mi decisión y espero
que se me cumpla en el acto
y de nada me retracto.
Muy sorprendido el notario
tuvo que anotar el diario.
acontecer del ricacho
y llamando a aquel muchacho
serio le dio las noticias:
-En buena hora y albricias.
De fábricas y de bancos;
dinero por todos flancos;
grandes negocios por miles
y gerentes muy serviles
ahora has de manejar;
solamente hay que notar
que como aún eres chico
tu testamento de rico
requiere de un abogado
que negocie con cuidado
lo que ya es tuyo total,
billones de capital.
El niño no lo creía;
es broma, simple decía;
pero al saberlo su abuela
de tristeza se consuela.
-Vas a tener abuelita,
al fin tu propia casita.
El señor Sagaz me ha dado
todo para adinerado.
Mas hay que cuidarlo bien
y ponerle algún retén
porque en algún descuidillo
se me acaba lo riquillo.
En medio de mucho llanto
lo cobijaba en su manto:
-Sacaste la lotería
sin jugar siquiera un día
y la abuela sollozaba
la alegría que no esperaba.
La tía cruel y ambiciosa
lo maldecía quejumbrosa.
-¡Qué suerte la de esta plaga!
Quien quite y yo la deshaga.
En cualquier forma que sea,
yo voy a ser su albacea,
pues como es menor de edad
de mi será esa heredad
y la nariz se le hinchaba
tanto como ambicionaba.
Pronta fue con licenciados
por corruptos contratados,
pero el amable notario
les miró lo perdulario
y los cortó por lo sano;
-Lo que piden es en vano
pues por ley dijo el difunto
que yo controlo este asunto
y es toda mi obligación
apoyar de corazón
a este niño apenas de ocho
a quien se nombra Chicocho.
Y aunque no tiene apellidos,
va a tener los conocidos
que lucía el señor Sagaz
en su trabajo tenaz:
Colodi de los Yepetos
vencerá todos los retos.
La tía salió furiosa
de la oficina lujosa;
su narizona más grande
como un espada la blande.
Todos la miran con risa
y su nazón se enchoriza.
El buen notario se ríe.
Espera que en él confíe
y guiñándole un ojillo
acaricia al muchachillo.
-Es voluntad patronal
que te defienda del mal.
Como mi sueldo es el triple
no hay caso de hacerle al tiple
pidiendo lo que ya es mucho
para mí que soy santucho.
Así que niño querido
repara lo que has sufrido.
Si tienes tu buena abuela
adiós las hambres en vela.
No le hagas caso a la harpía
que te tocó como tía.
Estaré yo muy atento
a cualquier malvado intento.
Y como a ti no te falta
mándala a vivir a Malta
y en aquella región griega
obséquiale una talega
bien provista de oro y plata;
así ya no dará lata.
Como tú tienes millones
inclúyela en excepciones.
Fingió la tía contento
y se sopló bien el viento
pero dentro mascullaba:
-¿Qué creen que soy una baba?
Encontraré algún pretexto
y volveré a este contexto.
Ya acusaré este cretino
de algún vicio que adivino.
Levantando su nariz,
ya más larga que lombriz,
fingió gratitud fastuosa,
mas por dentro era otra cosa.
Chicocho estrenó gran casa
para todita la raza
que aunque no eran familiares
recogió de todos lares.
Era la gente muy pobre
que no tenía ni un cobre
y que alguna vez le diera
a Chicocho una telera
cuando vencido del hambre
y flaco como un estambre
su piedad algo le daba
con lo poco que ganaba.
Agradeciéndole a todos
que lo limpiaron de lodos
compartió el pan hecho a mano
como es el deber cristiano.
Su abuela al fin muy dichosa
de toda esta vida hermosa
tan sólo le entristecía
cuando a Chicocho veía
sentir su ausencia de padres,
y pedía a sus comadres:
-Llénenlo de ternura,
de cariños y dulzura.
Pero por más que trataban,
poco éxito lograban.
La cruenta melancolía
parece que no cedía.
-Si yo tuviera a mi padre...
si yo tuviera a mi madre...-
murmuraba en vez de cena
su nocturna cantilena.
-Ya sé lo que voy a hacer-
cambiando de parecer
se dijo en ese momento.
-¡Magnífico pensamiento!
Buscaré a un buen carpintero
que me labre con esmero
a la pareja querida;
a quien le debo la vida.
Y llamando al secretario,
aunque no era su horario,
le pidió que al día siguiente
revisara el expediente
de escultores en madera
y de inmediato pidiera
una prueba de su arte
mostrándole alguna parte
de dos estatuas humanas
que parecieran lozanas;
personas adultas vivas
con miradas emotivas.
El secretario admirado
cumplió todo lo ordenado
y al otro día contrataba
al artista que mostraba
los mejores manequíes
como puntos en las íes.
Habló a su abuela Chicocho
cuando comía un buen bizcocho
y al ver los bellos proyectos
dejó sus años senectos
y entusiasmada cual joven
creyó oír hasta Bethoven.
-¡Ay hijito, qué alegría
si con esta fantasía
que encierra tanta belleza
se te aleja la tristeza.
Cuando quedaron completas
con sus humanas facetas
las estatuas alegraron
al niño, mas nunca hablaron.
Al principio las veía
y sentía su compañía
mientras su abuela llorando
su tesillo iba tomando.
Sin embargo poco a poco
corrió un rumor: ¡Está loco!
Tanto dinero tenido
el seso ya le ha fundido.
Cómo pólvora se supo
y la tía entonces no cupo
en sí de felicidad:
-¡Pobre loquito a su edad!
Como rayo de aguacero
creyó ganar el dinero
y regresó muy confiada
allá por la madrugada.
Enredada en su nariz
por poco cae en un desliz.
Entró en la grande casona
sintiéndose gran persona.
Y su nariz hecha bola
la disfrazaba de estola
Vengo a cuidar mi sobrino
en su triste desatino.
Pero Chicocho era listo
y no estaba desprovisto.
Cuando entró la tía ambiciosa,
se quedó como babosa
al ver hablar las estatuas
que mirándola muy fatuas
le dieron la bienvenida,
mientras ella quedó ida
sin saber lo que pasaba
y su mente se alocaba.
Cada estatua habla y habla;
y la tía azota cual tabla.
La nariz ya la asfixiaba
como boa que la apretaba.
A cada burda ambición
le crecía el narigón.
La sacaron los loqueros
entre risas y aceleros
que despedía la gran dama
enloquecida y en brama.
Chicocho en una gran farsa
contrató una gran comparsa
y a la engreída mujer
le rajaron el placer.
La abuela vio a su sobrina
convertida en medicina.
Si la nariz le cortaban
más y más se la agrandaban.
Admirado el hospital
la llamó: hija del mal.
Era como tener rabia
y quedarse siempre en babia.
Sin embargo Chicochón
seguía mal del corazón;
cada estatua sigue muda
y ni siquiera saluda.
Pagados ya los actores,
el siguió con sus dolores.
De pronto escuchó una silla
moverse rumbo a la orilla
y al levantar él su cara
vio a su abuelita muy rara.
-Hijito mío, le dijo,
es hora de regocijo
porque esos buenos actores
son tus padres, tus amores.
En la guerra se perdieron
y yo creía que murieron.
Cuando llegó al fin la tregua,
de cómicos de la legua
vivieron por siete años
recontándose sus daños.
Hoy han visto este lunar
que nos es tan familiar.
Tiene la forma de un ocho;
por eso tú eres Chicocho
porque un ocho te sacaste
cuando el dinero ganaste.
De inmediato sospecharon
y así nos localizaron.
Ahora si ya no hay guerra,
que sea feliz nuestra tierra.
Qué suenen los campanarios
para que los millonarios
repartan bien sus tesoros
y hagan que con decoros
la humanidad viva a gusto
en un tiempo que sea justo.

LA DORMILONA BESTIA DEL BOSQUE

Y ahora un cuento de miedo
para los que son valientes.
Aunque en mi caso procedo
castañeteando mis dientes,
porque cosa tan terrible
no se espera de los buenos
y como es tan increíble,
intenten estar serenos.
Era el tiempo en que las brujas
celebraban aquelarres
y metidas en burbujas
eran gritos y desgarres.
Bailoteaban como locas
moviendo sus largas uñas
que mas bien eran pezuñas
con que rajaban las rocas.
Los lobos por fin aullaban
a la inmensa luna plena
que guinda como gangrena
era lo que ya esperaban.
Los murciélagos salían
cual torrentes, de cavernas
hechas nieblas sempiternas
que misterios escondían.
Las ratas eran ganado
de mortecinos establos
y aquí me faltan vocablos.
para seguirlo narrado:
Gusanales putrefactos;
turbas de monstruos infectos;
momias rellenas de insectos
o cadáveres intactos.
Esqueletos caminantes,
zombis de morados ojos,
muñecos vivientes cojos;
tarántulas retozantes.
Máscaras con colmillos
y dientes devoradores;
hachas de taladores
con sanguinolentos brillos.
Todo lo que ustedes saben
y lo que ni se imaginan;
donde terrores germinan,
las buenas noches no caben.
Sin embargo, he de decirles
que voy a sacar arrojo
y no he de causar enojo
contando parodias chirles.
Así que sigo el relato
con relámpagos y aullidos,
entre fieros alaridos,
y los chirridos de gato.
Sucedió que festejaban
con sus peculiares danzas
las sangrientas alabanzas
a todo lo que hechizaban.
La reina en crueles modestias
sus encantos no mostraba;
tan solo se conformaba
con su trama de molestias.
Había urdido unos chicotes
para acabar con los niños,
dejarlos en desaliños
y volverlos ajolotes.
Para los adolescentes
también tenía unos brebajes
que los harían más salvajes
con barros efervescentes.
Para preclaros adultos
una dosis de cemento
y ya sin entendimiento
amontonarlos en bultos.
y para todos los viejos
tenía listas sus pociones;
quedarían sin emociones,
convertidos en pellejos.
Abundaron los elogios
a sus funestas hazañas
que rebozando mil mañas
causarían martirologios.
Eran la gran comidilla
de todo el grupo alevoso
y les parecía gracioso
su disfraz de gorda ardilla.
Sólo la bruja mayor,
antigua entre las antiguas,
mostraba risas exiguas
y la remordía el rencor.
-Cómo es posible aceptar
que yo no fuera invitada
al palacio de la hada
que se siente flor de azahar.
Presentar al heredero
de estas inmensas comarcas
a brujas, ogros y parcas
era un acto justiciero.
Todos le íbamos a dar
el cofre de las maldades;
Maquiavelo en las edades
mundanas se iba a nombrar.
Yo quería que el principito
tomara el partido nuestro
y hacerlo un mago maestro
y no de hadas, hijito.
El rey de las canalladas;
emperador asesino;
el Hitler sería un bovino
al lado de estas monadas.
Mas su malhadado error
ha de costarles muy caro;
y el príncipe en desamparo
desde hoy no hallará el amor.
Aunque busque en la llanura
o por los montes amenos;
no habrá castillos serenos
con princesas y ternura,
pues lo voy hacer monstruoso
y así ninguna lo quiera.
Dándoles adormidera
se quedarán en reposo.
Vivos estarán en muerte
todos sus adoradores;
jamás nunca tendrá amores,
aquí está echada esta suerte.
Porque si el amor entrara
podría romperse el encanto,
mas causará tal espanto
que no creo que alguien lo amara.
Voy a encerrarlo entre rejas
para que vivo se enrosque
y preso en inmenso bosque
se quedará sin ovejas.
Frunciendo así su berrinche
gritaba en pases frenéticos:
-Príncipe de los estéticos,
te voy a convertir en chinche.
Príncipe de la locura
siempre estarás solitario
como a una bestia que a diario
la tratan con cara dura.
Aunque ahora estés muy lindo
y seas cual Delon o Dean,
ya vas a ver chiquitín,
si llegas a barbilindo
Al mirarla el brujerío
la aplaudían como a político:
-Lo dejaré paralítico
y adormecido en su brío.
Por ahora nada puedo,
pues lo protegen las hadas
de la bondad. ¡Pamplinadas!
En mi venganza no cedo:
Apenas cumpla veintiuno
bestial subirá a su trono
y entonces todo mi encono
se vengará en más de uno.
Como durmientes eternos
serán sus acompañantes
hasta llegar los instantes
de mandarlo a los infiernos.
Entonces ya lo verán
como una bestia que ruja;
se irá volviendo gran bruja
y las brujas reinarán.
Señorío de negra magia
será el reino donde impere
y no habrá ni un miserere
que evite la antropofagia.
Engullida será toda
la humanidad por creída;
siente comandar la vida,
aunque tan sólo la enloda.
Mejor que entonces no vivas
para evitarte problemas
y déjate de anatemas
no sea que tú los recibas.
La bruja descomunal
era estallidos de furia
majestuosa y sin incuria
estallaba en flor del mal.
Si estás aterrorizado,
aquí termina este libro;
porque según yo calibro
no quieres ser devorado.
Pero si aún tienes ganas
y quieres seguir el gusto;
bienvenido, que este susto
no habrá de sacarte canas.
El príncipe creció rey
de grande musculatura;
bien dotado; buena altura
y sabedor de la ley.
-¡Qué bello!- Todas decían
y hasta algunos caballeros
que parecían muy guerreros
al verlo se estremecían.
Su padre le recordaba;
el trono era su heredad;
a los veintiuno de edad;
el mando ya le tocaba.
-Hoy mismo lanzo proclamas
de tu ascensión inmediata.
Agrégole esta posdata:
Pónganse listas las damas.
No puede haber rey soltero
así es que se solicita
doncella joven, bonita,
aunque sea hija de cabrero.
Nuestra socialdemocracia
regida por un monarca
no puede cerrar el arca
de la astuta plutocracia.
Y así estaba entusiasmado
mandando anuncios y cartas;
telegramas y pancartas;
el mundo estaba enterado.
Cuando de pronto el palacio
se adormeció como un muerto;
sólo el príncipe despierto
a creerlo se hacía reacio.
Al mirarse en el espejo
se preguntaba la causa
y sin descanso ni pausa
de una bestia fue el reflejo.
Corría para todos lados
de su suntuoso palacio
pero todo aquel espacio
estaba lleno de vados.
No podía salir de él
y como bestia enjaulada
sólo rugía entre la nada;
náufrago como un batel.
Rendido por el cansancio
por semanas se dormía
y como bestia rugía
sacando un aliento rancio.
Pero sucedió algo bueno
que cambió las maldiciones
y los buenos corazones
resistieron el veneno.
Cabronela, la pastora,
vestida color naranja,
alegre vivía en su granja
mirando pasar cada hora.
Cantando sus cancioncillas,
como es lógico, con flauta
volaba como astronauta
pensando en unas cosillas.
El príncipe de Candela
era su amor imposible;
un casamiento risible,
pensaba de noche, en vela.
Al fin, al amanecer
se iba con su cabrerío;
ella se metía en el río
para enfriarse su placer.
Siempre, siempre entusiasmada,
soñando tan solo en él;
un día bajo un laurel
le dijo la Cabre hada:
-Cabronela, ahijada mía,
se ha decidido que tú
derrotes a Belcebú.
en poco menos que un día.
Rompe tu melancolía
y prepara tus ingenios,
verás del amor los genios
y vencerás a una impía.
Sorprendida Cabronela
con su ejército de cabras
no comprendió estas palabras
y siguió en su pastorela.
Aquella tarde su padre
le trajo una gran noticia:
-Hija mía, tú eres novicia,
según me dice tu madre;
así que estás en la regla
del edicto del gran rey
que ofrece a toda su grey
cumplirla a quien bien se arregla.
El príncipe ha de casarse
con quien lo admire y lo ame
sin mentiras y lo aclame
para poder desposarse
y como tú me lo has dicho,
pues no me tienes secretos
hoy que se han roto los vetos
para formar regio nicho,
lánzate a sus amores
porque yo sé que lo amas
y hoy las demócratas camas
ya se ofrecen sin temores.
Cabronela enamorada,
llevándose una cabrita,
sintiéndose princesita
fue a la corte entusiasmada.
Pero cuán grande sorpresa
cuando vio la brujería:
todo un bosque allí crecía
y cada vez más se engruesa.
De pronto una idea genial
le recordó unas palabras:
me traeré a todas mis cabras
y serán cual vendaval.
Más rápida que la liebre,
con su ejército caprino
un golpe le dio al destino
y a los hechizos dio quiebre.
Vorágines marabuntas
acabaron los enredos
y no quedaron ni bledos;
lo que hacen mil cabras juntas.
Ya sin problemas de acceso
Cabronela decidida,
sabiéndose protegida
entró buscando ese beso.
Llegó hasta los aposentos
donde dormía el heredero
y peor que el peor basurero
apestaban virulentos.
Acostumbrada a los chivos
entró sin respiración,
vio a la bestia y su hocicón
y le dio besos tan vivos
que el príncipe abrió los ojos
y el mundo se iluminó;
a Cabronela miró
y agradeció sus arrojos.
-No aspiraba a tanta honra-
sonreía la pastora
y bella como la aurora,
era flor que se abochorna.
El príncipe desencantado
la besó y la poseyó.
De lo mucho que gozó,
quedó requete encantado.
La cabrera seductora
siempre con tierna modestia:
-Te voy a amar a lo bestia,
hoy que ya soy tu señora.-
dijo, mientras que el guapo,
dándole beso y abrazo
exclamaba en su regazo
por ti yo me vuelvo sapo.
Y vivieron muy felices
según cuentan las historias
con que celebran las glorias
al clausurar cicatrices.
La gran hada de la noche
eclipsando profecías,
hechizando a las impías,
acabó con su derroche
de perversas intenciones,
de malévolas conjuras,
de malignas desmesuras
y falaces sinrazones.
Con su vara maravilla
todo lo fue dominando
y según iba alumbrando
cantaba esta tonadilla:
Cabronela, Cabronela
gozó del amor bestial;
fue una bestia sin rival
su príncipe Gran Candela...

LA SIRENOTA

Había una vez cualquier cosa
que no se qué cosa era
aunque era color de rosa
y de larga cabellera,
una mujer no lo fuera.
Cual Ekberg, de pechos feéricos,
entre cabeza y cintura,
se notaban dos esféricos,
que despertaban locuras
a Edipos sin ataduras.
Canturreando como cisne,
enorme como ballena,
pareciendo buscar bisne.
se pasaba en hora buena
de exuberancia rellena,
por ver si algún Odiseo,
recargada en una roca,
proseguía con su paseo,
esperando como loca,
el comérselo con moca.
Pensando la tarascada,
en su condena de hambruna,
aguardaba una tajada
de sabrosa carne hombruna
comida cual aceituna.
Como un enorme ermitaño
era este ser gigantesco
que de un bocado, un rebaño
se atragantaba grotesco
cual molino quijotesco.
Y es que tan sola vivía
en su gruta submarina
que aunque a la playa subía
siempre estaba muy mohina
por ser medio femenina.
De la cintura hacia abajo
tenía la cola de un pez
y arrastrarse con trabajo
en tierra era pesadez;
así que ¿cómo la ves?
Decían los marineros
que habían salvados sus vidas:
-Jamás en estos linderos
hubo cosas tan temidas
como entrar en sus guaridas.
Es que después de abrazarnos
seducidos por su porte,
comenzaba a devorarnos
como si fuera el deporte
de acabar con su consorte.
Antropófaga en verdad
era la tal alimaña;
mitad era gran beldad
pero lo demás patraña
y crimen de humanidad.
Sin embargo, no quería
hacer lo que la obligaba
el encanto que en un día
una hechicera dictaba,
pero condenada estaba.
Por eso el cuento, sin duda,
comienza de otra manera;
cuando aún semidesnuda
no era la cosa que era:
olorosa sardinera.
Se inicia en su dulce infancia,
toda inocente y virtud.
Princesita era de Francia;
siempre tocando el laúd
con olor a juventud.
Nacida en una real cuna,
niña gentil de ternuras;
traviesa como ninguna;
graciosas sus travesuras
decían: eran hermosuras.
Pero un día que por la playa
jugueteaba la chicuela
y bromas de toda laya
soportaba el centinela
como poca bagatela,
acertó a pasar la maga
del mar y de los oleajes
y quiso la suerte aciaga
que su vestuario de encajes
la niña lo hiciera rajes.
Enfurecida hechicera
nadie vio en estas comarcas
como la maga vocera
de sus hermanas las Parcas
que salieron de sus arcas
para castigar impías
a la nena candorosa
que entre tantas alegrías
de un mundo color de rosa,
no comprendía ser maldosa.
Entonces se hizo un revuelo
con las furias del océano;
oscurecido fue el cielo
y al solo mover su mano
la hechicera golpeó en sano.
Por más que quiso el guardián
defender a la princesa;
más tardó en ser alquitrán
que evitar esta proeza
de volverla mujer peza.
La maga había pronunciado
una oración cabalística
y había transformado el hado
con su palabra casuística
a la princesa Helenística.
-En su conciencia se queda
el castigo a sus maldades;
a los peces hoy remeda
sin perder sus mocedades
para siempre en las edades.
La princesita temblando
se convirtió en la sirena
que fue creciendo y ganando
estaturas de ballena
en larga y feroz condena.
Una fuerza tremebunda
la convertía en criminal
y con rabia furibunda
la volvía cruel animal
hecha una mujer fatal.
Angustiada en lo fecundo
de su alma, en el fondo noble,
con el olor nauseabundo
de su cuerpo hecho cual roble
luchaba por no ser doble.
Sólo una cosa quería;
volver a ser como era;
romper la ruin felonía
que le marcó la hechicera
de ser sirenota fiera.
Desde entonces los viajeros
que van por aquellos lares
quedaban tan prisioneros
de seductores cantares
que los volvían calamares.
Entonces la sirenota
los devoraba impulsiva
y en su mirada se anota:
-Ya no quiere seguir viva
condenada a esta deriva.
Sin embargo no podía
nada hacer por transformarse;
la maldición no cedía;
aunque en vez de conformarse,
sólo quería rebelarse.
-Si encontrara alguna ayuda
que me librara de esta hambre-
decía, mientras iba ruda
devorando todo fiambre
que deshacía como estambre.
Así en el fondo del mar
transcurría su vida triste;
olvidaba travesear
sin siquiera hacer un chiste;
si lo intentaba, desiste
porque brotaba en cruel llanto
nunca notado entre el agua;
tan solo se oía su canto
que era de su trampa, fragua
de atraer toda piragua.
La sirena canta y canta
como trágica soprano
y el marinero se espanta
con ese grito tirano
que ha de llevarlo al arcano.
Démosle vuelta a la hoja
que tras lo gris hay lo azul
y no hay cuento que no escoja
un final de terso tul
con que se acabe el gandul.
Cierta vez el rey Neptuno,
quien también era un gigante
al tomar su desayuno
miró a la furia galante
que pasaba en ese instante:
-¡Qué buena está esa pescada!-
comentó a su secretario,
y manejando su espada
ordenó a todo el bestiario:
-¡Tráiganla! ¡Que no se vaya!
No bien la miró tan bella
cuando el amor lo flechó:
una grandota como ella
en ningún océano halló
y entonces se le antojó.
Comentó al primer ministro,
mandamás de tiburones,
que no tenía el registro
de esta dama sin calzones
y de suntuosos pezones.
El tiburón muy molesto
le dijo que le extrañaba
que no supiera de esto:
-La sirenota tragaba
y ni un hombre les dejaba.
Ella a todos engullía
y no dejaba ni sobra.
A la tiburonería
le parecía una maniobra
que al mar entero malobra.
-Tráiganla. -Lo ordena el rey.-
Aunque a nadie le parezca,
y como yo soy la ley,
he de hacer que se merezca
un reglamento esta pesca.
Cambio la Constitución
de nuestra vida marina
y me doy satisfacción
de hacer a esta peregrina
reina del aguamarina.
Voy a nombrarla mi esposa
que ya soy viejo soltero
y acabaré la escabrosa
sospecha que en mi ropero,
oculto está un caballero.
La sirenota rebelde
al principio no quería,
mas no hay poder que no suelde
cuando se manda a porfía
y la obediencia es la vía.
Los soldados tiburones
llegaron muy acrobáticos;
la sirena con sus dones
a todos lo vio simpáticos
haciéndose diplomáticos.
Derrochando el grande diente
que lucía su franca risa,
la llevaron obediente
a Neptuno, que de prisa,
declaró que era inocente
y de virtud infrecuente.
Ella contó con gran pena
el maleficio flagrante;
narró su triste condena
de comedora galante
y su sino espeluznante.
Conmovido el rey Neptuno
planificó la venganza:
-Castigo como a ninguno
me lo dicta mi balanza.
Así que ten esperanza.
Como te amo tanto ahora,
pero no eres de mi mundo
prepárate sin demora
a dejar el mar profundo
en un menos de segundo.
La bruja de superficie
se llevará una sorpresa.
Cuando mi ordenanza inicie
volverás a ser princesa
y la bruja se hará peza.
El rey Neptuno sonriente,
con ojos de enamorado,
a la sirena consiente
y al mundo la ha regresado
de un príncipe enamorado.
En ese instante la bruja
vio volver a la princesa
y la perversa granuja
quiso volverla posesa,
mas Neptuno la hizo presa.
Cayó hasta el fondo del mar
rabiosa en toda su inquina;
y un tiburón sin rogar,
se la comió cual sardina
y aquí este cuento termina:
Helenística casó
con príncipe de gran fama
y después de nueve meses
de acurrucarse en su cama,
nació sirenita dama.
Como nadaba muy bien,
Neptuno fue su padrino
y esto lo digo recién,
porque según imagino
aquí la cosa termino.

Coctelazo de cuentos...

A mitad del camino de la Villa,
muchos años después que Sherezad,
existió un mago hidalgo, ¡maravilla!,
con más de quinientos en su edad.
Heredero del buen Matusalén,
como Fausto lo había aprendido todo:
alquimia, metafísica y vaivén
de los astros danzantes en su nodo.
Se pasaba leyendo noche y día
en pos de interpretar mil escrituras
que narraban con loca fantasía
la certeza de haber sido aventuras.
Mas no obstante su búsqueda hermenéutica
nunca hallaba la luz de epifanías;
sumergido entre redes de mayéutica
tiraba sus preguntas a los días.
-¿Serán o no serán?- elucubraba-
¿O sólo era un engaño colorido
que en artes de Babel se enmarañaba
haciéndole naufragios al sentido?
No era un mundo tan claro en su vereda,
aquél que de las páginas brotaba;
sus héroes transitorios entre greda
resbalaban al fuego de la lava.
Incendios de palabras y metáforas;
remolinos de enigmas y secretos;
pasados extraviados entre anáforas;
y símbolos perdidos por discretos.
No lograba entender esos mensajes
atrapados con músicas antiguas
donde en ronda fugaz de personajes
se insinuaban historias muy ambiguas.
Indagando entre tantos acertijos
el mago en cinco siglos se hizo viejo
y olvidando cumplir natura e hijos
de pronto se miró frente a un espejo.
Allí un hombre arrugado y entrecano
lo veía con aire melancólico:
-Tanto tiempo has vivido y todo es vano
en un orbe que ya no es tan bucólico-
le insinuaba la imagen rediviva
como un filme-recuerdo en su pantalla.
Su conciencia explotaba fugitiva,
pero no se perdía en esa batalla.
-No me cuentes más cuentos, espejero,
que ya sé lo que pasa en cada uno;
hay que dar nuevo germen al cuentero
de modo que al romperlo, lo reúno.
Vivamos nuevamente lo contado,
sólo que ahora al revés de lo muy dicho;
así resultará lo neo narrado:
absurda armonía de algún capricho.
Entonces se sentó el eterno joven
a mezclar nimiedades con grandezas:
espero que esta fórmula no roben
los piratas de simias sutilezas.
Poco a poco brotaron en torrente
los flujos de un global imaginario;
esencias germinaban en su mente
y surgían de un todo visionario.
Era el tiempo cuando los españoles
dominaban la mexicanidad;
la santa inquisición metía sus goles
y temblaba toda la humanidad.
Entonces la Gran México era chica,
pero grande por su fastuosidad;
inmersa entre los lagos era rica
en palacios y en laboriosidad.
Circundada por bosques y montañas,
del aire la región más transparente,
por doquiera se veían cabañas
que habitaba campesina gente.
En lo alto de un castillo había una torre
como es obvio, a la altura de las nubes,
donde un niño su círculo recorre
prisionero de un cielo sin querubes.
Solamente una esfera portentosa
lo entretiene a lo largo de sus días;
dentro de ella se ve una móvil rosa
que genera cambiantes cuenterías.
Otorgado como único consuelo
los magos saben bien porqué lo han hecho:
desciende en directo del abuelo
creador de este universo contrahecho
y por eso requieren sujetarlo:
trae como herencia confusos poderes;
lo más perverso podrá controlarlo
y hará escaramuza arrasando seres.
Construyendo productos imperfectos,
dotados de maldad y otros errores,
el cosmos de los grandes arquitectos
convulso quedará sin más amores.
Henderá, si lo quiere, toda tierra;
lanzará desde aquí rayos y truenos;
fomentará los odios y la guerra;
ladrará sus siniestros desenfrenos.
Por eso está mejor tenerlo oculto
sin dejarlo aflorar esas ideas;
mientras llega el instante de su adulto,
hagámoslo vivir artes caldeas.
Detenerlo es misión; que nunca crezca
ni intuya la verdad calamitosa;
que el mundo, lindo cuento le parezca
y el hada de los niños le hable hermosa.
Inyectémosle universos vicarios
donde viva sin vivir realidades;
así comprenderá los escenarios
que habrán de detallar sus mocedades.
Que se haga ya la magia de las hadas;
que el niño se dé cuenta de la historia;
varitas de virtud sean levantadas
y prorrumpan su voz declamatoria.
La rosa en pirotecnia de ilusiones
comenzó a parpadear raras historias
y al niño le brotaban emociones
al ver estas escenas gladiatorias:
Miró a un gato con botas que al mercado
llegaba a negociar con Pulgarcito
y pidiendo un merengue bien lavado
lo mojaba en café muy calientito.
-Sabes chico- le dijo inoportuno-
un asunto te traigo muy preciado:
Mamá Oca me detesta por gatuno,
según los siete cuervos me han chismeado.
Los duendes zapateros le aconsejan
pedirle a Juan sin miedo de inmediato
el morral de conjuros que reflejan
en cual de siete vidas pierde un gato.
Y todo porque sé el secreto oculto
de riquezas del bien muy escondidas
en el fondo de un túnel que sepulto
no he encontrado en ninguna de mis vidas.
La oca que se siente de oro puro
embaucó a la hija gris del molinero:
-Con tu sombra tan gris entre lo oscuro,
espanta al Pulgar y al gato huero.
Así podrá ser nuestro el gran tesoro
que yace escondido en pozo mágico;
nada menos que el pájaro de oro,
señor de la ambición y de lo trágico.-
Pulgarcito que era grande ambicioso
y amaba a las princesas bailarinas
dijo al gato con botas, presuroso:
-¿Qué comes mi gatito que adivinas?
Justamente en todo esto yo pensaba:
Ojito, dos ojitos, tres ojitos
a estas horas ayer me comentaba
y Elisa lista con sus recaditos
me dijo muy discreta su espionaje:
-Sabe bien quienes quieren la riqueza:
la dama con el león, par muy salvaje;
tres hilanderas gordas de pereza;
y hasta Pulgarcita, linda hermanita,
quiere el arcón que la hará poderosa;
cubriendo la mesa muy calladita,
el día del triunfo será estrepitosa.
No obstante amigo de felina raza-
siguió Pulgarcito ideando la trama-
aunque chiquito nada se me pasa;
me monto en tu lomo y vamos al drama.
Yo sé de ese arcón que no tiene plata,
mas lo que importa aquí no es el dinero,
si algún malvado este objeto arrebata
la vida caerá en un desfiladero.
Hagamos de héroes para compartir;
yo salvo lo humano; tú lo animal
tan sólo nos falta para conseguir
quien salve al hermano ser vegetal.
Un soldado de plomo que tirado
reposaba en una esquina de la calle
de pronto se sintió muy avivado
mientras un gato le agarraba el talle.
-Ven amigo conmigo, venceremos
la malvada ambición que se despierta;
los tres por nuestro ideal combatiremos
y el mundo del amor saldrá a la puerta.
Cual mosqueteros, vamos valientes;
el triunfo del mal no hay que permitir;
lidiemos con puños, brazos y dientes;
depende de nos, el gran porvenir.-
Un ruiseñor escuchó esos vocablos;
y furtivo los siguió en sus caminos;
pasaron por pueblos, ranchos, establos,
bosques y montes como peregrinos.
El ave Fénix que en ese momento
se quitaba cenizas de su hechizo,
aleteó impetuosa rumbo al viento
en busca del jardín del paraíso.
Descubrió al ruiseñor y muy curiosa
preguntó el por qué de su sendero.
El ave descubrió cosa asombrosa:
tres héroes salvarán al bien señero.
Pulgarcito unas rojas zapatillas
descubrió a la sombra de un abeto;
alivio a sus cansadas pantorrillas;
regalo de Ave Fénix en secreto.
A lo lejos miraron un castillo
y un sapo les gritó: ¡Tengan cuidado!
No crean en la verdad de tanto brillo,
que todo el que lo vio queda cegado.
El gato con sus botas tragaleguas
llegó hasta una terraza, de un gran salto;
no había tiempo de andarse con treguas;
mucho menos regodearse allá en lo alto.
Vio el gato astuto por la claraboya
a un ángel y a la reina de las nieves
maniobrando sonrientes la tramoya
tejida con telares de hilos leves.
Pendientes los músicos ambulantes
retozaban sublimes la mazurca
y todos, bailarines y cantantes,
se sentían en una fiesta turca.
La margarita y la alondra preciosas
daban reposo a su fino decoro;
cisnes salvajes de plumas hermosas
reían con los chistes de un verde loro.
Nadie sospechaba en aquel festejo
el peligro inminente que venía
ni la reina de naipes ni el conejo
que con presura al tiempo perseguía.
La caja de yesca en la chimenea
se hallaba feliz de hacer la fogata
mientras encima como una presea
la fosforera se sentía piñata.
La pastora de porcelana iba
tintineando de un salón a otro
persiguiendo a la yegua fugitiva
que buscaba su vagabundo potro.
De pronto en una esquina de la sala
llegó el emperador muy bien desnudo,
excéntrico en su traje de gran gala
y todo concurrente quedó mudo.
-Reunión de carnaval, sea bienvenida;
hoy van a conocer a Verdezuela,
verdadera princesa de esta vida,
que hoy regresa a esta casa, de su escuela.
Graduada en los secretos milenarios
viene a recibir la llave eterna
que le han dado los magos esteparios
para ser la guardián de la caverna.
Allí está el gran arcón de las verdades
que no deben de saber los bandidos,
los malvados, perversos y cofrades,
a riesgo de que seamos destruidos.
Si es así, se caerá la fantasía
que permite soñar en bellos mundos;
la existencia será siempre agonía
y no habrá más pensamientos profundos.
Adiós a la imaginación creadora;
rediles planos serán nuestras mentes;
prisionera quedará la inventora
de todas las culturas y sus fuentes.
Acabóse será de la grandeza
de vivir la ensoñación de las artes;
triunfarán los obtusos sin belleza;
las violencias serán sus estandartes.
Los viles, los inicuos, los infames
serán quienes comanden sociedades
de ignominias, injusticias y derrames
de traiciones, miserias, falsedades.
Malandrines, malignos y tunantes;
protervos, fementidos y bribones
insolentes, traidores y maleantes
invadirán las plazas y rincones.
Mas por hoy no hay temor en Utopía,
Verdezuela está entrando por el techo;
aquí llegan sus rayos de alegría;
van cubriendo de paz a todo pecho.
La campana hizo un himno de aleluyas;
los cinco chícharos lanzaron porras;
los hermanitos que montaban grullas
precipitaron al aire sus gorras.
Verdezuela descendía del cielo
iluminando su verde mirada
el aposento que con gran revuelo
el alma tenía en luz arrobada.
Habló de paz y de tiempo magnífico;
forjó el elogio de las hermandades.
No imaginaban que algo terrífico
iba asomando su sed de crueldades.
Un ay de espanto cundió en el recinto
cuando entró un heraldo de malas nuevas;
se había destapado el ruin laberinto
donde habitaban maldades longevas.
Las fuerzas del mal habían escapado
y estaban a punto de la invasión;
el reino del bien quedaba eclipsado
y en llanto temblaba el buen corazón.
Así sin saber el cuándo y el dónde,
del piso brotó el ogro Barba Azul,
pirata brutal que ya no se esconde,
rasgando cortinas de fino tul.
Blandiendo su espada de odio gigante,
asusta a todos con degolladuras
y haciendo brillar su horrible diamante
va presumiéndoles con sus diabluras.
A ti te cortaré vena tras vena;
a aquella con pellizcos la haré trizas;
a aquél lo haré jabón; a ésta rellena
y nadie quedará, ni sus cenizas.
Del piso van brotando mil malosos
que invaden el castillo de la mente;
Verdezuela, la esperanza, sin gozos
no le enturbia la furia malviviente.
Contempla a los malévolos serena
y el verdor de su vista crece y crece;
de improviso se eriza su melena
y al diabólico bárbaro estremece.
Mamá Oca y los duendes zapateros
con la hipócrita dama y su león
la retan ambiciosos los primeros
en pos de apoderarse del arcón.
Juan sin miedo con una hacha sangrante;
las tres hilanderas con sus agujas;
la Pulgarcita en su mesa parlante;
todos vestidos como negras brujas,
avanzan con hocicos espumosos.
mostrando sus colmillos de vampiros;
hirsutos como lobos espantosos
y momias resoplando sus respiros.
El gato con botas al ver todo esto
de un salto torna con sus amiguillos
les cuenta al detalle el hecho funesto
y por magia surgen mil Pulgarcillos,
vestidos todos cual pulcro soldado;
un ejército de gatos con botas
al instante se ve multiplicado
y marchan al combate sin derrotas.
El soldado de plomo en batallones
dirige a sus valientes capitanes;
y batiendo las puertas a empellones
penetran al lugar de los desmanes
Hasta el lobo y los siete cabritillos
se hermanan en la lucha que se inicia.
El rey rana saltando en los pasillos
se vuelve una vanguardia de pericia.
Piel de asno tira lejos la zalea
y en príncipe de acero se revela
dejándose llevar por la marea
que valiente defiende a Verdezuela.
Cada vez de los fosos, más canallas
emergen execrables y ambiciosos
mas no pueden pasarse de las rayas
que defienden los héroes animosos.
Derrotados en hórrido combate
Barba Azul se repliega y sus esbirros
enojados lo agarran del gaznate
y lo dejan convertido en cirros.
Los tres deseos de los heroecitos
se ven colmados con la gran victoria:
verdores, animales y humanitos
guiarán las fantasías de su gloria.
Lluvia de música, flores y estrellas
loaron con himnos, la eternidad;
las bestias del odio con sus querellas
se doman siempre con la voluntad.
Si abre el abismo los resentimientos
y el fuego del mal nos quiere domar
tenaces serán nuestros pensamientos;
la fuerza sacra no sabe fallar.
Entonces el mago Sabelotodo
se sorprendió con sus descubrimientos.
El enigma eterno hizo su acomodo:
voluntad en los buenos sentimientos.
La abeja reina se acercó sonriente
y meloso beso dio en su mejilla
El gallo de las veletas vidente
le predijo vientos de maravilla.
Entonces un caballo prodigioso
que el rey Midas había mandado antier,
lo condujo a Hamelin, el ratoso
y flautista se tuvo que volver.
Nuestro mago cuentero se hizo niño
y otro ciclo miró en él renacer.
Su capa voladora hecha de armiño,
un hada madrina volvió a tejer:
- Eres dueño de vida intermitente
le dijo al mago de lo insondable-
mientras proceses en tu joven mente,
el ingenuo fantasear venerable.
Y con una sonrisa que presientes,
de pronto te habla a ti caro lector,
aférrate a ser niño, no te ausentes;
en él está el secreto del amor.
Aunque viejo con canas y verrugas
al niño que en ti tienes, no abandones;
él te da la virtud y tus arrugas
son prueba del más sabio de tus dones.
Mas vale que no crezcas Peter Pan
y sigas en país de maravillas
con Alicia comiéndote un buen flan
enredado en un plato de rosquillas.

Epiloguillo

Aquella vez Sherezada
no sabía qué más contar;
y temía que el rey Shariar
la dejara degollada,
pero cual lista mujer
siempre salía bien librada;
tras de su orgón inspirada
al terminar su placer
continuó con la cuenteada
buscándola en la internerd.